De­me­trio Sal­dí­var Gó­mez re­ci­bió 5 im­pac­tos de ba­la

Dos si­ca­rios lo es­pe­ra­ban cerca de su ca­sa: tes­ti­gos

La Jornada - - EDITORIAL - SER­GIO OCAM­PO ARIS­TA CHIL­PAN­CIN­GO, GRO.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PRD en Gue­rre­ro, De­me­trio Sal­dí­var Gó­mez, ase­si­na­do la no­che del miér­co­les fue­ra de su ca­sa, re­ci­bió cin­co im­pac­tos de ba­la con di­ver­sas tra­yec­to­rias, pues los dis­pa­ros fue­ron he­chos de fren­te y li­ge­ra­men­te a la iz­quier­da del vehícu­lo en que via­ja­ba, se­ña­ló el ti­tu­lar de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do (FGE), Xa­vier Olea.

“Se en­con­tra­ron en el lu­gar nue­ve cas­qui­llos ca­li­bre 9 mi­lí­me­tros. Uno de los im­pac­tos in­va­dió el crá­neo, le­sio­nó la par­te la­te­ral iz­quier­da y se con­si­de­ra mor­tal; dos in­va­die­ron el cue­llo; re­ci­bió el cuar­to en la par­te pos­te­rior de la es­pal­da, que per­fo­ró el pul­món iz­quier­do, y el quin­to fue un ro­zón en el co­do iz­quier­do”, de­ta­lló.

In­di­có que se­gún la ver­sión de un tes­ti­go, el au­to­mó­vil Jet­ta en que via­ja­ba De­me­trio al pa­re­cer era es­pe­ra­do por dos su­je­tos a bor­do de un Tsu­ru co­lor blan­co, sin pla­cas, que es­ta­ba es- ta­cio­na­do en una es­qui­na don­de Sal­dí­var Gó­mez da­ría vuel­ta a la iz­quier­da. Des­cen­die­ron del vehícu­lo y dis­pa­ra­ron 10 ve­ces con­tra el Jet­ta.

Des­pués, ex­pli­có, los su­je­tos hu­ye­ron en su vehícu­lo pa­ra sa­lir al li­bra­mien­to a Tixtla, pe­ro se des­co­no­ce si se di­ri­gie­ron a esa ciu­dad o re­gre­sa­ron a Chil­pan­cin­go.

Sal­dí­var Gó­mez es el ter­cer pe­rre­dis­ta ase­si­na­do en Gue­rre­ro en abril. Ori­gi­na­rio de Tla­pa de Co­mon­fort y de pro­fe­sión maes­tro de pri­ma­ria, fue dipu­tado lo­cal en la 56 le­gis­la­tu­ra y sub­se­cre­ta­rio del go­bierno es­ta­tal.

Los otros pe­rre­dis­tas ase­si­na­dos es­te mes son Ro­ger Are­llano So­te­lo, ex dipu­tado lo­cal y ex al­cal­de de Ca­nu­to A. Ner, y su tío, el re­gi­dor Oc­ta­vio Are­llano Eloí­sa, quie­nes fue­ron ul­ti­ma­dos el 9 de abril por hom­bres que irrum­pie­ron en su ca­sa en Aca­petlahua­ya cuan­do se ce­le­bra­da una fies­ta.

En tan­to, su­je­tos ar­ma­dos se­cues­tra­ron al ex al­cal­de de Zi­rán­da­ro y ex dipu­tado lo­cal y fe­de­ral del PRD Ca­ta­lino Duar­te Or­tu­ño el 12 de abril, cuan­do re­gre­sa­ba del hos­pi­tal de Co­yu­ca de Ca­ta­lán. A la fe­cha se des­co­no­ce su pa­ra­de­ro y su fa­mi­lia ven­de co­mi­da pa­ra con­se­guir di­ne­ro que per­mi­ta re­gre­sar­lo con vi­da.

En tan­to, el go­ber­na­dor de Gue­rre­ro, Héc­tor As­tu­di­llo Flo­res, con­de­nó el ase­si­na­to de De­me­trio Sal­dí­var y di­jo que sus­pen­dió una gi­ra de tra­ba­jo por Mia­mi, Flo­ri­da, pa­ra aten­der el cri­men.

“Quie­ro ex­pre­sar mi pro­fun­do pe­sar por la muer­te de quien fue mi com­pa­ñe­ro en la 56 Le­gis­la­tu­ra del Con­gre­so es­ta­tal. Gue­rre­ro vi­ve una pro­fun­da eta­pa de vio­len­cia que no na­ció hoy, vie­ne de años atrás”, ex­pre­só el priís­ta acom­pa­ña­do por el fis­cal Xa­vier Olea; el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, Pe­dro Al­ma­zán Cer­van­tes, y el al­cal­de de Chil­pan­cin­go, Mar­co Ley­va Me­na.

La Jun­ta de Coor­di­na­ción Po­lí­ti­ca del Con­gre­so del Es­ta­do con­de­nó el ho­mi­ci­dio de De­me­trio Sal­dí­var Gó­mez e ins­tó al fis­cal Olea pa­ra que a la bre­ve­dad se es­cla­rez­ca el ase­si­na­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.