Se­gu­ri­dad na­cio­nal en la era Trump

La Jornada - - OPINIÓN - CAR­LOS LÓ­PEZ BE­NÍ­TEZ

con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de una cre­cien­te ame­na­za ex­ter­na. His­tó­ri­ca­men­te, el con­cep­to de for­ti­fi­ca­ción es el re­sul­ta­do de una es­tra­te­gia mi­li­tar que se sir­ve de la de­fen­sa co­mo pri­me­ra lí­nea de ata­que. Cuan­do la Di­nas­tía Qin cons­tru­yó la Mu­ra­lla Chi­na en el si­glo II a.C., las pro­vin­cias sep­ten­trio­na­les es­ta­ban ase­dia­das por las cons­tan­tes in­cur­sio­nes de las tri­bus nó­ma­das del de­sier­to de Go­bi. La mu­ra­lla re­for­zó las la­bo­res pre­ven­ti­vas de los des­ta­ca­men­tos se­ño­ria­les a lo lar­go de sus 8 mil ki­ló­me­tros y fue apro­ve­cha­da pa­ra ata­car y so­me­ter a di­chas tri­bus. Otras mu­ra­llas han te­ni­do su ori­gen en el mis­mo con­cep­to: di­sua­sión, con­ten­ción mi­li­tar y pos­te­rior des­plie­gue de ac­cio­nes ofen­si­vas.

Las in­ten­cio­nes del mu­ro en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos son exac­ta­men­te las mis­mas: di­sua­sión de cru­ces fron­te­ri­zos, con­ten­ción y ries­go de un even­tual ata­que. No es, en ese sen­ti­do, la mi­gra­ción del sur al nor­te la con­tra­rie­dad sino la con­ten­ción co­mo ac­ción pre­ven­ti­va im­pues­ta a Mé­xi­co y por de­fi­ni­ción a La­ti­noa­mé­ri­ca.

De acuer­do con el Con­se­jo Na­cio­nal de Po­bla­ción, en 2007 el nú­me­ro de residentes mexicanos en Es­ta­dos Uni­dos se es­ta­bi­li­zó en cerca de 12 mi­llo­nes de per­so­nas; du­ran­te el pe­rio­do com­pren­di­do de 2002 a 2016 los cru­ces fron­te­ri­zos ile­ga­les se con­tra­je­ron en 85 por cien­to y la sa­li­da ne­ta de in­mi­gran­tes pro­ce­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos a te­rri­to­rio na­cio­nal se in­cre­men­tó has­ta lle­gar a una cifra acu­mu­la­da es­ti­ma­da de po­co más de 5 mi­llo­nes de con­na­cio­na­les.

¿Si las ci­fras de­mues­tran que la emi­gra­ción no es un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad in­ter­na pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, en­ton­ces có­mo iden­ti­fi­car las in­ten­cio­nes en­cu­bier­tas?

Pen­se­mos en un par­ti­do de bi­llar don­de los con­ten­dien­tes ana­li­zan la ju­ga­da de la bo­la blan­ca por su án­gu­lo y di­rec­ción crean­do di­fe­ren­tes es­tra­te­gias has­ta que ter­mi­na el par­ti­do. En po­lí­ti­ca es­to es equi­va­len­te a un pro­ce­so per­sua­si­vo an­te la di­sua­sión y con­ten­ción mi­li­tar es­ta­du­ni­den­se en un en­torno in­ter­na­cio­nal do­mi­na­do por el pro­tec­cio­nis­mo y la po­la­ri­za­ción.

Una res­pues­ta per­sua­si­va de­be pon­de­rar la efi­cien­cia de la se­gu­ri­dad na­cio­nal li­ga­da al im­pul­so tec­no­ló­gi­co, so­bre to­do an­te una even­tual in­cur­sión mi­li­tar en el nor­te del país; la so­la pro­po­si­ción sir­ve co­mo mé­to­do de in­ti­mi­da­ción.

El Es­ta­do de­be pon­de­rar las me­di­das de se­gu­ri­dad an­tes de to­mar más de­ci­sio­nes en­gar­za­das a la po­lí­ti­ca de de­fen­sa es­ta­du­ni­den­se. La Ini­cia­ti­va Mé­ri­da, las con­ce­sio­nes a los ele­men­tos po­li­cia­les y mi­gra­to­rios es­ta­du­ni­den­ses en te­rri­to­rio na­cio­nal, el in­ter­ven­cio­nis­mo en nues­tra fron­te­ra sur, los per­mi­sos a par­ti­cu­la­res pa­ra el uso de pla­yas y cos­tas, y el in­te­rés por es­ta­ble­cer ba­ses mi­li­ta­res en te­rri­to­rio na­cio­nal ejem­pli­fi­can el ries­go de ser par­te del pri­mer círcu­lo de se­gu­ri­dad es­ta­du­ni­den­se a cos­ta de nues­tros in­tere­ses.

¿Qué as­pec­tos in­me­dia­tos de­be con­te­ner una po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad na­cio­nal? Hay tres tiem­pos pa­ra su for­mu­la­ción y eje­cu­ción: La pri­me­ra eta­pa de­li­mi­ta­ría la re­de­fi­ni­ción de las fa­cul­ta­des del Ejér­ci­to y la Ar­ma­da. Es­te pro­ce­so co­mien­za con el re­torno de los mi­li­ta­res a los cuar­te­les exi­mién­do­los de las la­bo­res de com­ba­te con­tra la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da. Si bien la mi­li­cia es la úni­ca con ca­pa­ci­dad de con­trol y ope­ra­ción, hay dos va­ria­bles que la des­car­tan:

El uso ex­ce­si­vo de la fuer­za que re­sul­ta en la sis­te­má­ti­ca vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos, ade­más de las la­bo­res de vi­gi­lan­cia y es­pio­na­je que afec­tan las li­ber­ta­des ciu­da­da­nas; y, la co­rrup­ción im­pe­ran­te en las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas y de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia crean­do un va­cío de po­der apro­ve­cha­do por los “bad hom­bres”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.