El Es­ta­do de­be vol­ver a ser el rec­tor de su mo­de­lo de desa­rro­llo: aca­dé­mi­cos

La Jornada - - POLÍTICA - EMIR OLI­VA­RES ALON­SO

Iró­ni­ca­men­te no son los te­rri­bles re­sul­ta­dos del mo­de­lo neo­li­be­ral lo que mo­ti­va a Mé­xi­co a bus­car un nue­vo rum­bo, sino que lo ha­ce de­bi­do al re­cha­zo de su prin­ci­pal so­cio co­mer­cial.

Así lo afir­ma­ron los par­ti­ci­pan­tes de un pa­nel so­bre economía, di­vi­di­do en dos me­sas, du­ran­te los fo­ros uni­ver­si­ta­rios La UNAM y los desafíos de la na­ción, en el cual ex­per­tos des­ta­ca­ron la ne­ce­si­dad de que el Es­ta­do vuel­va a ser el pro­ta­go­nis­ta rec­tor de su mo­de­lo de desa­rro­llo.

Jo­sé Ro­me­ro Te­llae­che, di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos de El Co­le­gio de Mé­xi­co, ex­pu­so que la aper­tu­ra co­mer­cial y de ca­pi­ta­les ini­cia­da en 1983, con­so­li­da­da con el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN) co­lo­có al país en una po­si­ción vul­ne­ra­ble.

“No son los tris­tes re­sul­ta­dos de la aper­tu­ra co­mer­cial y el TLCAN lo que hoy mo­ti­va a Mé­xi­co a bus­car un nue­vo ca­mino, sino el re­cha­zo de nues­tro prin­ci­pal so­cio co­mer­cial, no só­lo a nues­tro víncu­lo en ese ám­bi­to, sino a no­so­tros co­mo per­so­nas. Por ello, no po­de­mos se­guir con la es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to usa­da has­ta aho­ra”.

Hoy “te­ne­mos una economía ba­sa­da en ex­por­ta­cio­nes rea­li­za­das abru­ma­do­ra­men­te por em­pre­sas con al­gún gra­do de par­ti­ci­pa­ción ex­tran­je­ra, que uti­li­zan po­cos in­su­mos na­cio­na­les y que con­cen­tran sus ex­por­ta­cio­nes en un mer­ca­do, a pe­sar del sin­nú­me­ro de tra­ta­dos co­mer­cia­les que he­mos fir­ma­do”, de­ta­lló.

Da­da la de­pen­den­cia de nues­tra na­ción con Es­ta­dos Uni­dos, agre­gó, el úni­co mo­tor de cre­ci­mien­to es pre­ci­sa­men­te el desa­rro­llo de esa economía. Ade­más, pro­si­guió, el mer­ca­do in­terno me­xi­cano es inexis­ten­te, por­que no hay ofer­ta de pro­duc­tos que com­pi­tan con los im­por­ta­dos.

“La so­cie­dad me­xi­ca­na acep­ta el es­ta­do ac­tual de las co­sas co­mo al­go na­tu­ral y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción fo­men­tan la idea de que vi­vi­mos en el me­jor de los mun­dos po­si­bles y que los pro­ble­mas de vio­len­cia, des­com­po­si­ción so­cial, co­rrup­ción y concentración del in­gre­so son fe­nó­me­nos anó­ma­los y des­co­nec­ta­dos de lo que pa­sa en la economía y en el res­to de la so­cie­dad.”

La op­ción pa­ra que Mé­xi­co al­can­ce un desa­rro­llo ade­cua­do, sub­ra­yó, es de­vol­ver al Es­ta­do su pa­pel rec­tor.

Por su par­te, Nor­ma Sa­ma­nie­go, una de las es­pe­cia­lis­tas que par­ti­ci­pó en la ne­go­cia­ción del TLCAN y ex ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de la Con­tra­lo­ría y Desa­rro­llo Ad­mi­nis­tra­ti­vo, se­ña­ló que Mé­xi­co per­dió la opor­tu­ni­dad de apro­ve­char el acuer­do co­mer­cial, pues en lu­gar de ver­lo co­mo una pla­ta­for­ma, ba­só to­do su desa­rro­llo en és­te.

La es­pe­cia­lis­ta con­si­de­ró que se ne­ce­si­ta re­cons­truir el pa­pel del Es­ta­do co­mo es­tra­te­ga en el im­pul­so del desa­rro­llo y re­plan­tear el mo­de­lo in­terno.

Jai­me Ros Bosch, pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Economía de la UNAM, re­sal­tó que el len­to cre­ci­mien­to que ha vi­vi­do la economía me­xi­ca­na en dé­ca­das re­cien­tes ha te­ni­do cos­tos.

En el mun­do en desa­rro­llo, Mé­xi­co es uno de los paí­ses de me­nor cre­ci­mien­to en 30 años.

El es­pe­cia­lis­ta plan­teó el si­guien­te es­ce­na­rio hi­po­té­ti­co: “Si en lu­gar del ac­tual mo­de­lo se hu­bie­ra man­te­ni­do el cre­ci­mien­to que la economía me­xi­ca­na tu­vo en­tre 1950 y 1981, que fue de 3.2 por cien­to anual, el in­gre­so per cá­pi­ta ha­bría al­can­za­do en 2007 el pro­me­dio ac­tual de los paí­ses de in­gre­so al­to de la OCDE”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.