15 de Abril de 2018

La i Merida - - Misterios-Consultorios -

Re­por­ten el ca­so

SCa­mio­nes

Mi pro­ble­ma es que al sa­lir de la es­cue­la, la ma­yo­ría de las per­so­nas que to­ma­mos el ca­mión pa­ra ir a nues­tras casas te­ne­mos que es­pe­rar de­ma­sia­do tiem­po, in­clu­so has­ta una ho­ra y es­to no es por­que no ha­ya ca­mio­nes, sino por­que pa­san has­ta 3 ca­mio­nes y no dan pa­ra­da por el úni­co he­cho de ver­nos con uni­for­mes. Hay unos más lis­tos que dan vuel­ta una es­qui­na an­tes so­lo pa­ra no ser tan ob­vios de no dar­nos pa­ra­da. Que­re­mos ha­cer al­go al res­pec­to pa­ra que nos ha­gan ca­so.

Pri­me­ro que na­da tie­nen que ver a que con­ce­sio­na­ria per­te­ne­ce la ru­ta de ca­mio­nes que les ha­ce es­ta ma­la ju­ga­da y ave­ri­guar el nú­me­ro te­le­fó­ni­co pa­ra ha­cer el re­por­te co­rres­pon­dien­te. Tam­bién pue­den co­men­zar a to­mar las pla­cas de los ca­mio­nes que no les dan pa­ra­da y la ho­ra a la que pa­sa es­te he­cho, así co­mo in­di­car en qué lu­gar exac­to ocu­rre pa­ra que pue­dan to­mar las me­di­das co­rres­pon­dien­tes con­tra quie­nes lo ha­cen. e cuen­ta que en la ha­cien­da Sie­rra Her­mo­sa en un área del in­te­rior de lo que era la ca­sa grande de la ha­cien­da se es­cu­chan llan­tos de ni­ño, co­mo de ul­tra­tum­ba. Se­gún se cree, son los llan­tos de un ni­ño que fue ase­si­na­do por su tío y en­te­rra­do clan­des­ti­na­men­te adentro de la vi­vien­da. Se di­ce que el llan­to pro­vie­ne el sue­lo, aba­jo del mar­co de una puer­ta en­tre un pa­si­llo y el co­me­dor. Cuen­tan que ha­ce va­rios años, los in­qui­li­nos de la ca­sa de­ci­die­ron es­car­bar en ese pun­to no pa­ra bus­car un te­so­ro, sino pa­ra tra­tar de en­con­trar

Es te­ma de dos Me pi­dió ayu­da

Es­te no es mi ca­so de amor sino es el de una ami­ga. Re­cien­te­men­te cor­tó con su no­vio, ella me con­ta­ba que él no le ha­cía mu­cho ca­so, que él le co­que­tea­ba a sus ami­gas, en fín que no era un buen no­vio y que va­rias ve­ces in­ten­tó de­cir­le que cam­bia­ra pe­ro no lo hi­zo y por eso lo ter­mi­nó. Aho­ra el mu­cha­cho di­ce qu va a cam­biar y que es­tá arre­pen­ti­do, pues se dio cuen­ta que él es­ta­ba ha­cien­do las co­sas mal. Co­mo mi ami­ga no quie­re sa­ber na­da de él por­que va­rias ve­ces ya le in­ten­tó ro­gar y ella no quie­re, aho­ra a la que ha­bla es a mi pa­ra de­cir­me que la ayu­de. Yo la ver­dad no sé que ha­cer, si ayu­dar­lo o no pa­ra que re­gre­se con mi ami­ga.

Es cla­ro que tu ami­ga ya no quie­re sa­ber na­da de él, por al­go no quie­re que el mu­cha­cho le ha­ble o le es­té ro­gan­do. En­tien­do que quie­res que ella es­té bien y creas que es ver­dad lo que di­ce él en cuan­to a que cam­bia­rá y que se arre­pien­te, pe­ro la úni­ca que de­ci­de es ella. los res­tos del ni­ño y dar­le cris­tia­na se­pul­tu­ra. Em­pe­za­ron a es­car­bar y a me­nos de un me­tro de pro­fun­di­dad pri­me­ro en­con­tra­ron tu­be­ría, que es más re­cien­te, y si­guie­ron es­car­ban­do más aba­jo has­ta que en­con­tra­ron una pie­dra de can­te­ra, ti­po lá­pi­da. To­das las per­so­nas que es­ta­ban es­car­ban­do sin­tie­ron al­go feo y de­ci­die­ron ya no se­guir. Ro­cia­ron la lá­pi­da con mu­cha agua ben­di­ta y la vol­vie­ron a cu­brir­la. Los llan­tos siem­pre sa­len de ahí. Por plá­ti­cas se sa­be que son los llan­tos de un ni­ño pe­que­ño que era el hi­jo de do­ña Ma­nue­la Mon­ca­da.

Es por hi­gie­ne

Ella ha­bía fa­lle­ci­do tiem­po an­tes y su hi­jo que­dó ba­jo la tu­te­la de su tío Fran­cis­co. Es­te ni­ño iba a ser el he­re­de­ro de Sie­rra Her­mo­sa y de otras que ha­bían si­do pro­pie­dad de do­ña Ma­nue­la. Fran­cis­co era en­ton­ces el al­ba­cea y ad­mi­nis­tra­dor de to­dos los bie­nes de su di­fun­ta her­ma­na, y sa­bía que su so­brino iba a he­re­dar to­do és­to. Co­mo el ni­ño es­ta­ba in­de­fen­so, en­ton­ces lo des­apa­re­ció, lo ma­tó a él o lo man­dó ma­tar y pa­re­ce que sí lo se­pul­ta­ron ahí. To­do hu­bie­ra que­da­do co­mo un mis­te­rio sin re­sol­ver, pe­ro los llan­tos de ese ni­ño de­la­tan que sí hu­bo un ase­si­na­to.

Me de­ja so­lo

Qui­sie­ra sa­ber si es nor­mal que mi pa­re­ja ca­da vez que ter­mi­na­mos de te­ner re­la­cio­nes ín­ti­mas se en­cie­rra en el ba­ño por un buen ra­to. Ella di­ce que son co­sas que las chi­cas tie­nen que ha­cer, co­mo du­char­se, pe­ro yo la ver­dad me sien­to in­có­mo­do pues pre­fe­ri­ría que al ter­mi­nar nos que­de­mos abra­za­dos o al­go así sin sen­tir­me co­mo ob­je­to se­xual. Cuan­do ella sa­le me abra­za, pe­ro sien­to que la ma­gia ya se ter­mino. ¿Hay al­gu­na ra­zon de por­que las mu­je­res pre­fie­ran es­tar so­las?

Tal vez ella ha­ya te­ni­do al­gún pro­ble­ma an­tes de in­fec­cio­nes va­gi­na­les, por­que por lo que me cuen­tas tra­ta siem­pre de se­guir las re­co­men­da­cio­nes que los doc­to­res dan lue­go de su­frir una pa­ra que no se vuel­va a re­pe­tir. No es na­da con­tra ti, es muy re­co­men­da­ble que las mu­je­res in­me­dia­ta­men­te se du­chen sus par­tes ín­ti­mas lue­go de te­ner re­la­cio­nes ín­ti­mas. Te re­co­mien­do ha­blar pa­ra acom­pa­ñar­la en el ba­ño y no te sien­tas así.

Al­cohol

Ten­go una du­da so­bre el al­cohol etí­li­co, pues ha­ce po­co un fa­mi­liar te­nía mu­cha gri­pe y fiebre y unos ami­gos me re­co­men­da­ron usar el al­cohol etí­li­co co­mo re­fres­can­te pa­ra ba­jar­le la fiebre, pe­ro me preo­cu­pó la in­ha­la­ción de va­po­res al mo­men­to de usar­lo. Mi pre­gun­ta se­ría si el al­cohol etí­li­co es tó­xi­co pa­ra la sa­lud en do­sis mo­de­ra­das (in­ha­la­ción) o pue­de cau­sar al­gún ti­po de da­ño al ce­re­bro u otros ór­ga­nos.

No es na­da re­co­men­da­ble

No me pa­re­ce una prác­ti­ca mé­di­ca acep­ta­ble. Per­so­nal­men­te no ten­go ex­pe­rien­cia en el uso de esa sus­tan­cia con ese fin. Si el pa­cien­te tie­ne fiebre y ma­les­tar ge­ne­ral, en la ac­tua­li­dad ha­bi­tual­men­te se re­co­mien­da la uti­li­za­ción de pa­ra­ce­ta­mol co­mo anal­gé­si­co y an­ti­pi­ré­ti­co. Si eso no re­sul­ta, lo más re­co­men­da­ble es acu­dir de in­me­dia­to al mé­di­co. Es­pe­ran­do ha­ber po­di­do ser de al­gu­na ayu­da re­ci­ba un cor­dial sa­lu­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.