Es­tre­nan en Tri­be­ca do­cu­men­tal so­bre la vi­da del mag­na­te de la mú­si­ca Clive Da­vis

La Jornada - - ESPECTÁCULOS - AP NUE­VA YORK.

Clive Da­vis ce­le­bró su le­ga­do con el es­treno de un do­cu­men­tal so­bre su vi­da, y las ac­tua­cio­nes de al­gu­nos ar­tis­tas a los que ayu­dó a lle­gar a ser íco­nos, du­ran­te la no­che inau­gu­ral del Fes­ti­val de Ci­ne de Tri­be­ca.

Da­vis, de 85 años, afir­mó que era un sue­ño he­cho reali­dad es­tre­nar Clive Da­vis: The Sound­track of Our Li­ves en el Ra­dio City Music Hall, pues cre­ció en Brooklyn y no vi­si­tó Man­hat­tan has­ta los 13 años.

El mag­na­te de la mú­si­ca fue to­do son­ri­sas en el ac­to del miér­co­les por la no­che, mien­tras lu­mi­na­rias, co­mo Aret­ha Fran­klin, Carly Si­mon, Barry Ma­ni­low y Earth, Wind & Fi­re, subían al es­ce­na­rio a ren­dir­le ho­me­na­je.

“To­dos es­tán fres­cos por no ha­ber can­ta­do en la ce­re­mo­nia de in­ves­ti­du­ra”, afir­mó Ro­bert De Ni­ro, co­fun­da­dor del fes­ti­val, an­tes de que co­men­za­ra la cin­ta, pro­vo­can­do ri­sas y aplau­sos del pú­bli­co.

Jen­ni­fer Hud­son ba­jó del es­ce­na­rio pa­ra bai­lar con el pú­bli- co, mien­tras in­ter­pre­ta­ba el clá­si­co de Whit­ney Hous­ton I Wan­na Dan­ce With So­me­body.

“¿Dón­de es­tá Clive?”, gri­tó la can­tan­te, y Da­vis re­ci­bió ví­to­res de la mul­ti­tud cuan­do se pu­so a bai­lar.

Cuan­do Fran­klin, quien ce­rró el es­pec­tácu­lo, in­ter­pre­tó Na­tu­ral Wo­man, se­ña­ló a Da­vis y cantó en in­glés “él me ha­ce sen­tir”, en lu­gar de “tú me ha­ces sen­tir, co­mo una mu­jer na­tu­ral”. Tam­bién ca­li­fi­có a su co­la­bo­ra­dor de años co­mo “lí­der” y “hu­ma­ni­ta­rio”.

Otros com­par­tie­ron el mis­mo sen­tir en la pan­ta­lla. The Sound­track of Our Li­ves, di­ri­gi­do por Ch­ris Per­kel, es una mirada a la vi­da personal y pro­fe­sio­nal de Da­vis, quien per­dió a sus pa­dres mien­tras cur­sa­ba es­tu­dios de pre­gra­do en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York y que lue­go asis­tió a la es- cue­la de le­yes de Har­vard. Des­pués de tra­ba­jar co­mo abo­ga­do pa­ra Co­lum­bia Re­cords, fue pro­mo­vi­do a pre­si­den­te en 1967, pe­se a que en­ton­ces no desea­ba una ca­rre­ra en la mú­si­ca.

“No te­nía no­ción de que la mú­si­ca se­ría la pa­sión de mi vi­da”, afir­mó Da­vis en una en­tre­vis­ta el mar­tes des­de su ofi­ci­na en el nue­vo edi­fi­cio de Sony, en Man­hat­tan. “No te­nía di­ne­ro cuan­do mis pa­dres mu­rie­ron, así que ter­mi­né mis es­tu­dios con be­cas. Iba a ser abo­ga­do”.

Di­jo que ver el do­cu­men­tal le re­sul­tó al­go di­fí­cil, en es­pe­cial las es­ce­nas con Hous­ton, quien mu­rió en 2012.

“Fue muy emo­ti­vo ver que los ar­tis­tas con los que tra­ba­jé ha­ce 20, 30, 40 años tie­nen los mis­mos re­cuer­dos ví­vi­dos de có­mo nos re­la­cio­ná­ba­mos, en lo que tra­ba­ja­mos y los asun­tos que sur­gie­ron”, pre­ci­só. “Cier­ta­men­te ofre­ce un re­tra­to muy con­vin­cen­te de la re­la­ción que tu­ve con Whit­ney Hous­ton y por su­pues­to que eso tie­ne un im­pac­to emo­cio­nal, ade­más de que mues­tra la­dos de ella que na­die ha­bía vis­to an­tes”.

El ac­tor Ro­bert De Ni­ro acom­pa­ña­do de su es­po­sa, Gra­ce High­to­wer, en la aper­tu­ra del fes­ti­val de ci­ne en Nue­va York ■ Foto Xin­hua

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.