17 de Abril de 2018

La i Merida - - Familia -

Ni­ños

En el frac­cio­na­mien­to hay una se­ño­ra que tie­ne 3 hi­jos, una ni­ña de apro­xi­ma­da­men­te 12 años (es­tá en pri­me­ro de se­cun­da­ria), una ni­ña co­mo de 7 y un ni­ño de 4 años. Va­rios ve­ci­nos ya nos di­mos cuenta que la ma­yor es la que se en­car­ga de sus her­ma­nos, pues la ma­má ca­si no es­tá en ca­sa y si es­tá se es­cu­chan gri­tos. Yo que­ría ex­po­ner el ca­so en re­des so­cia­les (pues veo que es nor­mal que la gen­te ex­pon­ga los pro­ble­mas ahí) pe­ro me di­je­ron que ten­dría pro­ble­mas, creo que por eso na­die se ani­ma a ha­cer­lo. ¿Có­mo po­dría ayu­dar­los?

Ex­po­ner el ca­so en el DIF

Es ver­dad que ex­po­ner­lo en re­des muy pro­ba­ble­men­te te ge­ne­ra­rá pro­ble­mas, pues no sa­bes qué ti­po de per­so­na es, pe­ro tam­po­co ayu­da­rías a re­sol­ver el pro­ble­ma que exis­te en la fa­mi­lia. Te recomiendo que informes de los he­chos al DIF me­dian­te una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca, ellos in­ves­ti­ga­rán lo que ocu­rre y pro­te­ge­rán a los menores.

ANo­vio ma­yor

Ho­la, ten­go 20 años y es­toy en mi pri­me­ra re­la­ción, el pro­ble­ma es que él es mu­cho ma­yor que yo, tie­ne 32 años. Lle­va­mos 6 me­ses y no le he que­ri­do con­tar a mi pa­dres so­bre mi re­la­ción por­que me da mie­do que no lo acep­ten, pe­ro sin im­por­tar la edad yo sien­to que es­toy muy fe­liz a su la­do, es aten­to, ca­ri­ño­so, se preo­cu­pa por mi y en ver­dad es un muy buen hom­bre. Él des­de ha­ce unas se­ma­nas me di­jo que que­ría ha­blar con mis pa­pás so­bre lo nues­tro, pe­ro me da mie­do de­cir­les y co­men­zar a te­ner pro­ble­mas con él por lo que le di­je que es­pe­ra­ra un tiem­po más. Qui­sie­ra que me re­co­mien­den al­go.

No lo pue­des es­con­der siem­pre

Si am­bos se sien­ten se­gu­ros con la re­la­ción y ya pa­sa­ron 6 me­ses de es­tar sa­lien­do, creo que es con­ve­nien­te que am­bos ha­blen con tus pa­dres, pues no pue­des es­con­der­lo pa­ra siem­pre. Pue­de que no lo to­men tan bien al prin­ci­pio, pe­ro da­les tiem­po, cuan­do lo co­noz­can des­cu­bri­rán sus vir­tu­des. Ser­gio le en­can­ta­ba ir a la ca­sa de la abue­la, por­que ella siem­pre lo con­sen­tía co­mo na­die, pe­ro un día sim­ple­men­te no qui­so ir mas sin dar ra­zón al­gu­na, se ti­ró al pi­so a llo­rar cuan­do qui­sie­ron obli­gar­lo. En tres oca­sio­nes pos­te­rio­res, tam­po­co pu­die­ron con­ven­cer­lo de ir. Así que la abue­la vino a ver­lo, des­pués de ha­blar a so­las un mo­men­to, la se­ño­ra se pu­so de pie y se mar­chó sin de­cir na­da. Los pa­pás se­guían sin en­ten­der, y fue peor aún, cuan­do la abue­la re­gre­só con una ma­le­ta, di­cien­do que el ni­ño la ne­ce­si­ta­ba, por eso pa­sa­ría ahí unos días. Du­ran­te su es­tan­cia, ella y su

Es­ti­mu­la­ción

Ca­da vez que ten­go re­la­cio­nes ín­ti­mas con mi no­vio, yo em­pie­zo a es­ti­mu­lar­lo y no es al­go que me mo­les­te, pe­ro siem­pre es así, yo di­go que él ya se acos­tum­bró a ha­cer­lo así, pe­ro me gus­ta­ría que fue­ra di­fe­ren­te. Qui­sie­ra que él tam­bién sea el que me es­ti­mu­le pri­me­ro a mi, pe­ro no se có­mo de­cir­le. La ver­dad es que me da mu­cha ver­guen­za ha­blar so­bre eso, no quie­ro que pien­se que no me gus­ta la for­ma en la que lo ha­ce­mos. ¿Có­mo po­dría de­cir­se­lo?

Tie­nes de­re­cho a dis­fru­tar

Pri­me­ro de­bes pen­sar que de­cír­se­lo no tie­ne na­da de ma­lo, pues tu tam­bién tie­nes de­re­cho a sen­tir pla­cer an­tes de co­men­zar el ac­to se­xual. Re­cuer­da que el chis­te es que am­bos dis­fru­ten, por lo que no tie­nes por­que aver­gon­zar­te. Bus­ca un mo­men­to apro­pia­do, po­dría ser an­tes de ini­ciar. Pue­des de­cir­le que te gus­ta­ría que em­pe­za­ran de una for­ma di­fe­ren­te, que él sea quien te con­sien­ta a ti an­tes. No ten­gas pe­na, lo dis­fru­ta­rán am­bos. nie­to ha­bla­ban en se­cre­to, y ca­da vez que al­guien se acer­ca­ba, guar­da­ban si­len­cio. Cuan­do los aco­rra­la­ron pa­ra de­cir la ver­dad. Am­bos di­je­ron que la ca­sa es­ta­ba em­bru­ja­da, y que no vol­ve­rían por allá, pe­ro esa his­to­ria no con­ven­cía a na­die. El hi­jo de la se­ño­ra la re­pren­dió muy fuer­te, así que ella ac­ce­dió a re­gre­sar. Pe­ro al lle­gar, lo man­dó pri­me­ro pa­ra en­cen­der las lu­ces. Apenas el hom­bre cru­zó el por­tón, no pu­do si­quie­ra com­ple­tar el pa­so, pues su pie se ha­bía ato­ra­do con al­go. Ba­jó la mi­ra­da pa­ra qui­tar­se aque­llo que le im­pe­día ca­mi­nar, pe­ro en lu­gar de eso,

Li­món y azu­car Ex­fo­lian­te

Com­pré un pro­duc­to pa­ra ex­fo­liar la ca­ra por ca­tá­lo­go y me de­jó muy fea la ca­ra. Me irri­tó muy feo y pues ya no lo se­guí usan­do. Al po­co tiem­po vol­ví a com­prar otro pro­duc­to de otra mar­ca y tam­bién me su­ce­dió lo mis­mo. Me gus­ta­ría sa­ber de al­gún ex­fo­lian­te ca­se­ro y cien por cien­to na­tu­ral, pues creo que los quí­mi­cos uti­li­za­dos no me ha­cen na­da bien.

Pue­des com­bi­nar es­tos pro­duc­tos ca­se­ros y dar un sua­ve ma­sa­je en tu ca­ra pa­ra que ha­gan ma­ra­vi­llas a tu piel. El li­món es un acla­ra­dor de man­chas oca­sio­na­das por las es­pi­ni­llas, ac­né y pun­tos ne­gros; es­to se de­be a sus pro­pie­da­des as­trin­gen­tes, tam­bién es an­ti­bac­te­riano y es per­fec­to pa­ra ce­rrar los po­ros de la piel del ros­tro, dis­mi­nu­yen­do a la mis­ma vez la gra­sa que oca­sio­nan las glán­du­las se­bá­ceas. La azú­car morena, es un ex­ce­len­te ex­fo­lian­te na­tu­ral que ayu­da a eli­mi­nar la piel muer­ta y la su­cie­dad con­traí­da en el am­bien­te. se des­plo­mó en un se­gun­do gri­tan­do y llo­ran­do co­mo ni­ño, se re­tor­cía de for­ma gro­tes­ca, pe­ro las se­ño­ra per­ma­ne­cía quie­ta, cal­ma­da, ella ya ha­bía vis­to aque­lla mano sa­lien­do de la co­la­de­ra, tam­bién su nie­to, pe­ro co­mo na­die qui­so creer­lo, tu­vo que de­mos­trar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.