En mar­cha el Con­ce­jo de Go­bierno y la can­di­da­tu­ra in­dí­ge­nas

La Jornada - - OPINIÓN - GIL­BER­TO LÓ­PEZ RI­VAS

l pro­pó­si­to fun­da­men­tal del se­mi­na­rio de re­fle­xión crí­ti­ca: “Los mu­ros del ca­pi­tal, las grie­tas de la iz­quier­da”, –con­vo­ca­do por el Ejér­ci­to Za­pa­tis­ta de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (EZLN) en las ins­ta­la­cio­nes de CIDECIU­ni­ver­si­dad de la Tie­rra, en San Cris­tó­bal de las Ca­sas, Chia­pas, del 12 al 15 de abril de es­te año–, fue ana­li­zar el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, na­cio­nal, ju­rí­di­co, po­lí­ti­co e ideo­ló­gi­co en torno a la pro­pues­ta de in­te­grar un Con­ce­jo de Go­bierno In­dí­ge­na pa­ra Mé­xi­co, del cual re­sul­te una can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2018. Ade­más de los in­vi­ta­dos a desa­rro­llar ca­da uno de los te­mas acor­da­dos, la Co­mi­sión Sex­ta del EZLN y tres de­le­ga­dos [as] del Con­gre­so Na­cio­nal In­dí­ge­na (CNI) par­ti­ci­pa­ron ac­ti­va­men­te en las se­sio­nes, apor­tan­do re­fle­xio­nes que ser­vi­rán co­mo in­su­mos pa­ra la reunión del CNI en ma­yo pró­xi­mo.

El sub­co­man­dan­te in­sur­gen­te Moi­sés ini­ció el en­cuen­tro re­me­mo­ran­do, ní­ti­da y dra­má­ti­ca­men­te, a par­tir de las con­ver­sa­cio­nes con los an­cia­nos de los pue­blos, las fin­cas del pa­sa­do, con sus for­mas ex­tre­mas de ex­plo­ta­ción, que in­cluía el ex­te­nuan­te tra­ba­jo de hom­bres, mu­je­res, ni­ños y an­cia­nos, las vio­len­tas es­truc­tu­ras de do­mi­na­ción, los crue­les cas­ti­gos fí­si­cos, la uti­li­za­ción de peo­nes co­mo bes­tias de car­ga [ani­ma­li­za­ción] pa­ra trans­por­tar por los di­fí­ci­les ca­mi­nos de en­ton­ces a la mu­jer del ha­cen­da­do, el uso de ca­po­ra­les, ca­pa­ta­ces, ma­yor­do­mos co­mo ins­tru­men­tos de la vio­len­cia y el con­trol ab­so­lu­to de sus vi­das por el pa­trón; to­do ese in­fierno dan­tes­co del que só­lo es­ca­pa­ban al­gu­nos peo­nes que co­lec­ti­va­men­te fun­da­ban co­mu­ni­dad en te­rri­to­rios agres­tes y apar­ta­dos. Es­ta des­crip­ción sir­ve al sub Moi­sés co­mo ale­go­ría pa­ra sig­ni­fi­car el ca­pi­ta­lis­mo de hoy, en el que ya no exis­ten paí­ses co­mo ta­les, sino fin­cas en las que man­da el pa­trón ca­pi­ta­lis­ta, mien­tras los go­bier­nos no son más que ca­pa­ta­ces, ma­yor­do­mos y ca­po­ra­les a su servicio.

El sub­co­man­dan­te in­sur­gen­te Ga­leano, hur­gan­do en los pa­pe­les del fa­lle­ci­do sub­co­man­dan­te Mar­cos y en con­ver­sa­ción pos­tre­ra, dio lec­tu­ra a un im­por­tan­te tex­to: “Ka­ge­mus­ha: abril tam­bién es ma­ña­na”, en el que se ha­ce una agu­da crí­ti­ca a la cien­cia so­cial desa­rro­lla­da du­ran­te el pe­rio­do en el que la Unión So­vié­ti­ca se au­to­eri­ge co­mo co­man­do cen­tral de la re­vo­lu­ción en to­do éxi­co tie­ne que el or­be. “La cien­cia de la his­to­ria, la economía po­lí­ti­ca, de­jó de ser cien­cia y aban­do­nó el aná­li­sis cien­tí­fi­co, su­plién­do­lo por la con­sig­na. Si la reali­dad no coin­ci­día con la vi­sión del Co­mi­té Cen­tral, la reali­dad era ca­ta­lo­ga­da co­mo reac­cio­na­ria, pe­que­ño bur­gue­sa, di­vi­sio­nis­ta, re­vi­sio­nis­ta, y mu­chos “is­tas” se­me­jan­tes”. En es­te con­tex­to de ma­nua­les y vi­sio­nes di­co­tó­mi­cas de un mun­do bi­po­lar, la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na irrum­pe con sus me­mo­ra­bles di­ri­gen­tes: Fi­del, Ca­mi­lo, Che. “Des­pués de un lar­go ca­len­da­rio de de­rro­tas en ese do­lor lla­ma­do La­ti­noa­mé­ri­ca, un pue­blo en­te­ro se or­ga­ni­za­ba y cam­bia­ba de des­tino y ex­ten­día su nom­bre. Des­de la fra­ca­sa­da in­va­sión mer­ce­na­ria con pa­tro­ci­nio es­ta­du­ni­den­se, Cu­ba se lla­mó Fi­del y Fi­del Cas­tro tu­vo a Cu­ba co­mo ape­lli­do de re­sis­ten­cia y re­bel­día, de lu­cha. El país más pe­que­ño, el más des­pre­cia­do, el más hu­mi­lla­do, se le­van­ta­ba y, con su ac­ción or­ga­ni­za­da, cam­bia­ba la geo­gra­fía mun­dial. El es­ta­dis­ta que el pue­blo cu­bano pu­so al fren­te, en unos cuan­tos años prác­ti­ca­men­te bo­rró a los de­más “lí­de­res mun­dia­les” y, co­mo de­be de ser, en torno a su fi­gu­ra se con­vo­ca­ron los ex­tre­mos: los po­cos pa­ra adu­lar, los más pa­ra ata­car. Só­lo unos cuan­tos mi­ra­ron y apren­die­ron que al­go nue­vo ha­bía sur­gi­do y que la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na no só­lo ha­bía ro­to el do­mi­nio que so­bre Amé­ri­ca en­te­ra im­po­nía el im­pe­rio de las ba­rras y la es­tre­llas, el ‘nor­te re­vuel­to y bru­tal’. Tam­bién ha­bía he­cho pe­da­zos la ya en­ton­ces acar­to­na­da teo­ría so­cial que era pas­to­rea­da por los co­mi­sa­rios que, en to­do el es­pec­tro po­lí­ti­co, son la cons­tan­te y nun­ca la ex­cep­ción. […] Tal vez, se me ocu­rre aho­ra, la are­na de es­te re­loj de are­na es are­na de Pla­ya Gi­rón, que así se lla­ma esa grie­ta en el mu­ro del ca­pi­tal y que, con su per­sis­ten­cia,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.