14 de Abril de 2018

La i Merida - - Famillia -

Ren­ta

De­ci­dí dar en ren­ta un de­par­ta­men­to pe­ro co­mo apo­yo a una ami­ga, des­pués ella de­jó el lu­gar y me re­co­men­dó a un ami­go su­yo. Al po­co tiem­po veía que ya no me de­po­si­ta­ba lo de la ren­ta y fui a vi­si­tar­lo pe­ro ya no lo en­con­tré así que lo con­tac­té y me di­jo que sa­lió unos me­ses pe­ro luego regresaría. No me pa­re­ció por­que no que­ría pa­gar­me por los me­ses que se iba por­que de­cía que no lo iba a ocu­par. No quie­ro que pa­se lo mis­mo, por lo que qui­sie­ra sa­ber qué do­cu­men­to ten­dría que ha­cer.

Apó­ya­te en pro­fe­sio­na­les

Pa­ra ir a la se­gu­ra, so­li­ci­ta ase­so­ría con un abo­ga­do o un pro­fe­sio­nal in­mo­bi­lia­rio. Pro­cu­ra no ad­qui­rir los for­ma­tos que ven­den en las pa­pe­le­rías, por­que mu­chas ve­ces ya es­tán ob­so­le­tos, y en ca­so de un jui­cio de na­da te ser­vi­rán. Es im­por­tan­te que ten­gas to­dos los pa­pe­les de la pro­pie­dad pa­ra dar­la en arren­da­mien­to y por ley a par­tir de en­ton­ces es­ta­rás obli­ga­da a de­cla­rar el in­gre­so de ren­ta.

Sé sin­ce­ro con ella

OFies­te­ro

Yo soy muy fies­te­ro y mi no­via se po­dría de­cir que es muy tran­qui­la por lo que me­jor no la in­vi­to a las fies­tas por­que sien­to que no se va a sen­tir có­mo­da y pues yo po­der con­vi­vir y di­ver­tir­me ya que no le gus­ta ni bai­lar. En unas se­ma­nas es la bo­da de mi tía y mi ma­dre la in­vi­to, pe­ro yo no sé có­mo des in­vi­tar­la o co­mo ex­pli­car­le que pre­fie­ro que no va­ya y no ver­me co­mo un no­vio ma­la on­da, por­que si ella va no quie­ro que­dar­me sen­ta­do du­ran­te to­da la fies­ta.

Su­pon­go que por lo que me cuen­tas nun­ca has ha­bla­do bien so­bre el te­ma con ella así que es­ta se­ría la oca­sión per­fec­ta pa­ra ha­cer­lo. Di­le lo que a ti te gus­ta­ría ha­cer du­ran­te la fies­ta y aclá­ra­le que si ella va con­ti­go no te que­da­ras sen­ta­do si ella so­lo eso ha­rá, pue­de que te di­ga que in­ten­ta­rá con­vi­vir co­mo tú lo ha­ces o bai­lar con­ti­go, o tal vez no le in­tere­se por lo que ella mis­ma te di­rá que me­jor no va o tal vez que no tie­ne pro­ble­ma en que­dar­se so­la.

Es muy ries­go­so

lga Her­nán­dez siem­pre qui­so ser al­guien im­por­tan­te en su vi­da, co­mo bue­na re­por­te­ra, ha­bía pa­sa­do por mu­chas pe­nu­rias en re­por­ta­jes, en dis­tin­tos paí­ses a los que la ha­bían man­da­do a cu­brir lo que siem­pre exis­te en nues­tro pla­ne­ta, que son las gue­rras. Ella so­ña­ba con ser un re­fe­ren­te en su país, la pri­me­ra pe­rio­dis­ta mu­jer con un pro­gra­ma en ho­ra­rio es­te­lar, y acep­ta­ba to­do lo que los pa­tro­nes le pe­dían, así lle­gó a una de las peo­res gue­rras que ha­ya vis­to y fue en Eu­ro­pa. Lo que vio ahí la trau­mó por siem­pre, veía cuer­pos de ni­ños ma­sa­cra­dos, y la gen­te que sin con­tem­pla­cio­nes pa­sa­ban por los cuer­pos sin ha­cer ab­so­lu­ta­men­te na­da. Esas ca­ri­tas de ni­ños ma­sa­cra­dos, por una gue­rra sin cuar­tel, en la que el odio y el ra­cis­mo, era el pan de cada día, le hi­cie­ron cues­tio­nar­se, si el ofi­cio de ser re­por­te­ra era pa­ra ella, y así se fue de ese in­fierno en la tie­rra, rum­bo

In­te­rrum­pi­do

Mi ex pa­re­ja y yo no usa­mos pre­ser­va­ti­vos y nun­ca tu­vi­mos pro­ble­mas, pe­ro mi pa­re­ja ac­tual no quie­re te­ner re­la­cio­nes si no usa­mos pre­ser­va­ti­vos o co­mien­zo a uti­li­zar al­gún mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo. A mí no me pa­re­ce por­que en mi ex­pe­rien­cia sé que el mé­to­do de coi­to in­te­rrum­pi­do es efi­caz y no cues­ta na­da, sien­to que se­ría un gas­to in­ne­ce­sa­rio uti­li­zar al­gún otro mé­to­do. ¿Ten­go la ra­zón?

Pue­de ser di­fí­cil pre­de­cir el mo­men­to en el que el hom­bre eya­cu­la y es lo que lo ha­ce un mé­to­do no muy efec­ti­vo. Tam­bién du­ran­te el ac­to el miem­bro mas­cu­lino pue­de li­be­rar pe­que­ñas go­tas de se­men que pue­dan cau­sar un em­ba­ra­zo. Si tu pa­re­ja no quie­re, pro­ba­ble­men­te sea por­que sa­be muy bien es­tás im­pli­ca­cio­nes y no con­fíe en el mis­mo pa­ra re­ti­rar­se an­tes de eya­cu­lar. Es me­jor que uti­li­cen pre­ser­va­ti­vos u otro mé­to­do que pue­den so­li­ci­tar en un cen­tro de sa­lud pa­ra que no sea tan cos­to­so.

Es oni­co­mi­co­sis Hon­gos

Ha­ce unos me­ses co­men­cé a te­ner un ti­po de hon­go en las uñas de los pies, por lo que me tra­ta­ba con al­gu­nos re­me­dios ca­se­ros pe­ro es­to no ha fun­cio­na­do y el hon­go ha avan­za­do a las plan­tas, ¿qué se­rá que ten­go? Las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te hon­go es que me de­ja las uñas os­cu­ras y los pies me hue­len muy mal, por eso he de­ja­do de usar za­pa­tos des­cu­bier­tos por­que me aver­güen­za, siem­pre tra­to de usar bo­tas ¿qué ha­go?

La in­fec­ción de las uñas por hon­gos, con­di­ción co­no­ci­da co­mo oni­co­mi­co­sis, es una de las entidades más fre­cuen­tes de la con­sul­ta der­ma­to­ló­gi­ca y las ci­fras van en au­men­to de­bi­do a la pre­sen­cia de nu­me­ro­sas con­di­cio­nes pre­dis­po­nen­tes. De­bes acu­dir al mé­di­co pa­ra que eva­lúe con más de­ta­lle tu ca­so y te pres­cri­ba el me­di­ca­men­to ade­cua­do. Hay va­rias op­cio­nes en el mer­ca­do y di­fe­ren­tes do­sis. Es po­co pro­ba­ble que te avan­ce a las ma­nos pe­ro no de­jes de acu­dir al mé­di­co. a un pue­blo, en don­de al pa­re­cer el lí­der de una de las par­tes in­vo­lu­cra­das de la gue­rra es­ta­ría y ella co­mo buen pe­rio­dis­ta que­ría su ex­clu­si­va. Al lle­gar al lu­gar, sin­tió el más pro­fun­do mie­do, en cuan­to vio que te­nían ni­ños en jau­las y es­cu­char el gri­to de los mis­mos ima­gi­nán­do­se la más atroz de las imá­ge­nes. Al ver es­to, ya en­tra­da la no­che, se aden­tró a las jau­las, pen­san­do en sal­var a los in­fan­tes que pu­die­ra, a lo que los em­pe­zó a sa­car de las jau­las, y em­pe­zó a co­rrer rum­bo al vehícu­lo en el que ha­bía lle­ga­do, con la os­cu­ri­dad de la no­che nun­ca vio lo que al lle­gar al co­che no­to, los 3 ni­ños que ha­bía to­ma­do, ya eran ca­dá­ve­res, al­go que ju­ra­ría que le ha­bla­ron pa­ra pe­dir­le que los sal­va­ra. Ahí se dio cuen­ta que ha­bían sido las al­mas de esos an­ge­li­tos que le ha­bla­ron pa­ra sal­var­la, ya que en el lu­gar ha­bían pen­sa­do en ma­tar a la pe­rio­dis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.