15 de Abril de 2018

La i Merida - - Política-Gobierno -

El em­pre­sa­rio Jor­ge Ha­bib Abi­mer­hi ex­pre­só : “Ya bas­ta de que­dar­nos ca­lla­dos”, “si que­re­mos cam­biar nues­tro en­torno te­ne­mos que par­ti­ci­par, en­trar­le a la lu­cha por me­jo­rar, no po­de­mos se­guir só­lo de es­pec­ta­do­res”, al ex­po­ner sus mo­ti­vos por los cua­les de­ci­dió en­trar a la po­lí­ti­ca y ser hoy el can­di­da­to su­plen­te de Jor­ge Car­los Ra­mí­rez Marín al Se­na­do, por el PRI, PVEM y Nue­va Alian­za. El fa­bri­can­te y ex­por­ta­dor de pie­zas pa­ra vehícu­los de di­ver­sas mar­cas mun­dia­les re­co­no­ci­das, por pri­me­ra vez de­ja de de­di­car tiem­po a sus ne­go­cios y par­ti­ci­pa di­rec­ta­men­te co­mo can­di­da­to en la po­lí­ti­ca. En­tre­vis­ta­do en las ofi­ci­nas de su em­pre­sa Air Temp, el em­pre­sa­rio re­cor­dó que los her­ma­nos Ma­ris­tas, cuan­do es­tu­dió en el co­le­gio Mon­te­jo —el CUM—, le de­cían que co­mo cris­tia­nos, co­mo ca­tó­li­cos, si quie­ren cam­biar el en­torno, tie­nen que par­ti­ci­par y lu­char. Ha­bib Abi­mer­hi re­ve­ló que de­ci­dió ser can­di­da­to su­plen­te del priis­ta Jor­ge Car­los Ra­mí­rez Marín, can­di­da­to de la pri­me­ra fór­mu­la al Se­na­do por Yu­ca­tán, por­que coin­ci­de con él en mu­chas co­sas, prin­ci­pal­men­te en que co­mo or­gu­llo­sos yu­ca­te­cos siem­pre pien­san pri­me­ro en su Es­ta­do, en có­mo ayu­dar al desa­rro­llo de la en­ti­dad y el bie­nes­tar de su po­bla­ción. “Ra­mí­rez Marín es un hom­bre muy in­te­li­gen­te, muy ca­paz, un po­lí­ti­co de pri­me­ra lí­nea, res­pe­ta­do por los de­más par­ti­dos, me cons­ta, has­ta el de ya sa­bes quién y no sa­bes cuán­to y to­do lo de­más, res­pe­tan su per­so­na y su ca­pa­ci­dad” , afir­mó. El des­ta­ca­do in­dus­trial con­si­de­ró im­por­tan­te par­ti­ci­par, so­bre to­do cuan­do se ven si­tua­cio­nes in­com­pren­di­das por las que se pue­den to­mar ma­las de­ci­sio­nes. “Por ejem­plo, la si­tua­ción que te­ne­mos los me­xi­ca­nos, co­mo la del ni­ño que se mo­les­ta con el doc­tor por­que le dio una me­di­ci­na que no le su­po bien, le gus­ta el pa­ya­so que le di­ce que no va­ya al doc­tor aun­que ten­ga dia­be­tes y le re­ga­la una bol­sa de cho­co­la­te pa­ra que dis­fru­te, y cuan­do la ter­mi­ne le da­rá un co­ma dia­bé­ti­co”, di­jo. Aguas con esos pa­ya­sos, con­ti­nuó el can­di­da­to, es a lo que me re­fie­ro. “Hoy es­ta­mos mo­les­tos por los re­sul­ta­dos; sin em­bar­go, te­ne­mos que ha­blar (con) la ver­dad, y es que sen­ci­lla­men­te Mé­xi­co, Yu­ca­tán, no es un país o un Es­ta­do co­lap­sa­do, con su eco­no­mía co­lap­sa­da, te­ne­mos el 2% de cre­ci­mien­to. Qui­zás eso no nos di­ga mu­cho, pe­ro a ni­vel mun­dial es­ta­mos en­vi­dia­bles, por en­ci­ma de otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca. So­mos el más es­ta­ble de es­ta re­gión”, pre­ci­só. El pe­so es la di­vi­sa más desea­da en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, co­men­tó el in­dus­trial, las me­di­ci­nas que no nos gus­ta­ron por­que no hu­bo el li­ber­ti­na­je eco­nó­mi­co fi­nan­cie­ro que nos hu­bie­ra en­can­ta­do, nos ha man­te­ni­do co­mo una eco­no­mía a ni­vel mun­dial fuer­te. “To­do lo bueno con­lle­va un sa­cri­fi­cio, no po­de­mos ir­nos con el can­to de las si­re­nas, don­de el li­ber­ti­na­je de­sen­fre­na­do y los gus­tos ra­ros no nos van a lle­var a te­ner una eco­no­mía fuer­te, nos pue­den lle­var pa­ra aba­jo”, in­sis­tió. En opi­nión de Ha­bib Abi­mer­hi, en el Se­na­do apor­ta­rían el cui­da­do ce­lo­so de las fuen­tes de empleo, “cui­dar ce­lo­sa­men­te nues­tras fuen­tes que ge­ne­ren ri­que­za, el bie­nes­tar de nues­tros hi­jos y nie­tos pa­ra for­ta­le­za de Yu­ca­tán y Mé­xi­co”. “Pe­di­ría­mos a las se­cre­ta­rías in­vo­lu­cra­das, co­mo la de Eco­no­mía, se pon­gan a tra­ba­jar en pro­te­ger las fuen­tes de empleo de Yu­ca­tán; re­cor­dar­le que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio, a la cual cui­da ce­lo­sa­men­te, tie­ne nor­mas que pre­vén sub­ven­cio­nes y com­pe­ten­cia des­leal de eco­no­mías fo­rá­neas que da­ñan el empleo, co­mo la industria tex­til me­xi­ca­na, la za­pa­te­ra y del ju­gue­te afec­ta­das”, agre­gó. De lo que es­pe­ra a fu­tu­ro pa­ra Yu­ca­tán, el em­pre­sa­rio con­si­de­ró que mien­tras se con­ser­ve la se­gu­ri­dad en el Es­ta­do, “yo creo que a Yu­ca­tán na­die lo pa­ra, tie­ne buen fu­tu­ro, no hay na­da que no po­da­mos lo­grar, te­ne­mos un buen fu­tu­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.