Ni ma­chis­mo ni crí­ti­cas pa­ra­rán el ba­lón de las mu­je­res: Ma­ri­gol

■ “Mi vi­da es el fut­bol, na­cí pa­ra es­to y sim­ple­men­te no pue­do de­jar­lo”, afir­ma la nue­va au­xi­liar en el Tri fe­me­nil Sub 17 ■ Siem­pre di­je que que­ría se­guir li­ga­da a es­te de­por­te, ase­gu­ra Do­mín­guez

La Jornada - - ESPECTÁCULOS - KARLA TO­RRI­JOS

Maribel Do­mín­guez tie­ne un bri­llo es­pe­cial en su mirada. En su ros­tro se re­fle­ja la fe­li­ci­dad que la em­bar­ga, pues es­tá a pun­to de cum­plir otro de sus ob­je­ti­vos den­tro su ca­rre­ra fut­bo­lís­ti­ca: for­mar par­te del cuer­po téc­ni­co de un equi­po fe­me­nil.

La ex ju­ga­do­ra de­bu­ta­rá co­mo au­xi­liar téc­ni­ca en la se­lec­ción fe­me­nil me­xi­ca­na Sub 17, co­man­da­da por Ch­ris­top­her Cué­llar, la cual par­ti­ci­pa­rá a par­tir del pró­xi­mo 24 de abril en el Tor­neo de las Na­cio­nes Gra­dis­ca 2017, que se efec­tua­rá en Ita­lia.

“¡Es­toy muy con­ten­ta, so­bre to­do mo­ti­va­dí­si­ma! Es una nue­va ex­pe­rien­cia, al­go que yo bus­ca­ba des­pués de es­tar den­tro de la can­cha co­mo ju­ga­do­ra. Siem­pre di­je que que­ría se­guir li­ga­da a es­te de­por­te y és­ta es la opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer­lo, es­toy muy agra­de­ci­da por la con­fian­za que me die­ron. Mi vi­da es el fut­bol, na­cí pa­ra es­to y sim­ple­men­te no pue­do de­jar­lo”, ex­pre­só con la ilu­sión a flor de piel.

Si bien el de­seo de la ex fut­bo­lis­ta de 38 años es ser en­tre­na­do­ra de un equi­po, ase­gu­ró que fun­gir co­mo au­xi­liar téc­ni­ca es el pri­mer pa­so pa­ra cum­plir su gran sue­ño.

“Va­lo­ro mu­cho es­ta opor­tu­ni­dad, ten­go la po­si­bi­li­dad de apren­der y pre­pa­rar­me pa­ra lo­grar uno de mis ma­yo­res ob­je­ti­vos. Por aho­ra ten­go que ab­sor­ber to­do el co­no­ci­mien­to que pue­da y sé que pos­te­rior­men­te ven­drán otras op­cio­nes, tal vez en al­gún equi­po me­xi­cano.

“Por el mo­men­to lo más im­por­tan­te es lle­var el es­cu­do de la se­lec­ción na­cio­nal, es­ta ca­mi­se­ta re­pre­sen­ta mu­cho pa­ra mí, quie­ro con­cen­trar­me en ello, rea­li­zar­me co­mo di­rec­to­ra téc­ni­ca aquí. Oja­lá al­gún día pue­da ser en­tre­na­do­ra del Tri ma­yor, pe­ro pa­ra eso hay que pre­pa­rar­se mu­cho y en eso es­ta­mos”, es­ta­ble­ció quien es con­si­de­ra­da la ma­yor ex­po­nen­te del fut­bol fe­me­nil en el país.

Com­par­tir ex­pe­rien­cias

Aun­que po­dría pen­sar­se que su acer­ca­mien­to con la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na de Fut­bol su­ce­dió a par­tir de la sa­li­da de Leo­nar­do Cué­llar de la di­rec­ción téc­ni­ca de las selecciones fe­me­ni­les, por el dis­tan­cia­mien­to que tu­vie­ron en al­gún tiem­po, la ex de­lan­te­ra, con­si­de­ra­da por la FIFA la sex­ta me­jor ju­ga­do­ra de 2006, re­cha­zó esa ver­sión.

“No, pa­ra na­da, fue to­do lo con­tra­rio. Cuan­do él es­ta­ba aquí, an­tes del preo­lím­pi­co, ya ha­bía pla­ti­ca­do con­mi­go de que iba a ha­ber algunas tran­si­cio­nes, me pi­dió que brin­da­ra un po­co más de apo­yo en cues­tión de di­rec­ción, asu­mir un ma­yor li­de­raz­go, com­par­tir mis ex­pe­rien­cias con las mu­cha­chas, to­do ese ti­po de co­sas me La ex ju­ga­do­ra del Bar­ce­lo­na es­tá fe­liz de con­cre­tar otro de los sue­ños de su ca­rre­ra ayu­da­ron y es­toy muy agra­de­ci­da con él. Pien­so que el le­ga­do que de­jó lo de­be­mos ha­cer igual o me­jor, ese es el ob­je­ti­vo”, co­men­tó.

Pe­se a que es­tá emo­cio­na­da por vi­vir es­ta nue­va ex­pe­rien­cia, Ma­ri­gol re­co­no­ció que le gus­ta­ría que re­gre­sa­ra el tiem­po pa­ra po­der ju­gar en un club me­xi­cano, co­mo po­drán ha­cer­lo pró­xi­ma­men­te cien­tos de jo­ven­ci­tas cuan­do arran­que la li­ga pro­fe­sio­nal de fut­bol fe­me­nil en el país.

“¡¿Por­qué no la hi­cie­ron ha­ce unos cin­co años?! Hu­bie­ra po­di- do ju­gar en Mé­xi­co. Yo tu­ve que emi­grar a Es­pa­ña y a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra po­der desa­rro­llar mi ca­rre­ra, por­que aquí no ha­bía dón­de ha­cer­lo.

“En mis tiem­pos exis­tían equi­pos ama­teurs, pe­ro el ni­vel no es el mis­mo. En par­te agra­dez­co ha­ber­me ido, pues eso me dio mu­cha ex­pe­rien­cia y es la que tra­ta­ré de trans­mi­tir aho­ra a la se­lec­ción”, ase­ve­ró en en­tre­vis­ta con La Jor­na­da.

En­tre ri­sas, la ex ju­ga­do­ra del Bar­ce­lo­na con­fe­só que cuan­do es­cu­chó lo de la li­ga fe­me­nil lo pri­me­ro que pen­só fue: “¡yo quie­ro ju­gar!, por­que to­da­vía pue­do ha­cer­lo, es­toy y me sien­to fí­si­ca­men­te bien, pe­ro no qui­se por­que ya mis ob­je­ti­vos eran otros”.

Aun­que se mos­tró en­tu­sias­ma­da por el ini­cio de la li­ga pa­ra mu­je­res, Ma­ri­gol ad­mi­tió que se­rá un po­co di­fí­cil su acep­ta­ción en el país de­bi­do a la dis­cri­mi­na­ción que aún exis­te ha­cia las mu­je­res, so­bre to­do ha­cia las que desem­pe­ñan una ac­ti­vi­dad que sue­le ser con­si­de­ra­da só­lo pa­ra hom­bres, co­mo es el fut­bol; no obs­tan­te, con­fió en que pron­to ten­drá mu­chos adep­tos.

“Sí, es­ta­mos en un país don­de to­da­vía se ven es­te ti­po de con­duc­tas, pe­ro es­toy se­gu­ra de que ni el ma­chis­mo ni las crí­ti­cas ni na­da... po­drán de­te­ner es­te ba­lón que ya pu­si­mos a ro­dar las mu­je­res fut­bo­lis­tas del país.

“Aun­que me pa­re­ce que ac­tual­men­te esa ac­ti­tud ya no se da tan­to, al me­nos no co­mo en mis ini­cios, don­de sí era ma­chis­mo al cien­to por cien­to, pues no po­dían ver a una ni­ña en la can­cha. Hoy día es di­fe­ren­te, ya has­ta los pa­pás es­tán en los cam­pos vien­do a sus pe­que­ñas, y eso es muy bo­ni­to. Creo que es­ta­mos cam­bian­do esa página, y hay que se­guir­lo ha­cien­do has­ta que to­da la li­bre­ta es­té al re­vés”, sos­tu­vo.

Suel­dos y be­cas

Apun­tó que aun­que las ju­ga­do­ras me­xi­ca­nas que mi­li­ten en la li­ga po­drán re­ci­bir un suel­do por su tra­ba­jo, és­te no se­rá igual al de los va­ro­nes, “al me­nos en el cor­to pla­zo”; sin em­bar­go, sub­ra­yó que po­drán ob­te­ner otros be­ne­fi­cios, co­mo be­cas aca­dé­mi­cas.

“Creo que por aho­ra lo eco­nó­mi­co es lo que me­nos les de­be im­por­tar a las chi­cas. Una de las ven­ta­jas que po­drán te­ner es que mu­chos equi­pos las ayu­da­rán con be­cas uni­ver­si­ta­rias, y es­to les da­rá otras po­si­bi­li­da­des, pues ade­más de prac­ti­car es­te de­por­te po­drán pre­pa­rar­se pro­fe­sio­nal­men­te, y eso es in­va­lua­ble.

“El di­ne­ro ven­drá des­pués. Yo pue­do de­cir que sí se pue­de vi­vir del fut­bol, ya lo com­pro­bé, tu­ve la opor­tu­ni­dad de te­ner bue­nos apo­yos cuan­do ju­gué en otras li­gas, ob­via­men­te los suel­dos no se com­pa­ran con los de los hom­bres, pe­ro creo que en un fu­tu­ro sí po­drán ser al me­nos muy pa­re­ci­dos, ¿por qué no?”, in­di­có.

Foto Jam Me­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.