DI­NE­RO

La Jornada - - EDITORIAL - ENRIQUE GAL­VÁN OCHOA

Re­fres­cos pue­den pro­du­cir de­men­cia, di­cen

uy jus­ta la in­dig­na­ción de los mexicanos con­tra los Duar­tes, los Ya­rring­ton, los Pa­drés, los es­la­bo­nes de la cadena de ex go­ber­na­do­res, unos ya de­te­ni­dos, otros en la lis­ta ne­gra, que hi­cie­ron mal uso del po­der en pro­ve­cho personal, fa­mi­liar y de sus ami­gos. Sin em­bar­go, hay otros, no pre­ci­sa­men­te go­ber­na­do­res, pe­ro tam­bién fun­cio­na­rios, que le es­tán ha­cien­do gra­ve da­ño al país. Y pa­ra ellos no ha­brá pro­ba­ble­men­te castigo, por­que pri­me­ro cam­bia­ron la Cons­ti­tu­ción y las le­yes con la fi­na­li­dad de ac­tuar den­tro de un mar­co ju­rí­di­co pro­tec­tor. Pa­ra eso hi­cie­ron las re­for­mas. Es­tán, por ejem­plo, los que si­guen entregando el pa­tri­mo­nio pe­tro­le­ro na­cio­nal al ex­tran­je­ro. Ayer, la agen­cia Reuters in­for­mó que “Pemex lan­za­rá un far­mout o pro­ce­so pa­ra en­con­trar un alia­do pa­ra las áreas en aguas ul­tra pro­fun­das Ma­xi­mino y No­bi­lis, cer­ca­nas a la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos, don­de ha des­cu­bier­to cru­do sú­per li­ge­ro”, se­gún di­je­ron a la agen­cia no­ti­cio­sa dos fuen­tes con co­no­ci­mien­to del te­ma. La ga­lli­na mu­rió pe­ro si­gue dan­do hue­vos de oro.

LOS RE­FRES­COS

Cuan­do se ha­bla de los ries­gos de be­ber re­gu­lar­men­te re­fres­cos azu­ca­ra­dos, ti­po co­cas y pep­sis, la cien­cia ha si­do cla­ra y con­tun­den­te. Te da­ñan los dien­tes, te ha­cen en­gor­dar y te po­nen en si­tua­ción de al­to ries­go de sufrir diabetes, ata­ques car­dia­cos y em­bo­lias. Si se tra­ta de re­fres­cos de die­ta, su­pues­ta­men­te inofen­si­vos, la cien­cia es me­nos de­fi­ni­ti­va en su diag­nós­ti­co, pe­ro los aso­cia con su­bir de pe­so, diabetes y ata­ques car­dia­cos. Un nue­vo es­tu­dio, pu­bli­ca­do por la re­vis­ta Stro­ke, ha­ce una re­ve­la­ción alar­man­te: el con­su­mo de be­bi­das con en­dul­zan­tes ar­ti­fi­cia­les es­tá aso­cia­da no só­lo con el ries­go de sufrir una em­bo­lia, sino tam­bién con de­men­cia y Alz­hei­mer. Otro es­tu­dio, pu­bli­ca­do por la re­vis­ta Alz­hei­mer & De­men­tia, rea­li­za­do por un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Bos­ton, coin­ci­de en re­la­cio­nar el con­su­mo fre­cuen­te de esas be­bi­das con el Alz­hei­mer. Di­cen los au­to­res que han en­con­tra­do al­go en co­mún: un ce­re­bro po­co desa­rro­lla­do y una me­mo­ria de­fi­cien­te.

BLIM, CLA­RO

Te­le­vi­sa fir­mó un acuer­do con Te­le­fó­ni­ca pa­ra dis­tri­buir los con­te­ni­dos de su pla­ta­for­ma di­gi­tal Blim. Com­pe­ti­rán con Cla­ro, el servicio que ofre­ce Tel­cel. Ba­jo los tér­mi­nos del con­ve­nio, usua­rios de Te­le­fó­ni­ca, por me­dio de su uni­dad lo­cal Mo­vis­tar, ten­drán ac­ce­so a los pro­gra­mas y pe­lí­cu­las que dis­tri­bu­ye la pla­ta­for­ma de Te­le­vi­sa con una ta­ri­fa pre­fe­ren­cial.

HI­JA Y ASE­SO­RA DE LU­JO

Por ahí al­gu­na vez el pre­si­den­te Ló­pez Por­ti­llo di­jo que su hi­jo Jo­sé Ra­món era el “or­gu­llo de su ne­po­tis­mo”. Te­nía en la nó­mi­na a va­rios miem­bros de su fa­mi­lia, en­tre ellos a su her­ma­na Mar­ga­ri­ta. Pues en Es­ta­dos Uni­dos su­ce­de al­go pa­re­ci­do. Ivan­ka, hi­ja y ase­so­ra del pre­si­den­te Trump, par­ti­ci­pa­rá en un even­to que for­ma par­te de la Cum­bre de Mu­je­res del gru­po de las 20 eco­no­mías más desa­rro­lla­das del mun­do, cuan­do reali­ce una vi­si­ta ofi­cial a Ale­ma­nia el mar­tes de la pró­xi­ma se­ma­na. Ivan­ka se re­uni­rá con la can­ci­ller ale­ma­na, Án­ge­la Mer­kel, y con la di­rec­to­ra ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, en Ber­lín, in­for­ma­ron los or­ga­ni­za­do­res. Tam­bién par­ti­ci­pa­rá la rei­na Má­xi­ma de Ho­lan­da. Es­te se­rá el pri­mer via­je in­ter­na­cio­nal ofi­cial pa­ra la hi­ja del man­da­ta­rio es­ta­du­ni­den­se, quien tra­ba­ja pa­ra el go­bierno co­mo ase­so­ra pre­si­den­cial no re­mu­ne­ra­da.

ASUN­TO: ASÍ LA CDMX SA DE CV

Los desa­rro­lla­do­res in­mo­bi­lia­rios, amén de los da­ños am­bien­ta­les, es­tán cau­san­do un gra­ve mal com­pran­do edi­fi­cios vie­jos o lo­ca­les co­mer­cia­les ocu­pa­dos, y sin mi­se­ri­cor­dia al­gu­na es­tán des­alo­jan­do a los mo­ra­do­res de sus vi­vien­das o a los lo­ca­ta­rios de sus co­mer­cios; son des­po­ja­dos de lo que re­pre­sen­ta un in­gre­so pa­ra su fa­mi­lia. ¿Y Mi­guel Án­gel Man­ce­ra?… in­di­fe­ren­te, ina­mo­vi­ble. Y eso que es­tá in­for­ma­do de la si­tua­ción. Hay otra gra­ve afec­ta­ción: el in­cre­men­to en las ren­tas (has­ta 200 por cien­to) que im­pac­ta la economía fa­mi­liar.

Ra­ma Sa­la­zar

R:

Es una de­cep­ción la ver­sión “iz­quier­da mo­der­na” del PRD. Lo bueno es que ahí vie­nen las elec­cio­nes. A un año de la tra­ge­dia en el Com­ple­jo Pe­tro­quí­mi­co Pa­ja­ri­tos @Pemex no ha in­for­ma­do la cau­sa del ac­ci­den­te, el pa­go del se­gu­ro y es­tra­te­gia.

Ro­cío Nah­le @ro­cio­nah­le Di­gan lo que di­gan, lo que en reali­dad crea ri­que­za pa­ra los ri­cos es… fa­bri­car po­bres. Aristóteles @pla­ton­cha­cal ¡Rá­pi­do, ne­ce­si­ta­mos una cortina de hu­mo pa­ra la otra cortina de hu­mo de la cortina de hu­mo prin­ci­pal! @On­de_­va_i­yo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.