AS­TI­LLE­RO

La Jornada - - EDITORIAL - JU­LIO HERNÁNDEZ LÓ­PEZ

Co­rrup­ción de OHL al­can­za a pre­si­den­te ◗ Mor­di­das pa­ra cam­pa­ñas y po­lí­ti­cos ◗ En­car­ce­lan a in­vo­lu­cra­dos ◗ ¿Bar­bas a re­mo­jar en Mé­xi­co?

a prós­pe­ra cons­truc­to­ra es­pa­ño­la OHL es nue­va­men­te acu­sa­da, jun­to con otras fir­mas em­pre­sa­ria­les, de par­ti­ci­par en ac­tos de co­rrup­ción pa­ra fi­nan­ciar, a tí­tu­lo de co­mi­sio­nes sub­te­rrá­neas, las ac­ti­vi­da­des par­ti­dis­tas y las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de una par­te del gru­po en el po­der y, al mis­mo tiem­po, pa­ra en­gro­sar las cuen­tas per­so­na­les de los po­lí­ti­cos do­mi­nan­tes. Gra­cias a esos arre­glos ma­fio­sos, el par­ti­do in­vo­lu­cra­do pu­do lo­grar triun­fos elec­to­ra­les, se­gún el ex­pe­dien­te de in­da­ga­cio­nes. En el re­vol­ti­llo de in­tere­ses os­cu­ros, em­pre­sa­ria­les y po­lí­ti­cos, tam­bién apa­re­cen di­rec­ti­vos (ya en ca­li­dad de “in­ves­ti­ga­dos”) de un dia­rio ape­ga­do a esos gru­pos be­ne­fi­cia­rios, La Ra­zón. Aho­ra, fuer­zas po­li­cia­cas han aprehen­di­do a una fran­ja de esos in­vo­lu­cra­dos, en­tre ellos quien fue pre­si­den­te, de­te­ni­do en la ca­pi­tal del país, a quien se res­pon­sa­bi­li­za de ga­nar co­mi­cios y de ayu­dar a ga­nar otros, mer­ced a es­tas trans­fe­ren­cias de­lic­ti­vas de re­cur­sos. Ade­más, se ha in­ter­ve­ni­do fí­si­ca­men­te en ofi­ci­nas de OHL y de otras com­pa­ñías pre­sun­ta­men­te par­tí­ci­pes, en bus­ca de más pis­tas y prue­bas res­pec­to de ope­ra­cio­nes frau­du­len­tas. No se ha­bla, en los pá­rra­fos an­te­rio­res, de la ver­tien­te me­xi­ca­na de OHL (en la que Emi­lio Lo­zo­ya Aus­tin fue miem­bro del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción an­tes de que Peña Nie­to lo hi­cie­ra di­rec­tor de Pemex, aho­ra men­cio­na­do en el ex­pe­dien­te Ode­brecht) ni de las múl­ti­ples acu­sa­cio­nes de con­tu­ber­nio con fun­cio­na­rios mexicanos co­mo el se­cre­ta­rio fe­de­ral de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes, Ge­rar­do Ruiz Es­par­za, pi­lla­do, al igual que otros per­so­na­jes de la al­ta bu­ro­cra­cia, en plá­ti­cas te­le­fó­ni­cas su­ge­ren­tes de arre­glos de co­rrup­ción, en el con­tex­to de la pri­vi­le­gia­da asig­na­ción de obras pú­bli­cas y de be­ne­fi­cios pa­ra los otor­gan­tes. Tam­po­co se ha­bla del pre­si­den­te de Mé­xi­co, sino de Ig­na­cio Gon­zá­lez, quien fue pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Y el par­ti­do be­ne­fi­cia­do con di­ne­ro su­cio pa­ra cam­pa­ñas elec­to­ra­les y ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas en ge­ne­ral es el de­re­chis­ta Par­ti­do Po­pu­lar, que tie­ne a Ma­riano Ra­joy co­mo pre­si­den­te del go­bierno de Es­pa­ña des­de 2011. Se­gún el juez y la fis­ca­lía an­ti­co­rrup­ción que lle­van el ca­so en Es­pa­ña (en el con­tex­to de la lla­ma­da Ope­ra­ción Le­zo), hay fun­da­das sos­pe­chas de que hu­bo di­ne­ro de ori­gen irre­gu­lar en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de Ma­drid rea­li­za­das en 2011, en las que Es­pe­ran­za Agui­rre re­fren­dó su ma­yo­ría ab­so­lu­ta des­de el Par­ti­do Po­pu­lar. En es­pe­cial, se ha pues­to la lu­pa a las ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras rea­li­za­das en el Ca­nal de Isa­bel II, la empresa pú­bli­ca que ad­mi­nis­tra lo re­la­cio­na­do con re­cur­sos hídricos en la co­mu­ni­dad de Ma­drid. Las bar­bas cor­ta­das en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca de­be­rían po­ner las su­yas a re­mo­jar a los prac­ti­can­tes en Amé­ri­ca de si­mi­la­res ma­nio­bras, en es- pe­cial en Mé­xi­co. OHL cons­tan­te­men­te ha es­ta­do, acá, en la par­ce­la­ción os­cu­ra re­la­cio­na­da con ac­tos de co­rrup­ción, con es­pe­cial anuen­cia del gru­po me­xi­quen­se que con­tro­la ne­go­cios y co­mi­sio­nes en el es­ta­do de Mé­xi­co y en el go­bierno fe­de­ral. Hay in­clu­so, en el ac­tual es­cán­da­lo his­pano, un da­to en el que apa­re­ce una re­fe­ren­cia a Mé­xi­co, en una no­ta en El Es­pa­ñol, que se­ña­la: “Se­gún la te­sis de los in­ves­ti­ga­do­res, el pa­go es­ta­ría des­ti­na­do –por me­dio de tes­ta­fe­rros– al ex pre­si­den­te au­to­nó­mi­co Ig­na­cio Gon­zá­lez y res­pon­de a una co­mi­sión por el con­tra­to mi­llo­na­rio del tren de Na­val­car­ne­ro, otor­ga­do por la Co­mu­ni­dad de Ma­drid a la empresa de Juan Mi­guel Villar Mir. Se­gún las mis­mas fuen­tes, los fon­dos pa­ra la pre­sun­ta mor­di­da se trans­fi­rie­ron des­de una fi­lial de OHL en Mé­xi­co y han su­pues­to la ca­li­fi­ca­ción co­mo in­ves­ti­ga­do del em­pre­sa­rio Ja­vier Ló­pez Ma­drid” ( https://goo.gl/dLo­sQu ). El dia­rio di­gi­tal Bez, por su par­te, se­ña­la que “uno de los efec­tos co­la­te­ra­les de la detención del ex pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Ig­na­cio Gon­zá­lez, in­ves­ti­ga­do por una lar­ga lis­ta de de­li­tos, fue la impu­tación –aho­ra se de­no­mi­na ‘in­ves­ti­ga­dos’– al pre­si­den­te y al di­rec­tor del dia­rio La Ra­zón, Mau­ri­cio Ca­sals y Fran­cis­co Mar­huen­da”, acu­sa­dos de coac­cio­nar a la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, pa­ra que no avan­za­ra en la de­nun­cia y con­sig­na­ción de los he­chos aho­ra co­no­ci­dos ( la co­rrup­ción po­lí­ti­ca to­ca la pri­me­ra pla­ya me­diá­ti­ca, La Ra­zón, https://goo.gl/5zjc­cR ). El dia­rio La Ra­zón per­te­ne­ce ma­yo­ri­ta­ria­men­te al Gru­po Editorial Pla­ne­ta, ase­gu­ra Bez. La empresa pro­duc­to­ra y dis­tri­bui­do­ra de pin­tu­ras y otros ma­te­ria­les de cons­truc­ción Co­mex ha he­cho lle­gar a es­ta co­lum­na las si­guien­tes pre­ci­sio­nes: 1) Luis An­to­nio Váz­quez Mo­ta no tie­ne ni ha te­ni­do car­go al­guno en la empresa. El se­ñor Váz­quez Mo­ta es uno de los más de 750 em­pre­sa­rios in­de­pen­dien­tes con los que Co­mex tie­ne un con­tra­to de con­ce­sión pa­ra la dis­tri­bu­ción de sus pro­duc­tos, y, 2) Jo­se­fi­na Váz­quez Mo­ta no es y nun­ca ha si­do ac­cio­nis­ta de Co­mex. Las acla­ra­cio­nes de la empresa dan res­pues­ta a las ver­sio­nes pe­rio­dís­ti­cas, re­pro­du­ci­das en es­ta co­lum­na el pa­sa­do miér­co­les, res­pec­to de pre­sun­tas in­ver­sio­nes de Jo­se­fi­na Váz­quez Mo­ta en Co­mex y el pa­pel di­rec­ti­vo de uno de sus her­ma­nos. Por otra par­te, si­gue en es­pe­ra de re­so­lu­ción el he­cho de que, co­mo se con­sig­nó en la co­lum­na men­cio­na­da, el pro­pio Luis An­to­nio Váz­quez Mo­ta, “otros her­ma­nos y el pa­dre de la pa­nis­ta (es­tán in­vo­lu­cra­dos) en he­chos que a jui­cio de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca pue­den cons­ti­tuir de­li­tos re­la­cio­na­dos con lo que se abre­via co­mo ‘la­va­do de di­ne­ro’”. Y, des­de lue­go, fal­ta sa­ber el des­tino real de los más de mil mi­llo­nes de pe­sos que re­ci­bió Jo­se­fi­na pa­ra su­pues­tos pro­gra­mas de ayu­da a pai­sa­nos en Es­ta­dos Uni­dos. Y, mien­tras se ha pro­du­ci­do un ata­que a ti­ros en Pa­rís, con sal­do de un po­li­cía muer­to, a tres días de la reñida y tras­cen­den­te elección pre­si­den­cial en Fran­cia, ¡has­ta el pró­xi­mo lu­nes, con Do­nald Trump anun­cian­do que en dos se­ma­nas de­fi­ni­rá los cam­bios que desea ha­cer en el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te!

Fun­cio­na­rios de la fis­ca­lía de Gua­te­ma­la se­ña­la­ron que en ca­so de acep­tar la ex­tra­di­ción su­ma­ria, Ja­vier Duar­te de Ochoa bus­ca­rá que lo juz­guen por el des­vío de 350 mi­llo­nes de pe­sos, ope­ra­cio­nes con re­cur­sos de pro­ce­den­cia ilí­ci­ta y de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, de­bi­do a que só­lo uno de es­tos ilí­ci­tos es con­si­de­ra­do gra­ve en Mé­xi­co ■ Foto Víc­tor Ca­ma­cho/ en­via­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.