16 de Abril de 2018

La i Merida - - Familia -

Si te in­tere­só mu­cho leer es­te ar­tícu­lo se­gu­ro es por­que co­mo mu­chos, ac­tual­men­te quie­res li­qui­dar esas deu­das que te traen ma­rea­do y preo­cu­pa­do. Pe­ro no te preo­cu­pes, aquí en­con­tra­rás ayu­da. Exis­ten tres mé­to­dos muy bue­nos pa­ra ha­cer­lo, pe­ro an­tes, hay tres con­di­cio­nes que de­bes se­guir pa­ra lo­grar eli­mi­nar tus deu­das.

Si ya lo eres des­de an­tes ¡fe­li­ci­da­des! y si no, es­tos mé­to­dos tam­bién te ayu­da­rán a con­ver­tir­te en una per­so­na dis­ci­pli­na­da o por lo me­nos mu­cho más or­ga­ni­za­da y consciente de lo que eras cuan­do ad­qui­ris­te tan­ta deu­da.

Pro­ba­ble­men­te creas que es­to es imposible, pues lo que es­tás tra­tan­do de ha­cer es pa­gar una deu­da y si, ten­drás que ha­cer un gran es­fuer­zo pa­ra pa­gar y si sa­le una emer­gen­cia, vas a re­que­rir di­ne­ro pa­ra ha­cer­le fren­te, de lo con­tra­rio la deu­da so­lo cre­ce­rá y es lo que se quie­re evi­tar. ¿Cuán­to? Pon­te la me­ta de aho­rrar por lo me­nos un mes de tu suel­do.

Guar­da tus tar­je­tas y por na­da del mun­do las uses, cuan­do me­nos por unos me­ses, así que po­co a po­co li­qui­da­rás tu deu­da.

1- Ser dis­ci­pli­na­do: 2- Crea un fon­do de emer­gen­cia: 3- No au­men­tes más tu deu­da: —Mé­to­do bo­la de nie­ve:

El crea­dor de es­tos 3 mé­to­dos es Da­vid Ram­sey autor del li­bro "La trans­for­ma­ción to­tal de tu di­ne­ro" y tras aho­rrar un po­co de di­ne­ro, lo si­guien­te que pro­po­ne es eli­mi­nar la deu­da. El pri­mer mé­to­do, tam­bién el más sen­ci­llo co­no­ci­do co­mo "bo­la de nie­ve" por­que co­mien­za de a po­co y ter­mi­na en al­go mu­cho más gran­de. En­lis­ta tus deu­das, el mon­to de ca­da una y el pa­go mí­ni­mo, aco­mó­da­las por or­den de prio­ri­dad. Haz un pre­su­pues­to de to­dos tus gas­tos, re­cor­ta gas­tos donde pue­das y con to­da sin­ce­ri­dad y fran­que­za, de­ter­mi­na la can­ti­dad que pue­des des­ti­nar so­lo pa­ra pa­gar deu­da. Des­ti­na ese di­ne­ro pa­ra li­qui­dar la deu­da más ur­gen­te y una vez li­qui­da­da si­gue con la se­gun­da y así su­ce­si­va­men­te has­ta que va­yas li­qui­dan­do cuen­ta por cuen­ta. Es­te mé­to­do te mo­ti­va pues ves avan­ces rá­pi­dos pe­ro pue­de per­ju­di­car­te si de­jas de pa­gar otras deu­das que te car­guen in­tere­ses y te suban la deu­da. Es­ta for­ma de li­qui­dar deu­da es muy re­co­men­da­ble pa­ra quien se ha en­deu­da­do por­que te cues­ta con­tro­lar tus im­pul­sos y tu fuerza de vo­lun­tad, no es tan fuer­te. Aquí vas a pa­gar la deu­da de ma­yor in­te­rés. Usa la mis­ma lis­ta del mé­to­do anterior

—Mé­to­do Ava­lan­cha:

pe­ra aho­ra re­vi­sa cuál tie­ne el in­te­rés más al­to y entonces te vas a con­cen­trar en li­qui­dar esa deu­da. Aquí vas a ho­rrar­te di­ne­ro pe­ro vas a tar­dar más en ver tus es­fuer­zos con­su­ma­dos. To­do es cues­tión de que ti­po de mo­ti­va­ción re­quie­res ara man­te­ner­te fir­me y cons­tan­te. Es­te mé­to­do es pa­ra gen­te que pue­de do­mi­nar­se y pue­de man­te­ner­se mo­ti­va­do por más tiem­po.

Aquí la clave es­tá en ga­nar un di­ne­ro ex­tra o aho­rran­do y pa­gán­do­lo in­me­dia­ta­men­te a tu deu­da prio­ri­ta­ria. Otro mé­to­do que pue­des re­vi­sar si fun­cio­na pa­ra ti es por me­dio de una re­es­truc­tu­ra­ción de deu­da, por ejem­plo si tie­nes dos tar­je­tas o pres­ta­mos con el mis­mo ban­co, to­do se pue­de re­unir (re­es­truc­tu­rar la deu­da) en una so­la y men­tal­men­te pa­ra mu­chos es más fá­cil con­cen­trar­se en una so­la deu­da que en va­rias me­dia­nas. Me en­can­tó la fra­se de “¿Có­mo se co­me un ele­fan­te? De mor­di­di­ta en mor­di­di­ta”. Lo más im­por­tan­te es te­ner un plan, ape­gar­se al plan y li­qui­dar tu deu­da. Es po­si­ble, so­lo con­cén­tra­te un po­co y pron­to lo lo­gra­rás. No dejes de es­cri­bir­me pa­ra pla­ti­car­me tus avan­ces y triun­fos.

— Mé­to­do copos de nie­ve:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.