En­tra­ña­ble pan­di­lla mons­truo­sa

GROTESCOTE

La Jornada - - DEPORTES -

na ca­ri­ca­tu­ra ca­si hu­ma­na, fru­to de las ma­qui­na­cio­nes del lo­co pro­fe­sor Eras­mus Eras­mo, es la pro­ta­go­nis­ta del libro de Guy Bass, La ma­ra­vi­llo­sa his­to­ria de Carapuntada: la gran te­la­ra­ña, que se desa­rro­lla en las maz­mo­rras laberínticas del cas­ti­llo Grotescote.

Carapuntada es la pri­me­ra crea­ción del lo­co pro­fe­sor, quien por ocu­par­se de los nue­vos pro­yec­tos per­día in­te­rés por las cria­tu­ras ex­tra­va­gan­tes, en­tre los per­so­na­jes fi­gu­ra Cria­tu­ra, una mons­truo­si­dad enor­me y cor­pu­len­ta com­pues­ta por ex­tre­mi­da­des des­agra­da­bles, in­clui­das una co­la y un bra­zo adi­cio­nal, así co­mo un so­lo ojo, y es el me­jor ami­go del pro­ta­go­nis­ta.

En Mé­xi­co ya se en­cuen­tra la cuar­ta en­tre­ga de La ma­ra­vi­llo­sa his­to­ria de Carapuntada: la gran te­la­ra­ña, don­de el tierno Fran­kens­tein con co­ra­zón de león, ayu­da­rá a su ami­ga Arabella Za­ran­da­ja, la úni­ca ni­ña hu­ma­na que no te­me a los cria­tu­ras de Grotescote.

En la se­rie, el es­cri­tor bri­tá­ni­co cuen­ta his­to­rias de mons­truos, fan­tas­mas, cien­tí­fi­cos chi­fla­dos y pi­ra­tas des­al­ma­dos, y tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta al va­lien­te y sim­pá­ti­co Carapuntada.

Des­de las pri­me­ras pá­gi­nas el au­tor de ma­ne­ra pau­la­ti­na pre­sen­ta a sus per­so­na­jes; pri­me­ro apa­re­ce una an­cia­na, abue­la de la pe­que­ña Arabella, lue­go en el cas­ti­llo Grotescote, que ha­bi­ta Carapuntada, co­no­ce­mos a los ex­tra­ños se­res que vi­ven con él, co­mo el pe­rro­ga­to- mur­cié­la­go, que es­tá agra­de­ci­do con la cria­tu­ra ca­si hu­ma­na por­que el Ali­via­san­gre ha cu­ra­do su vam­pi­ris­mo.

Tam­bién fi­gu­ra el hom­bre cu­le­bra, quien con la po­ma­da an­ti­sal­va­jis­mo ya no des­pe­lle­ja a na­die. Por to­dos los pa­si­llos le sa­lían al pa­so crea­cio­nes del pro­fe­sor Eras­mus, agra­de­ci­das.

Has­ta que un día lle­ga la pe­que­ña Arabella pa­ra vi­si­tar a sus ami­gos cria­tu­ras al cas­ti­llo con la fi­na­li­dad de des­pe­dir­se de ellos, pues les cuen­ta que su abue­la mu­rió y co­mo no tie­ne a na­die que la cui­de, la lle­va­rán a un or­fe­li­na­to.

Sin em­bar­go, la ni­ña no desea ir por­que pien­sa que ese lu­gar es una pri­sión pa­ra ni­ños y los po­nen a tra­ba­jar.

Carapuntada pro­po­ne a la ni­ña mu­dar­se al cas­ti­llo, pe­ro jus­to cuan­do Arabella es pre­sa de gran emo­ción por­que se mu­da­rá con sus ami­gos, un an­ciano en­cor­va­do lle­ga a su ca­sa; en­ton­ces, la ni­ña em­pren­de la hui­da, pe­ro el vie­jo la al­can­za en un ca­rrua­je.

La pe­que­ña se re­sis­te a ser con­du­ci­da al or­fe­li­na­to, sin em­bar­go el an­ciano, con la ayu­da de un gas blan­que­cino que sa­lió de su bas­tón, lo­gra que la ni­ña se des­ma­yé y se la lle­va a Otros ca­mi­nos, un asi­lo pa­ra huér­fa­nos no desea­dos.

Co­mo Arabella no lle­gó al cas­ti­llo Grotescote, Carapuntada de­ci­de ir en su bus­ca y res­ca­tar­la. Con un in­te­rior muy ilus­tra­do y re­ple­to de de­ta­lles te­ne­bro­sos, los lec­to­res se es­tre­me­ce­rán con es­ta nue­va aven­tu­ra y desea­ran tra­bar amis­tad con tan en­tra­ña­ble pan­di­lla mons­truo­sa. Tra­duc­ción: V.M Gar­cía de Isu­si Ilus­tra­cio­nes: Pe­te Wi­lliam­son Edi­to­rial: RBA Nú­me­ro de pá­gi­nas: 198

Aven­tu­ra de cien­cia, mís­ti­ca y co­ra­zón

La es­cri­to­ra es­ta­du­ni­den­se Ma­de­lei­ne L’En­gle, en Una grie­ta en el es­pa­cio, na­rra la his­to­ria de Char­les Wa­lla­ce, quien di­ce a su her­ma­na Meg que ha vis­to dra­go­nes en el huer­to de su ca­sa.

Los her­ma­nos Murry re­ci­ben la sor­pren­den­te vi­si­ta de Bla­jeny, un sa­bio pro­fe­sor que pro­vie­ne del es­pa­cio y de Pro­gi­nos­kes, un que­ru­bin con cen­te­na­res de ojos y alas que se tor­na in­vi­si­ble a vo­lun­tad.

Tan­to Meg co­mo su ami­go Cal­vin son lle­va­dos a una ga­la­xia re­mo­ta don­de se ve que el uni­ver­so se es­tá agrie­tan­do, y re­ci­bi­rán no­ti­cias de que la vi­da de Char­les es ame­na­za­da por una en­fer­me­dad que se desa­rro­lla den­tro de sus mi­to­con­drias.

Wa­lla­ce ha si­do siem­pre un niño un po­co di­fe­ren­te, que su­fre de una enig­má­ti­ca y te­rri­ble en­fer­me­dad, y esos dra­go­nes que mi­ra en el jar­dín no pue­den ser sino una mons­truo­sa en­ti­dad que le ayu­da­rá a lu­char con­tra el mal que lo aque­ja.

En es­ta his­to­ria el pe­que­ño Char­les apren­de­rá a de­fen­der­se, pues es­tá con­ven­ci­do de que si to­do el mun­do lo de­ja so­lo y de­jan de ayu­dar­lo, lle­ga­rá un mo­men­to en que no lla­me la aten­ción por ser di­fe­ren­te y lo mo­les­ten.

Pa­ra res­ta­ble­cer el equi­li­brio del uni­ver­so en­fer­mo y agrie­ta­do,

CARAPUNTADA DE­CI­DE IR EN BÚS­QUE­DA DE LA PE­QUE­ÑA ARABELLA Y RES­CA­TAR­LA LA HIS­TO­RIA OCU­RRE EN LAS MAZ­MO­RRAS LABERÍNTICAS DEL CAS­TI­LLO

Meg y Cal­vin, acom­pa­ña­dos por Pro­gi­nos­kes y un ines­pe­ra­do alia­do, via­jan al in­te­rior de Char­les, don­de des­cu­bri­rán que el cuer­po hu­mano es un uni­ver­so tan gran­de co­mo el que con­tie­ne las es­tre­llas.

La au­to­ra, a tra­vés de los per­so­na­jes, aden­tra al lec­tor en his­to­rias de ga­la­xias, es­tre­llas y se­res con alas. Des­cu­bri­rá a los habitantes de Ya­dah, que pa­re­cen más li­mi­ta­dos que los se­res hu­ma­nos, por­que una vez que han echa­do raí­ces no pue­den mo­ver­se de su lu­gar de pro­fun­di­za­ción.

Una vez más, Ma­de­lei­ne L’En­gle de­mues­tra por qué es una de las na­rra­do­ras ca­pi­ta­les de la li­te­ra­tu­ra ju­ve­nil de fan­ta­sía en es­ta aven­tu­ra lle­na de cien­cia, mís­ti­ca y co­ra­zón.

Una grie­ta en el es­pa­cio es la se­gun­da parte de la obra El quin­te­to del tiem­po, don­de la au­to­ra pro­fun­di­za en los mis­te­rios del hom­bre y del es­pa­cio des­de los ojos de tres ni­ños va­lien­tes que es­tán dis­pues­tos a to­do pa­ra lo­grar que el bien triun­fe so­bre la os­cu­ri­dad. Tí­tu­lo: Au­to­ra: Ma­de­lei­ne L’En­gle Tra­duc­ción y no­tas: Jo­sé Ma­nuel Mo­reno Ci­don­cha Edi­to­rial: Gran Tra­ve­sía. Nú­me­ro de pá­gi­nas: 237 FA­BIO­LA PA­LA­PA QUIJAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.