PAN...

Del ár­bol enemi­go

La Jornada - - CULTURA - YURIRIA ITU­RRIA­GA

éxi­co fir­mó el Acuer­do de Pa­rís de 2015 so­bre cam­bio cli­má­ti­co y, al me­nos has­ta la fe­cha, no ha se­gui­do al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, en des­co­no­cer es­te re­le­van­te tra­ta­do con­tra el ca­len­ta­mien­to glo­bal. Sin em­bar­go, las prác­ti­cas reales del go­bierno me­xi­cano, en to­dos sus ni­ve­les y, pues­to que los go­bier­nos es­tán com­pues­tos por quie­nes an­tes de te­ner po­der son ciu­da­da­nos co­mu­nes, per­mi­ti­rían ge­ne­ra­li­zar que los me­xi­ca­nos (sal­vo los pue­blos ori­gi­na­rios y cam­pe­si­nos tra­di­cio­na­les, apo­ya­dos por sec­to­res com­pro­me­ti­dos de la ciu­da­da­nía) de­cla­ra­ron ya ha­ce mu­cho ser in­com­pa­ti­bles con la na­tu­ra­le­za, que com­pren­de a los se­res hu­ma­nos y, por en­de, al pró­ji­mo. La prue­ba de es­ta in­com­pa­ti­bi­li­dad es­tá en una so­cie­dad di­vi­di­da en­tre quie­nes, por un la­do, go­zan de un en­ri­que­ci­mien­to ma­te­rial im­pa­ra­ble y a ve­ces in­con­men­su­ra­ble y, del otro, la creciente po­bla­ción a quien se le van arran­can­do to­dos sus re­cur­sos ma­te­ria­les y es­pi­ri­tua­les. Bas­te ejem­pli­fi­car es­to úl­ti­mo con la in­hu­ma­ni­dad mos­tra­da en las des­apa­ri­cio­nes, for­za­das por el Es­ta­do o el cri­men, que ter­mi­nan no só­lo en ho­mi­ci­dios sino en ho­gue­ras o des­ta­za­mien­tos cor­po­ra­les, sin ha­blar ya del so­me­ti- mien­to de hom­bres, mu­je­res y ni­ños a es­cla­vi­tud la­bo­ral o se­xual, prác­ti­cas que su­pe­ran las gue­rras en­tre los pue­blos lla­ma­dos in­ci­vi­li­za­dos. Pe­ro hay tam­bién otros ejem­plos de in­com­pa­ti­bi­li­dad, me­nos in­me­dia­ta­men­te es­pe­luz­nan­tes aun­que de ma­yor im­pac­to pa­ra la so­cie­dad pre­sen­te y fu­tu­ra, co­mo es el tra­to de enemi­ga que se da a la na­tu­ra­le­za en ge­ne­ral y, en par­ti­cu­lar en la Ciu­dad de Mé­xi­co a los ár­bo­les, pues, aun­que exis­tan le­yes que prohí­ben cor­tar un ár­bol en pro­pie­dad pri­va­da, sal­vo por pla­ga con­ta­mi­nan­te o re­pre­sen­tar un pe­li­gro pa­ra su en­torno cer­cano, son le­yes cu­yo pre­cio sue­le ser ase­qui­ble pa­ra des­fo­res­tar el pro­pio jar­dín. En cuan­to a los ár­bo­les del es­pa­cio pú­bli­co, que de tan­to en tan­to las au­to­ri­da­des siem­bran sin co­no­cer­los, se vuel­ven in­vi­si­bles pa­ra ellas has­ta que los ta­lan en fa­vor de desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios y se asom­bran de que ha­ya quien los de­fien­da, o bien du­ran­te la es­ta­ción de llu­vias, cuan­do caen ra­mas o se pro­du­cen im­pre­sio­nan­tes des­arrai­gos de be­llos ejem­pla­res aún sa­nos. Pe­ro no son el agua to­rren­cial ni los vien­tos, los cul­pa­bles. Son los se­res hu- ma­nos que no sa­ben cuidar sus ár­bo­les, em­pe­zan­do por quie­nes tie­nen el po­der en la ca­pi­tal que, por mu­chos se­cre­ta­rios de Me­dio Am­bien­te que pa­sen, nin­guno ha con­si­de­ra­do prio­ri­ta­rio o, peor aún, ha ig­no­ra­do la im­por­tan­cia de es­ta­ble­cer nor­mas pa­ra los ár­bo­les pú­bli­cos, nor­mas es­ta­ble­ci­das con in­te­li­gen­cia, sen­ti­do co­mún y la hu­mil­dad de la ig­no­ran­cia que el go­bierno pa­de­ce so­bre esos se­res que nos pro­veen del vi­tal oxí­geno en­tre otras in­va­lua­bles cua­li­da­des. Si no fue­ra así, no ve­ría­mos to­dos los días obre­ros del sec­tor pú­bli­co o apro­ba­dos por és­te, cor­tar sal­va­je­men­te de un so­lo la­do las ra­mas de ár­bo­les mag­ní­fi­cos, de­ján­do­los des­equi­li­bra­dos a mer­ced de los vien­tos, o ase­rrar parte de las raí­ces pa­ra arre­glar ban­que­tas aho­gan­do los tron­cos. Pe­ro la au­to­ri­dad lo­cal cree sa­tis­fa­cer a los ve­ci­nos (po­ten­cia­les elec­to­res) sa­cri­fi­can­do ár­bo­les de 50 o más años, co­mo si es­cu­cha­ra el cla­mor de ¡tí­ren­lo, por­que ta­pa mis ven­ta­nas, en­su­cia de ho­jas mi pa­tio, se nos va a caer en­ci­ma en las pró­xi­mas llu­vias, no po­de­mos ca­mi­nar so­bre las ace­ras le­van­ta­das! Sin em­bar­go, es­te en­sa­ña­mien­to ci­vil po­dría ha­ber si­do anu­la­do ha­ce tiem­po,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.