En 2016, Duar­te bo­rró los re­gis­tros del sis­te­ma fi­nan­cie­ro ve­ra­cru­zano

Tra­tó de usar em­pre­sas fa­cha­da pa­ra com­pro­bar el des­vío de 350 mi­llo­nes de pe­sos La cón­yu­ge del aho­ra ex go­ber­na­dor se be­ne­fi­ció de los re­cur­sos mal­ha­bi­dos: Ja­nei­ro Ro­drí­guez

La Jornada - - EDITORIAL - GUS­TA­VO CAS­TI­LLO GAR­CÍA En­via­do GUA­TE­MA­LA.

De­ses­pe­ra­do por­que sus cóm­pli­ces no pu­die­ron com­pro­bar –por me­dio de em­pre­sas fa­cha­da– el des­vío de 350 mi­llo­nes de pe­sos que le fue­ron en­tre­ga­dos en 2012 por el go­bierno fe­de­ral pa­ra pro­gra­mas de sa­lud, se­gu­ri­dad y desa­rro­llo pes­que­ro, en sep­tiem­bre de 2016 el aho­ra ex go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz Ja­vier Duar­te de Ochoa bo­rró los re­gis­tros con­ta­bles y elec­tró­ni­cos que ha­bía en los sis­te­mas fi­nan­cie­ros de la en­ti­dad.

En 2012, Duar­te tu­vo que so­li­ci­tar un cré­di­to ban­ca­rio pa­ra pa­gar agui­nal­dos y pres­ta­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res del es­ta­do, al tiem­po que in­yec­tó 350 mi­llo­nes de pe­sos en em­pre­sas bien es­ta­ble­ci­das y les exi­gió que en­tre­ga­ran fac­tu­ras, co­mo si hu­bie­ran pro­por­cio­na­do ser­vi­cios o bie­nes al go­bierno es­ta­tal.

Tam­bién pi­dió a los em­pre­sa­rios que pos­te­rior­men­te en­tre­ga­ran los re­cur­sos des­via­dos del era­rio ve­ra­cru­zano a com­pa­ñías fa­cha­da que es­ta­ban a nom­bre de sus cóm­pli­ces, se­ña­la la acu­sa­ción que la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (PGR) en­tre­gó a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Gua­te­ma­la.

Jo­sé Juan Ja­nei­ro Ro­drí­guez, pres­ta­nom­bres de Ja­vier Duar­te y en­car­ga­do de coor­di­nar las ac­ti­vi­da­des de in­ver­sión y ven­tas que eje­cu­ta­ba el gru­po en­ca­be­za­do por el hoy ex go­ber­na­dor, de­cla­ró a la PGR que Karime Macías, es­po­sa del man­da­ta­rio, se be­ne­fi­ció per­so­nal­men­te de los re­cur­sos des­via­dos.

Otro tes­ti­go de la pro­cu­ra­du­ría y ex co­la­bo­ra­dor de Duar­te en la rea­li­za­ción de ope­ra­cio­nes ilí­ci­tas, Al­fon­so Ortega Ló­pez, era el en­car­ga­do de bus­car ‘‘opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión’’ pa­ra apor­tar par­te del di­ne­ro que se sus­traía del go­bierno de Ve­ra­cruz. Él fue quien re­co­men­dó a Duar­te que se­ría un buen ne­go­cio ad­qui­rir tie­rras ejida­les en el es­ta­do de Cam­pe­che.

‘‘Una vez que Ja­vier Duar­te ana­li­zó los de­ta­lles de la transac­ción or­de­nó a Ortega que pro­ce­die­ra a la ad­qui­si­ción de 21 par­ce­las, las cua­les de­bían ser com­pra­das de la si­guien­te ma­ne­ra: cua­tro a nom­bre del pro­pio Ortega, tres pa­ra Jo­sé Juan Ja­nei­ro Ro­drí­guez, cin­co pa­ra Ra­fael Ro­sas Bo­car­do y nue­ve a Moi­sés Man­zur. El cos­to fue de apro­xi­ma­da­men­te 20 mi­llo­nes de pe­sos.’’

Los cua­tro cóm­pli­ces rea­li­za­ron una se­rie de ac­cio­nes ile­ga­les pa­ra po­der com­prar las par­ce­las del nú­cleo ejidal Ler­ma, mu­ni­ci­pio de Cam­pe­che. Pa­ra acre­di­tar que te­nían de­re­cho a te­rre­nos en ese eji­do di­je­ron –fal­sa­men­te– ha­ber vi­vi­do más de un año en la co­mu­ni­dad y eso les da­ba la po­si­bi­li­dad de que se les re­co­no­cie­ra co­mo eji­da­ta­rios. Una vez que ob­tu­vie­ron los de­re­chos so­bre esa frac­cio­nes de tie­rra, fin­gie­ron ven­der­las en el mes de agos­to de 2013.

Ortega ce­le­bró sen­dos con­ve­nios con Te­rra Ur­ba­ni­za­cio­nes y con Desa­rro­llos In­mo­bi­lia­rios, dos em­pre­sas fa­cha­da que no tie­nen ac­ti­vi­da­des reales de co­mer­cio y ca­re­cen de es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial; só­lo exis­ten en el pa­pel, pe­ro sir­vie­ron pa­ra ocul­tar la ob­ten­ción de re­cur­sos ilí­ci­tos por par­te de Ja­vier Duar­te y sus alle­ga­dos.

Pre­sun­ta­men­te, la ven­ta de los te­rre­nos a una ter­ce­ra com­pa­ñía, la que cons­tru­yó el Cam­pe­che Country Club, ge­ne­ró al me­nos 90 mi­llo­nes de pe­sos a Ja­vier Duar­te de Ochoa y sus cóm­pli­ces.

Se­gún Ortega, las ga­nan­cias por la ven­ta de los te­rre­nos ejida­les fue­ron trans­fe­ri­das al Con­sor­cio Bra­des y pos­te­rior­men­te a la empresa Cartujano, otras com­pa­ñías fal­sas di­ri­gi­das por Moi­sés Man­zur.

Ortega di­jo en su de­cla­ra­ción mi­nis­te­rial que Duar­te de Ochoa po­see ‘‘va­rios in­mue­bles, los cua­les es­tán a nom­bre de di­ver­sas per­so­nas, es de­cir, tes­ta­fe­rros o pres­ta­nom­bres.

En­tre los bie­nes se en­cuen­tra una ca­sa en la ciu­dad de Cór­do­ba, Ve­ra­cruz, in­mue­ble co­no­ci­do co­mo El Fau­ni­to, que fue pro­pie­dad de Jo­sé Fran­cis­co Gon­zá­lez, quien se lo ven­dió al hoy ex go­ber­na­dor el 4 de mar­zo de 2014, me­dian­te la in­terv­fen­ción de Jo­sé Juan Ja­nei­ro Ro­drí­guez; ade­más, po­see un de­par­ta­men­to de lu­jo en el com­ple­jo To­rre Pe­lí­cano, en Bo­ca del Río, Ve­ra­cruz, y otro en la ca­lle Cam­pos Elí­seos, en la co­lo­nia Po­lan­co, en Ciu­dad de Mé­xi­co; es­te úl­ti­mo es­tá es­cri­tu­ra­do a nom­bre de la in­mo­bi­lia­ria de Moi­sés Man­zur’’.

El tes­ti­go de la PGR de­cla­ró tam­bién que Ja­vier Duar­te or­de­nó en 2015 que se cons­ti­tu­ye­ran otras em­pre­sas fa­cha­da, en­tre ellas Di­se­ña­do­res Ar­qui­tec­tó­ni­cos Ne­val, Di­se­ños Ar­qui­tec­tó­ni­cos Alyn y Me­di­cal Service H2O.

Es­tas com­pa­ñías fue­ron uti­li­za­das, al igual que otras em­pre­sas bien es­ta­ble­ci­das, pa­ra trans­fe­rir re­cur­sos pro­ve­nien­tes de las se­cre­ta­rías de Edu­ca­ción, Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca y Desa­rro­llo Agro­pe­cua­rio y Pes­que­ro de Ve­ra­cruz, por la can­ti­dad de 350 mi­llo­nes de pe­sos. El di­ne­ro se­ría pos­te­rior­men­te trans­fe­ri­do a las em­pre­sas Te­rra Ur­ba­ni­za­cio­nes, Desa­rro­llos In­mo­bi­lia­rios y al Con­sor­cio Bra­des.

En la in­ves­ti­ga­ción de la pro­cu­ra­du­ría, Ar­tu­ro Ber­mú­dez Zu­ri­ta, quien du­ran­te el man­da­to de Duar­te fun­gió co­mo se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, ‘‘de­cla­ró el 13 de di­ciem­bre de 2016 que apro­xi­ma­da­men­te a me­dia­dos de 2014 re­ci­bió una lla­ma­da te­le- fó­ni­ca de An­to­nio Ta­rek Ab­da­la Saab, ex te­so­re­ro de la Se­cre­ta­ría de Finanzas de Ve­ra­cruz, don­de le co­mu­ni­có que por ins­truc­cio­nes del go­ber­na­dor, a par­tir de esa fe­cha to­dos los re­cur­sos fe­de­ra­les’’ los re­ci­bi­ría su ins­ti­tu­ción y pos­te­rior­men­te ten­dría que en­tre­gar­los a la Te­so­re­ría del es­ta­do.

Tam­bién, se­ña­la la in­da­ga­to­ria, Ber­mú­dez Zu­ri­ta de­cla­ró que la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca tu­vo que pa­gar ‘‘algunas can­ti­da­des a di­ver­sos pro­vee­do­res, y que di­cho sis­te­ma lo es­ta­ban ha­cien­do en las se­cre­ta­rías de Sa­lud, de Edu­ca­ción y Desa­rro­llo Agro­pe­cua­rio’’. Ber­mú­dez de­cla­ró ha­ber­se ne­ga­do a rea­li­zar lo or­de­na­do.

Se lo­gró ob­te­ner la de­cla­ra­ción de Jo­sé Juan Ja­nei­ro Ro­drí­guez. ‘‘En ella re­fi­rió que el mo­ti­vo de su com­pa­ren­cia era pa­ra de­cla­rar da­tos de Duar­te y su es­po­sa, Karime Macías, en la ob­ten­ción de re­cur­sos del go­bierno de Ve­ra­cruz pa­ra su be­ne­fi­cio pro­pio’’. Di­jo que a prin­ci­pios de di­ciem­bre de 2015, Ja­vier Duar­te lo lla­mó pa­ra pe­dir­le que ob­tu­vie­ra ‘‘un cré­di­to ban­ca­rio, ya que ne­ce­si­ta­ba di­ne­ro pa­ra afron­tar di­ver­sos gas­tos del go­bierno del es­ta­do, ta­les co­mo pa­gos de nó­mi­na y agui­nal­dos’’.

Com­prar tie­rras ejida­les en Cam­pe­che, otro ‘‘buen ne­go­cio’’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.