PUN­TOS

◗ Re­cuer­dos Em­pre­sa­rios (LXI)

La Jornada - - ESPECTÁCULOS -

udo ser, pe­ro… Don Fer­mín Espinosa Sau­ce­do Ar­mi­lli­ta chi­co, quien, se­gún mi muy per­so­nal pun­to de vis­ta, reunía to­do pa­ra ser un es­tu­pen­do em­pre­sa­rio, ya que hu­bie­ra po­di­do li­diar con su sen­sa­cio­nal maes­tría a to­das las “fuer­zas vi­vas”, no pu­do so­por­tar que “tras bam­ba­li­nas” le se­ña­la­ran los pa­sos a se­guir, así que por un buen tiem­po el pues­to es­tu­vo vacante, cre­yen­do los alle­ga­dos al li­cen­cia­do Bai­lle­res que ellos po­drían re­gir los des­ti­nos de la pla­za más gran­de del mun­do, co­mo lo ha­cían a tra­vés de so­cie­da­des con al­gu­nos co­sos de pro­vin­cia o bien con pla­zas ad­qui­ri­das. Y a bus­car­le, pues… Ma­nuel Labastida, ha­bla­ron ellos con el doc­tor Ma­nuel Labastida, es­tu­pen­da per­so­na y re­co­no­ci­do ga­na­de­ro, que go­za­ba de gra­des sim­pa­tías y con­si­de­ra­cio­nes en el mun­di­llo tau­rino y cuan­do se pen­só –con so­bra­da ra­zón– que da­ría los pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra que el em­bu­do de In- sur­gen­tes fue­ra nue­va­men­te re­co­no­ci­do en nues­tro país y en el ex­tran­je­ro, a po­co, una por de­más tris­te si­tua­ción fa­mi­liar, lo obli­gó a re­tor­nar al San Luis Po­to­sí de sus amo­res. Ja­vier Gar­fias, en aque­llos años un ga­na­de­ro pun­te­ro de pri­me­ra, era tam­bién po­to­sino y cu­yo sue­gro era so­cio o al me­nos im­por­tan­te ac­cio­nis­ta en al­gu­nas de las em­pre­sas del li­cen­cia­do Bai­lle­res, fue el si­guien­te en la lis­ta, y des­de sus pri­me­ros pa­sos hi­zo sen­tir su mano fuer­te, im­plan­tan­do cier­tas “mo­da­li­da­des”, co­mo obli­gar a ma­ta­do­res de “me­dia ta­bla” a fir­mar­le con­tra­tos en blan­co. Y en su “ha­ber” o en su “des­ha­cer”, aca­bó con el mer­ca­do tau­rino sud­ame­ri­cano que era, en lo tau­rino, to­tal­men­te nues­tro. El ga­na­do me­xi­cano, era por de­más apre­cia­do en Ve­ne­zue­la, Pe­rú y Ecua­dor, y has­ta hu­bo im­por­tan­tes afi­cio­na­dos sud­ame­ri­ca­nos que die­ron pa­sos bus­can­do for­mar au­tén­ti­cas ga­na­de­rías con san­gre bra­va azteca, y val­ga es­cri­bir que has­ta los jueces de pla­za eran me­xi­ca­nos, con el li­cen- cia­do Juan Pe­lli­cer Cá­ma­ra a la ca­be­za, en tan­to que los tau­ri­nos es­pa­ño­les so­ña­ban con ha­cer­se de to­do aque­llo y lle­gó a de­cir­se que con esos fi­nes has­ta lle­ga­ron a en­tre­vis­tar­se con im­por­tan­tes po­lí­ti­cos de aque­llos la­res. Y to­do lo aca­bó. Muy por de­ba­jo del agua, a la chi­ta ca­llan­do, Ja­vier Gar­fias, en su ca­li­dad de em­pre­sa­rio de la pla­za Mé­xi­co y va­rias más de pro­vin­cia, hi­zo lle­gar a va­rias de­pen­den­cias gu­ber­na­men­ta­les sus in­fun­da­das que­jas ya que, afir­ma­ba, la sa­li­da de re­ses de li­dia me­xi­ca­nas al ex­tran­je­ro de­ja­ba sin abasto su­fi­cien­te al mer­ca­do na­cio­nal y que era ne­ce­sa­rio sus­pen­der la ven­ta a Su­da­mé­ri­ca. Y le hi­cie­ron ca­so. Las au­to­ri­da­des nun­ca so­li­ci­ta­ron las opi­nio­nes de las aso­cia­cio­nes de ga­na­de­ros, ma­ta­do­res, sub­al­ter­nos y em­pre­sa­rios y así, tris­te y des­gra­cia­da­men­te, se per­dió aquel ma­ra­vi­llo­so fi­lón y pa­ra siem­pre. ¿Por qué lo hi­zo? Por tan­tas ra­zo­nes co­mo us­te­des, que­ri­dos lec­to­res, quie­ran ima­gi­nar. Cuan­do se su­po to­do aque­llo ar­dió Tro­ya y co­mo de al­gu­na ma­ne­ra ha­bía que ta­par­le el ojo al ma­cho, un buen día los her­ma­nos Pe­dro y Pa­blo Sui­na­ga Lanz Du­ret, abo­ga­dos que eran del li­cen­cia­do Bai­lle­res, con­vo­ca­ron a la to­ta­li­dad de la pren­sa tau­ri­na a sus ofi­ci­nas, que es­ta­ban ubi­ca­das en las ca­lles de Río Tí­ber, si mal no re­cuer­do en el nú­me­ro 100, y ahí, sin ma­yo­res preám­bu­los, se anun­ció que el se­ñor Ja­vier Gar­fias de los San­tos de­ja­ba de ser el ge­ren­te de la pla­za Mé­xi­co y de­más pla­zas de las fir­ma, y que su lu­gar des­de ese mo­men­to lo ocu­pa­ba Carlos Gon­zá­lez Al­ba, quien ha­bía ves­ti­do de lu­ces y co­no­cía a la per­fec­ción el mun­di­llo tau­rino. ¡La que se for­mó! Y de esa ma­ne­ra, se fue uno y lle­gó otro. ¿Quién era, has­ta esos mo­men­tos, Carlos Gon­zá­lez? Vis­tió de lu­ces, no tu­vo ma­yor for­tu­na y, obli­ga­do por mil y una ca­ren­cias de la vi­da, se fue a Es­ta­dos Uni­dos en pro­cu­ra de una vi­da me­jor, y lo más que en­con­tró fue tra­ba­jar con pa­la y pi­co, ten­dien­do vías de fe­rro­ca­rril, con muy es­ca­sa pa­ga, co­mien­do “ape­ni­tas” y dur­mien­do unas cuan­tas ho­ras. Co­mo “Grin­go­lan­dia” no se le dio, “de a có­mo pu­do” se re­gre­só a Mé­xi­co y an­du­vo de aquí pa­ra allá y de allá pa­ra acá y nun­ca su­pe, bien a bien, có­mo fue que in­cur­sio­nó en las li­des tau­ri­nas em­pre­sa­ria­les, al la­do de don Leo­de­ga­rio Her­nán­dez, a quien de­bo re­fe­rir­me an­tes de se­guir ade­lan­te. (Con­ti­nua­rá) (AAB) sy­nap­si­saab@yahoo.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.