‘‘Mi pre­mio es pa­ra el gé­ne­ro hu­mo­rís­ti­co’’

■ Leer El Qui­jo­te fue un bál­sa­mo y una re­ve­la­ción, ex­pre­só

La Jornada - - OPINIÓN - AR­MAN­DO G. TE­JE­DA Co­rres­pon­sal MA­DRID.

El no­ve­lis­ta de la Bar­ce­lo­na de la pos­gue­rra y uno de los cro­nis­tas que con más iro­nía y bri­llan­tez na­rró los cam­bios en la vi­da co­ti­dia­na de una so­cie­dad en trans­for­ma­ción, Eduar­do Men­do­za, se con­vir­tió ayer en el cua­dra­gé­si­mo ter­cer es­cri­tor en re­ci­bir el má­xi­mo ga­lar­dón de las le­tras en len­gua es­pa­ño­la: el Pre­mio Cer­van­tes.

Fiel a la tra­di­ción y a su bio­gra­fía li­te­ra­ria, en su dis­cur­so Men­do­za elo­gió la fi­gu­ra de Mi­guel de Cer­van­tes y su le­ga­do li­te­ra­rio, en es­pe­cial el es­pí­ri­tu cervantino que ha guia­do a tan­tos es­cri­to­res en los re­cien­tes si­glos, in­clui­do él mis­mo, que se di­jo he­re­de­ro de ese es­pí­ri­tu li­ber­ta­rio e iró­ni­co.

Men­do­za, na­ci­do en Bar­ce­lo­na en 1943 y au­tor de li­bros ya clá­si­cos de la li­te­ra­tu­ra con­tem­po­rá­nea, co­mo La ver­dad so­bre el ca­so Sa­vol­ta, se con­vir­tió en el pro­ta­go­nis­ta de una ce­re­mo­nia que es­te año cum­plió 40 años de ce­le­brar la li­te­ra­tu­ra en es­pa­ñol.

Cim­brar con la pa­la­bra ágil

La his­to­ria del ga­lar­dón es tam­bién de al­gu­na ma­ne­ra la de la li­te­ra­tu­ra del si­glo XX y lo que va del XXI. Quie­nes han re­ci­bi­do el pre­mio for­man par­te de una an­to­lo­gía de los me­jo­res es­cri­to­res es­pa­ño­les y la­ti­noa­me­ri­ca­nos: Jor­ge Gui­llén, Ale­jo Car­pen­tier, Dá­ma­so Alon­so, Jor­ge Luis Bor­ges, Ge­rar­do Die­go, Juan Car­los Onet­ti, Oc­ta­vio Paz, Luis Ro­sa­les, Ra­fael Al­ber­ti y Er­nes­to Sa­ba­to. O, más re­cien­tes, co­mo Fer­nan­do del Pa­so, Ele­na Po­nia­tows­ka, Jo­sé Emi­lio Pacheco, Ser­gio Pi­tol, Ni­ca­nor Pa­rra, Juan Gel­man, Juan Mar­sé, Ál­va­ro Mu­tis y Juan Goy­ti­so­lo.

En el pa­ra­nin­fo de la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá de He­na­res, en un ac­to pre­si­di­do por los reyes de Es­pa­ña, Fe­li­pe VI y su es­po­sa, Le­ti­zia, Men­do­za cim­bró con su pa­la­bra ágil y di­ver­ti­da, con la que in­clu­so rom­pió la so­lem­ni­dad y la se­rie­dad que mu­chas ve­ces tie­ne ese ac­to.

En su dis­cur­so, Men­do­za re­co­no­ció que nun­ca es­pe­ró ga­nar es­te pre­mio y que has­ta le in­co­mo­da­ba ha­ber­lo re­ci­bi­do por la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad que su­po­ne.

‘‘En mis es­cri­tos he prac­ti­ca­do con re­in­ci­den­cia el gé­ne­ro hu­mo­rís­ti­co y es­ta­ba con­ven­ci­do de que eso me pon­dría a sal­vo de mu­chas res­pon­sa­bi­li­da­des. Ya veo que me equi­vo­qué. Quie­ro pen­sar que al pre­miar­me a mí, el ju­ra­do ha que­ri­do pre­miar es­te gé­ne­ro, el del hu­mor, que ha da­do nom­bres tan ilus­tres a la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la, pe­ro que a me­nu­do y de un mo­do tá­ci­to se con­si­de­ra un gé­ne­ro me­nor. Yo no lo veo así. Y aun­que fue­ra un gé­ne­ro me­nor, igual­men­te ha­bría que bus­car y re­co­no­cer en él la ex­ce­len­cia”, di­jo Men­do­za.

El tam­bién au­tor de li­bros co­mo La ciu­dad de los pro­di­gios y El mis­te­rio de la crip­ta em­bru­ja­da ex- pre­só: ‘‘Leí por pri­me­ra vez el Qui­jo­te por obli­ga­ción, en la es­cue­la”, pe­ro que esa lec­tu­ra lo mar­có.

‘‘La ver­dad es que don Qui­jo­te y San­cho no fue­ron bien re­ci­bi­dos. Nues­tra ima­gi­na­ción li­te­ra­ria se nu­tría de El co­yo­te y Ha­za­ñas bé­li­cas y las se­sio­nes do­bles del ci­ne de ba­rrio eran nues­tro Shan­gri-La. Pe­ro el Si­glo de Oro, fran­ca­men­te, no.”

El no­ve­lis­ta ca­ta­lán re­cor­dó que ‘‘en aque­llos años, que Juan Mar­sé lla­mó de in­cien­so y plo­mo, la fi­gu­ra de don Qui­jo­te ha­bía si­do se­cues­tra­da por la re­tó­ri­ca ofi­cial pa­ra con­ver­tir­la en el ar­que­ti­po de nues­tra ra­za y el ada­lid de un im­pe­rio de fan­fa­rria y car­tón pie­dra. Tam­bién, so­lo o con San­cho, a pie o a ca­ba­llo, se ven­día a la grue­sa en es­ta­cio­nes y ae­ro­puer­tos, y en mu­chos ho­ga­res es­ta­ba pre­sen­te co­mo ce­ni­ce­ro, pi­sa­pa­pe­les o apo­ya­li­bros. Ma­las tar­je­tas de vi­si­ta pa­ra un as­pi­ran­te a su­per­hé­roe”.

Pe­ro re­co­no­ció que a pe­sar de to­do se rin­dió a su en­can­to. ‘‘Lo que me fas­ci­nó en­ton­ces no fue la fi­gu­ra de don Qui­jo­te, ni sus em­pre­sas y sus in­for­tu­nios, sino el len­gua­je cervantino. Des­de ni­ño yo que­ría ser es­cri­tor. Pe­ro has­ta ese mo­men­to los re­sul­ta­dos no se co­rres­pon­dían ni con el en­tu­sias­mo ni con el em­pe­ño. Las vo­ca­cio­nes tem­pra­nas son ár­bo­les con mu­chas ho­jas, po­co tron­co y nin­gu­na raíz. Yo es­ta­ba em­pe­ña­do en es­cri­bir, pe­ro no sa­bía ni có­mo ni so­bre qué.

‘‘La lec­tu­ra del Qui­jo­te fue un bál­sa­mo y una re­ve­la­ción. De Cer­van­tes apren­dí que se po­día cual­quier co­sa: re­la­tar una ac­ción, plan­tear una si­tua­ción, des­cri­bir un pai­sa­je, trans­cri­bir un diá­lo­go, in­ter­ca­lar un dis­cur­so o ha­cer un co­men­ta­rio, sin for­zar la pro­sa, con cla­ri­dad, sen­ci­llez, mu­si­ca­li­dad y ele­gan­cia.”

Men­do­za tam­bién re­fle­xio­nó so­bre la va­ni­dad y el ries­go de caer en ella cuan­do uno se con­vier­te en un personaje. ‘‘La va­ni­dad es una for­ma de lle­gar a ne­cio dan­do un ro­deo. Es un pe­li­gro que no de­be­ría exis­tir: mal pue­de ser va­ni­do­so el que a so­las va es­cri­bien­do una pa­la­bra tras otra, con mi­mo y con afán y con la es­pe­ran­za de que al fi­nal al­go pa­rez­ca te­ner sen­ti­do. La tec­no­lo­gía ha cam­bia­do el so­por­te de la fa­mo­sa página en blan­co, pe­ro no ha eli­mi­na­do el te­rror que sus­ci­ta ni el es­fuer­zo que ha­ce fal­ta pa­ra aco­me­ter­la. Por lo de­más, al que se echa a los ca­mi­nos la vi­da le ofre­ce re­cor­da­to­rios de su in­sig­ni­fi­can­cia.”

El es­cri­tor ca­ta­lán Eduar­do Men­do­za se di­ri­ge al atril, don­de le­yó su dis­cur­so de acep­ta­ción del Pre­mio Cer­van­tes; en la ima­gen de la de­re­cha, el au­tor de La ver­dad so­bre el ca­so Sa­vol­ta, du­ran­te su alo­cu­ción ■ Fotos Afp

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.