PENULTIMÁTUM

Es­pa­ña: lai­ci­dad y fe

La Jornada - - CULTURA -

uran­te Se­ma­na San­ta, en Es­pa­ña la je­rar­quía ca­tó­li­ca de ese país y las de­no­mi­na­das co­fra­días, sa­can de las igle­sias es­cul­tu­ras de la vir­gen Ma­ría y de cris­tos san­gran­tes y las lle­van en so­lem­nes pro­ce­sio­nes por las ca­lles prin­ci­pa­les de va­rias ciu­da­des. Es una tra­di­ción que con­gre­ga a mi­les de cre­yen­tes y tu­ris­tas. Es­cri­to­res y po­lí­ti­cos han cri­ti­ca­do que en un Es­ta­do lai­co co­mo es Es­pa­ña sus au­to­ri­da­des apo­yen es­tos ac­tos re­li­gio­sos que pa­ra­li­zan los cen­tros his­tó­ri­cos de im­por­tan­tes ur­bes. Y por­que los in­te­gran­tes de algunas co­fra­días uti­li­zan ves­ti­men­tas se­me­jan­tes a la del Ku Klux Klan. El 4 de abril y el pri­me­ro de ma­yo de 2014, afi­lia­dos a la Con­fe­de­ra­ción Ge­ne­ral del Tra­ba­jo de An­da­lu­cía (CGT) y al­gu­nos gru­pos fe­mi­nis­tas rea­li­za­ron en Se­vi­lla la ‘‘Pro­ce­sión del san­tí­si­mo co­ño in­su­mi­so y del san­to en­tie­rro de los de­re­chos la­bo­ra­les”, pa­ra pro­tes­tar con­tra la ho­mo­fo­bia, la ley del abor­to y por ‘‘cues­tio­nes de gé­ne­ro”, pues una mu­jer ha­bía si­do des­pe­di­da in­jus­ta­men­te de su em­pleo. La Aso­cia­ción de Abo­ga­dos Cris­tia­nos lle­vó el asun­to an­te la jus­ti­cia por, pre­sun­ta­men­te, he­rir los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos. Acu­sa­ron de or­ga­ni­zar las pro­ce­sio­nes a dos di­ri­gen­tes de la CGT y los cul­pa­ron de ‘‘re­crear pro­ce­sio­nes de Se­ma­na San­ta, es­ce­ni­fi­ca­das en tono de bur­la”, to­do ello ‘‘a rit­mo de tam­bo­ra­da’’ y pre­si­di­da por el ‘‘pa­so” de una va­gi­na de plás­ti­co de 2 me­tros de al­tu­ra a mo­do de Vir­gen, por­ta­da en ‘‘an­das” por tres mu­je­res. Los acu­sa­dos ne­ga­ron ha­ber pro­fe­ri­do ‘‘in­sul­tos o hu­mi­lla­cio­nes ha­cia la Igle­sia”. Y que la in­men­sa va­gi­na no ‘‘si­mu­la­ba un ‘pa­so’ de Se­ma­na San­ta ni nin­gún sím­bo­lo re­li­gio­so”: fue idea de gru­pos fe­mi­nis­tas que se unie­ron a las ma­ni­fes­ta­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res. El de­fen­sor de los sin­di­ca­lis­tas ex­pre­só su asom­bro por­que la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos uti­li­za­ba el ca­so en un in­ten­to de ‘‘cri­mi­na­li­zar la li­ber­tad sin­di­cal y la de ex­pre­sión y en­ga­ñar a la opi­nión pú­bli­ca y a la ciu­da­da­nía de Se­vi­lla en la que la re­li­gio­si­dad po­pu­lar es­tá tan arrai­ga­da”. So­li­ci­tó por ello ar­chi­var la de­nun­cia. La juez que la ana­li­zó no vio de­li­to gra­ve en lo acon­te­ci­do, pe­ro la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos Cris­tia­nos lle­vó su de­man­da a la Au­dien­cia de An­da­lu­cía. Es­ta aca­ba de exi­mir de cul­pa a los lí­de­res sin­di­ca­les. No así a las tres mu­je­res que car­ga­ron la in­men­sa va­gi­na. Las acu­sa de que, am­pa­ra­das en la li­ber­tad de ex­pre­sión, ‘‘hi­cie­ron es­car­nio al dog­ma de la san­ti­dad y vir­gi­ni­dad de la Vir­gen Ma­ría” al pro­fe­rir fra­ses co­mo ‘‘La Vir­gen Ma­ría tam­bién abor­ta­ría”. Y or­de­nó a la juez re­abrir el jui­cio. En con­tras­te, la mi­nis­tra de De­fen­sa de la Es­pa­ña lai­ca de­cre­tó la se­ma­na pa­sa­da que las ban­de­ras de to­dos los cuar­te­les on­dea­ran a me­dia as­ta, ‘‘en­tre el Jueves San­to y el Do­min­go de Re­su­rrec­ción, co­mo se­ñal de due­lo por la muer­te de Cris­to”. n pe­que­ño país se ha per­mi­ti­do ame­na­zar al te­rri­to­rio es­ta­du­ni­den­se con mi­si­les ató­mi­cos in­ter­con­ti­nen­ta­les. La de­ter­mi­na­ción de Co­rea del Nor­te y el lí­der Kim Jong-un de do­tar­se de esa cla­se de ar­mas es con­se­cuen­cia de las ac­cio­nes de Washington en otros paí­ses co­mo Af­ga­nis­tán o Irak. Do­nald Trump más rá­pi­do que ve­loz con­tes­tó y subió de tono en su de­fen­sa del im­pe­rio ac­tual. Con­tra­rré­pli­ca de Co­rea del Nor­te: ‘‘es­tá lis­ta pa­ra reac­cio­nar a cual­quier ti­po de gue­rra que Es­ta­dos Uni­dos desee”. ‘‘La cual ten­drá la más du­ra reac­ción con­tra los pro­vo­ca­do­res”.

An­te la ame­na­za de una Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial –las gue­rras sue­len ini­ciar­se con bra­va­tas– el mun­do ex­pe­ri­men­ta una es­pe­cie de pa­ra­noia co­lec­ti­va. Si bien hay ele­men­tos de reali­dad en el ex­te­rior, és­tos se po­ten­cian y se mag­ni­fi­can al en­tre­te­jer­se con fan­ta­sías per­se­cu­to­rias (cons­cien­tes e in­cons­cien­tes) e ideas de­li­ran­tes que pue­den con­du­cir, de­pen­dien­do de ca­da es­truc­tu­ra de per­so­na­li­dad, a los ac­tos más irra­cio­na­les en un in­ten­to de do­mi­nar la an­gus­tia que lle­ga a ni­ve­les ex­tre­mos. La par­te más ar­cai­ca, más regresiva y más des­or­ga­ni­za­da del in­di­vi­duo aflo­ra y los me­ca­nis­mos ha­bi­tua­les de de­fen­sa re­sul­tan in­su­fi­cien­tes pa­ra man­te­ner el equi­li­brio sí­qui­co.

La gue­rra ver­bal ac­tual nos mues­tra un abe­rran­te rom­pe­ca­be­zas don­de se ven im­pli­ca­dos pro­ble­mas ra­cia­les, eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos, re­li­gio­sos, co­je­ras y erro­res his­tó­ri­cos, de­sigual­dad y re­sen­ti­mien­tos an­ces­tra­les don­de la ra­zón y el va­lor de la vi­da hu­ma­na pa­re­cie­ran si­tuar­se en el mar­gen, al mar­gen en las fron­te­ras, en el exi­lio, en la no per­te­nen­cia, en el no ha lu­gar de la ley, en la frag­men­ta­ción.

In­fra­mun­do en el que los fan­tas­mas dan­zan en in­ce­san­te ca­rru­sel de es­ce­nas gro­tes­cas reales y fan­ta­sea­das, don­de el pá­ni­co es el afec­to pre­do­mi­nan­te y la pa­ra­noia nu­bla la ra­zón, don­de la muer­te, las pér­di­das y los due­los no dan tre­gua. Allí don­de la pa­la­bra y la ne­go­cia­ción es­tán au­sen­tes, don­de la om­ni­po­ten­cia y la ra­bia cie­ga con­du­cen a la sed de ven­gan­za y el su­je­to que­da con­de­na­do al si­len­cio. In­di­vi­duos que al ser vio­len­ta­men­te si­len­cia­dos, si so­bre­vi­ven a la ma­sa­cre y a la des­truc­ción, se con­ver­ti­rán en re­sen­ti­dos que in­ten­ta­rán in­fli­gir al otro la ra­bia y la vio­len­cia de la que fue­ron víc­ti­mas.

Las imá­ge­nes que pre­sen­cia­mos día con día nos mues­tran el ru­gi­do y el es­truen­do de la es­pe­luz­nan­te ma­qui­na­ria de la gue­rra, que si­len­cian los gri­tos acom­pa­ña­dos de ecos te­rro­rí­fi­cos cu­yo ori­gen, sin ori­gen, emer­ge de la oque­dad, del va­cío, de la in­jus­ti­cia so­cial y de la muer­te. Mas­ca­ra­da de do­lor y des­en­cuen­tro, es­ce­na­rio del te­rror sin nom­bre. Due­los ne­gros. El im­pe­rio de la ti­ra­nía y la fuer­za, del des­pre­cio por el otro, y la im­po­si­ción de la fuer­za. Fuer­za ali­men­ta­da des­de la par­te más irra­cio­nal y más os­cu­ra del hom­bre que, sus­ten­ta­da des­de el po­der, in­ten­ta sos­te­ner­se apun­ta­la­da con las peo­res ma­ñas de la an­ti­güe­dad y los más so­fis­ti­ca­dos ar­ti­lu­gios mo­der­nos.

Tec­no­lo­gía de ex­tre­ma so­fis­ti­ca­ción es­con­de el peor fra­ca­so de la hu­ma­ni­dad. Tras si­glos de ‘‘apa­ren­te” pro­gre­so y ci­vi­li­za- ción, la ‘‘gran al­dea glo­bal” es una gro­tes­ca neo­rre­pre­sen­ta­ción de la hor­da pri­mor­dial, don­de los ins­tin­tos más pri­mi­ti­vos aflo­ran a la me­nor pro­vo­ca­ción y lo más pre­ca­rio y os­cu­ro del ser apa­re­ce arro­pa­do ba­jo la fa­la­cia del desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y un hue­co dis­cur­so de bús­que­da de la paz mun­dial que ca­da vez pa­re­ce más le­ja­na e ilu­so­ria.

El pa­ri­sino Tea­tro Na­cio­nal de la Opé­ra Co­mi­que, que fue ce­rra­do en ju­lio de 2015 con la fi­na­li­dad de re­mo­zar al­gu­nos de sus es­pa­cios em­ble­má­ti­cos, me­dian­te la com­bi­na­ción de pro­pues­tas téc­ni­cas in­no­va­do­ras y te­nien­do en cuen­ta sus ne­ce­si­da­des fun­cio­na­les, re­abre sus puer­tas al pú­bli­co. Los tra­ba­jos se desa­rro­lla­ron en las sa­las Fa­vart y Bi­zet, así co­mo en la en­tra­da, en­tre otras áreas. El pre­su­pues­to pa­ra es­ta fa­se, la úl­ti­ma, as­cen­dió a 16 mi­llo­nes 933 mil eu­ros. En la ima­gen, de­ta­lle de una co­lum­na del re­cin­to ■ Foto Afp

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.