An­te de­por­ta­cio­nes in­jus­tas de EU, la SRE res­pon­de­rá con diá­lo­go, afir­ma Vi­de­ga­ray

El se­cre­ta­rio sos­tu­vo que re­cu­rri­rá a los “cau­ces fi­ja­dos” pa­ra tra­tar los abu­sos Ad­mi­te que se han dis­pa­ra­do las pe­ti­cio­nes de asi­lo, prin­ci­pal­men­te de cen­troa­me­ri­ca­nos

La Jornada - - POLÍTICA - AR­MAN­DO G. TE­JE­DA Co­rres­pon­sal MA­DRID.

Lue­go de que los mexicanos Maribel Tru­ji­llo, ma­dre de cua­tro me­no­res de edad, y Juan Ma­nuel Mon­tes Bo­jór­quez, ins­cri­to en el Pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia (Daca, por sus si­glas en in­glés), fue­ron de­por­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos, el se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Luis Vi­de­ga­ray, di­jo que abor­da­rá la cri­sis “con diá­lo­go” y a tra­vés de los “cau­ces fi­ja­dos” por am­bos go­bier­nos, pe­ro no des­car­tó ini­ciar ac­cio­nes le­ga­les pa­ra que “se im­pon­ga el im­pe­rio de la ley”.

En una con­fe­ren­cia de pren­sa rea­li­za­da en la se­de del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res, don­de se efec­tuó la reunión bi­na­cio­nal Mé­xi­co-Es­pa­ña, se le pre­gun­tó al can­ci­ller si el go­bierno ele­va­ría al­gu­na que­ja o pro­tes­tas pú­bli­cas da­da la gra­ve­dad de los he­chos. Al res­pec­to, el fun­cio­na­rio pun­tua­li­zó que in­ten­ta­rá, me­dian­te el “diá­lo­go”, que se res­pe­te el de­bi­do pro­ce­so de los mexicanos afec­ta­dos y que no se vul­ne­ren sus de­re­chos bá­si­cos.

El ca­so más gra­ve es el de Mon­tes Bo­jór­quez

“Cree­mos que am­bos ca­sos, par­ti­cu­lar­men­te el del jo­ven ins­cri­to en el pro­gra­ma Daca, no ca­li­fi­can en las po­lí­ti­cas ex­pre­sas de de­por­ta­ción del go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos. Ya he­mos ele­va­do es­tas si­tua­cio­nes a las me­sas de tra­ba­jo, evi­den­cian­do que nin­guno de ellos re­pre­sen­ta una ame­na­za a la so­cie­dad es­ta­du­ni­den­se y que no tie­nen an­te­ce­den­tes cri­mi­na­les”, se­ña­ló el fun­cio­na­rio.

Vi­de­ga­ray abrió la po­si­bi­li­dad de acu­dir a en­ti­da­des ju­ris­dic­cio­na­les. “Pa­ra eso te­ne­mos la ca­pa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal y los pre­su­pues­tos pa­ra pro­veer la asis­ten­cia le­gal en las ins­tan­cias co­rres­pon­dien­tes. Cree­mos en el es­ta­do de de­re­cho y en que de­be pre­va­le­cer el im­pe­rio de la ley en Es­ta­dos Uni­dos y eso in­clu­ye el res­pe­to al de­bi­do pro­ce­so”, pun­tua­li­zó.

La Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res in­for­mó en un co­mu­ni­ca­do que con­ti­nua­rá brin­dan­do asis­ten­cia a la se­ño­ra Tru­ji­llo, quien lle­gó a la ca­pi­tal me­xi­ca­na el miér­co­les pa­sa­do, y apo­yó las so­li­ci­tu­des de sus fa­mi­lia­res en el ve­cino país del nor­te. Por lo que ha­ce a Mon­tes Bo­jór­quez des­ta­có que se pi­dió a la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za y a la Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción pa­ra de­ter­mi­nar si su de­por­ta­ción se ape­go a la nor­ma­ti­vi­dad vi­gen­te y al arre­glo lo­cal de re­pa­tria­ción fir­ma­do por au­to­ri­da­des de las dos na­cio­nes. Tam­bién da­rá se­gui­mien­to a la de­man­da pre­sen­ta­da por or­ga­ni­za­cio­nes de de­fen­sa de de­re­chos ci­vi­les, en la que se so­li­ci­tan de­ta­lles so­bre la for­ma có­mo sa­lió el con­na­cio­nal de te­rri­to­rio es­ta­du­ni­den­se.

El res­pon­sa­ble de la po­lí­ti­ca ex­te­rior, quien se en­tre­vis­tó con el rey Fe­li­pe VI, tam­bién re­co­no­ció que ac­tual­men­te han au­men­ta­do de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va las pe­ti­cio­nes de asi­lo a Mé­xi­co por ciu­da­da­nos de Cen­troa­mé­ri­ca, Ve­ne­zue­la y Cu­ba, en par­te por el cam­bio en la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria es­ta­du­ni­den­se, que en el ca­so de la is­la su­pu­so la eli­mi­na­ción de la es­tra­te­gia co­no­ci­da co­mo “pies se­cos, pies mo­ja­dos”, que per­mi­tía el in­gre­so de cu­ba­nos que hu­bie­ran lle­ga­do por tie­rra al país ve­cino del nor­te.

“He­mos vis­to un in­cre­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de ciu­da­da­nos que so­li­ci­tan asi­lo. La pos­tu­ra del go­bierno me­xi­cano es eva­luar ca­da ca­so en sus pro­pios mé­ri­tos. No es po­si­ble apli­car una re­gla ge­ne­ral, es im­por­tan­te co­no­cer los an­te­ce­den­tes y el per­fil de ca­da ca­so re­cor­dan­do que Mé­xi­co siem­pre ha si­do un país abier­to al asi­lo”, ex­pli­có el can­ci­ller.

Tam­bién dio cuen­ta de la con­clu­sión de la reunión bi­na­cio­nal, en la que par­ti­ci­pa­ron, del ga­bi­ne­te del pre­si­den­te Enrique Peña Nie­ta, ade­más del pro­pio can­ci­ller, el se­cre­ta­rio del Tra­ba­jo y Pre­vi­sión So­cial, Al­fon­so Na­va­rre­te, y la secretaria de Cul­tu­ra, Ma­ría Cris­ti­na Cepeda.

El en­cuen­tro coin­ci­dió con el 40 aniver­sa­rio del res­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Mé­xi­co y Es­pa­ña, in­te­rrum­pi­das por nues­tro país du­ran­te la dic­ta­du­ra de Fran­cis­co Franco que se pro­lon­gó de 1939 a 1976.

En su vi­si­ta de tra­ba­jo a Es­pa­ña, la al­cal­de­sa de Ma­drid, la in­de­pen­dien­te Ma­nue­la Car­me­na, en­tre­gó a Vi­de­ga­ray las lla­ves de un pa­la­ce­te en el cen­tro de Ma­drid que se con­ver­ti­rá en unos años en la se­de de la Ca­sa de Mé­xi­co en Es­pa­ña, en res­pues­ta a la ce­sión por par­te de nues­tro país de la Ca­sa Bu­ñuel. El edi­fi­cio es­tá muy de­te­rio­ra­do des­pués de mu­chos años sin fun­cio­nar, con lo que aho­ra se de­be­rán ini­ciar las obras de re­for­ma y a for­ma­li­zar la es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va con la que fun­cio­na­rá, que su­po­ne una in­cóg­ni­ta.

En El Pa­so, el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos, Jeff Ses­sions, afir­mó que la fron­te­ra con Mé­xi­co es el pun­to de par­ti­da de la lu­cha con­tra los cár­te­les del nar­co­trá­fi­co y las pan­di­llas tras­na­cio­na­les.

Ses­sions vi­si­tó es­te jueves la ciu­dad fron­te­ri­za de El Pa­so, jun­to con el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, John Kelly, co­mo par­te de un re­co­rri­do por la fron­te­ra con Mé­xi­co que con­ti­nua­rá es­te vier­nes en San Die­go.

El pro­cu­ra­dor ca­li­fi­có la fron­te­ra de “ca­be­za de pla­ya” en la lu­cha con­tra el trá­fi­co de dro­gas y la mi­gra­ción ile­gal.

El fun­cio­na­rio ase­gu­ró que en los ca­si tres me­ses del go­bierno de Do­nald Trump se lo­gra­ron im­por­tan­tes pro­gre­sos pa­ra de­te­ner el flu­jo de mi­gran­tes sin do­cu­men­tos.

El ayun­ta­mien­to de Ma­drid en­tre­gó al se­cre­ta­rio me­xi­cano de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Luis Vi­de­ga­ray, las lla­ves del in­mue­ble que ocu­pa­rá la Ca­sa de Mé­xi­co en Es­pa­ña, que pro­mo­cio­na­rá de for­ma in­te­gral la cul­tu­ra, so­cie­dad, economía y de­por­te me­xi­cano en es­te país eu­ro­peo ■ Foto No­ti­mex

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.