MÉ­XI­CO SA

◗ La “con­fian­za” de La­gar­de Hai­tí cre­ce más que Mé­xi­co ◗ Trump y los “de­seo­sos”

La Jornada - - CINES - CAR­LOS FER­NÁN­DEZ-VE­GA

l Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal dio el es­pal­da­ra­zo al go­bierno pe­ña­nie­tis­ta, por­que “con­fía en la for­ta­le­za de los fun­da­men­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos de Mé­xi­co pa­ra man­te­ner la lí­nea de cré­di­to fle­xi­ble (88 mil mi­llo­nes de dó­la­res), pe­se a re­tos in­ter­nos y el en­torno ex­terno que afron­ta el país sa­tis­fa­ce los re­que­ri­mien­tos”, se­gún la di­rec­to­ra ge­ren­te Cris­ti­na La­gar­de. La no­ti­cia es bue­na pa­ra Los Pi­nos, pe­ro no tan­to pa­ra los que pa­gan la fac­tu­ra, por­que la lec­tu­ra co­rrec­ta de las pa­la­bras de la se­ño­ra fon­do­mo­ne­ta­ris­ta es que el go­bierno de EPN no de­ja­rá de pa­gar un so­lo cen­ta­vo de los in­tere­ses ge­ne­ra­dos por la vo­lu­mi­no­sa deu­da con­tra­ta­da, aun­que pa­ra ello de­ba sa­cri­fi­car, aún más, el bie­nes­tar de los mexicanos. Des­de lue­go que el FMI no tie­ne de dón­de aga­rrar­se pa­ra “con­fiar” en la “so­li­dez” me­xi­ca­na, por­que de tiem­po atrás su economía cre­ce me­nos que la de Hai­tí. De he­cho, se­gún la es­ta­dís­ti­ca de la Ce­pal, en el pa­sa­do cua­trie­nio la de Mé­xi­co “avan­zó” a un rit­mo anual pro­me­dio de 1.9 por cien­to con­tra 2.7 por cien­to de la na­ción ca­ri­be­ña. Eso sí, en nin­gún mo­men­to nues­tro país ha de­ja­do de de­po­si­tar a los acreedores, y esa es la úni­ca “con­fian­za” que el Fon­do le tie­ne al go­bierno de EPN. Y si en al­gún mo­men­to se ato­ra, allí es­tá la lí­nea de cré­di­to fle­xi­ble, ne­go­cia­da en 2009, du­ran­te el cal­de­ro­na­to. El úl­ti­mo cua­trie­nio –co­mo des­de ha­ce tres dé­ca­das y me­dia– la economía me­xi­ca­na se man­tie­ne en la par­te más baja de la iner­cia. En ese pe­rio­do la pa­ra­gua­ya y la de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na han cre­ci­do a un rit­mo anual pro­me­dio de 6.4 por cien­to; la pa­na­me­ña 5.9, la bo­li­via­na 5.3 y la ni­ca­ra­güen­se 4.7. La de Mé­xi­co a du­ras pe­nas 1.9 por cien­to, el mis­mo pro­me­dio que en el cal­de­ro­na­to e idén­ti­ca pro­por­ción a la “dé­ca­da per­di­da” de los 80. En­ton­ces, pa­ra efec­tos prác­ti­cos, la “con­fian­za” de la se­ño­ra La­gar­de no sir­va pa­ra na­da, pe­ro de mu­cho pa­ra ga­ran­ti­zar que Mé­xi­co no de­ja­rá de en­deu­dar­se pa­ra pa­gar su deu­da, y po­lí­ti­ca­men­te el in­qui­lino de Los Pi­nos apro­ve­cha el ce­bo­lla­zo. En vía de mien­tras, hoy ini­cian en la ca­pi­tal es­ta­du­ni­den­se las “reunio­nes de pri­ma­ve­ra” del pro­pio Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y el Ban­co Mun­dial, y en ese con­tex­to es­te úl­ti­mo di­vul­gó su más re­cien­te balance so­bre nues­tra re­gión (Con­tra vien­to y ma­rea: po­lí­ti­ca fis­cal en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be en una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca), del que se to­man los si­guien­tes pa­sa­jes. Va, pues. Los ana­lis­tas de mer­ca­do es­pe­ran que en 2017 la re­gión de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be crez­ca al­re­de­dor de 1.5 por cien­to, y 2.5 en 2018. La des­ace­le­ra­ción que tu­vo lu­gar des­de 2011 (así co­mo la con­trac­ción de los úl­ti­mos dos años) fue im­pul­sa­da por el desem­pe­ño de algunas de las gran­des eco­no­mías de Amé­ri­ca del Sur (en par­ti­cu­lar Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Ve­ne­zue­la). Bra­sil re­gis­tró su se­gun­do año con­se­cu­ti­vo de cre­ci­mien­to ne­ga­ti­vo (3.8 por cien­to en 2015 y -3.6 en 2016) y el PIB ve­ne­zo­lano se con­tra­jo un im­pac- por cien­to del PIB de ese año, com­pa­ra­do con el 33 por cien­to pa­ra Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca. Mien­tras es­ta su­bre­gión de­pen­dió mu­cho más del en­deu­da­mien­to co­mo fuen­te de fi­nan­cia­mien­to, las na­cio­nes su­re­ñas pu­die­ron con­tar con ma­yo­res in­gre­sos, ge­ne­ra­dos por una com­bi­na­ción de cre­ci­mien­to y ta­sas al­go más al­tas de re­cau­da­ción. Am­bas su­bre­gio­nes man­tu­vie­ron una tra­yec­to­ria fis­cal muy di­fe­ren­te des­de 2000, pues pa­ra prin­ci­pios de 2017 se en­con­tra­ban con re­tos fis­ca­les pa­re­ci­dos: dé­fi­cit fis­cal ele­va­do y un al­to ni­vel de en­deu­da­mien­to, con la pers­pec­ti­va de te­ner que re­cu­rrir a re­cor­tes fis­ca­les adi­cio­na­les en me­dio de un cre­ci­mien­to ba­jo (par­ti­cu­lar­men­te en las na­cio­nes del sur) y po­lí­ti­cas in­cier­tas (so­bre to­do en Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca). La evi­den­cia apun­ta a que, en ge­ne­ral, la po­lí­ti­ca fis­cal de los paí­ses en desa­rro­llo –y Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be en par­ti­cu­lar– ha si­do pro cí­cli­ca (El Sal­va­dor es la ex­cep­ción). En otras pa­la­bras, la po­lí­ti­ca fis­cal nor­mal­men­te ha si­do ex­pan­si­va en los mo­men­tos bue­nos, y con­trac­ti­va en los ma­los. De ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, és­to es exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que ocu­rre en los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos, don­de la po­lí­ti­ca fis­cal ca­si siem­pre ha si­do con­tra cí­cli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.