Más allá de la aus­te­ri­dad

La Jornada - - OPINIÓN - RO­LAN­DO CORDERA CAM­POS

l In­for­me so­bre el Co­mer­cio y el Desa­rro­llo 2017 de la Con­fe­ren­cia de las Na­cio­nes Uni­das so­bre Co­mer­cio y Desa­rro­llo (Un­ctad), arran­ca ci­tan­do el po­de­ro­so dis­cur­so de Mar­tin Lut­her King en la Ri­ver­si­de Church de Nue­va York. Ahí, ha­ce 50 años, el sa­cri­fi­ca­do após­tol ame­ri­cano de los de­re­chos ci­vi­les, la paz y la de­mo­cra­cia, hi­zo un “lla­ma­mien­to apa­sio­na­do por un mun­do más igual, más jus­to, más pa­cí­fi­co y más digno”.

Pa­ra King, tran­si­tar de una “so­cie­dad he­cha pa­ra las co­sas a una so­cie­dad he­cha pa­ra las per­so­nas”, re­que­ría una re­vo­lu­ción ra­di­cal de los va­lo­res. Só­lo así, po­dría la hu­ma­ni­dad sa­lir al pa­so de la fu­nes­ta “tría­da de gi­gan­tes in­te­gra­da por el ra­cis­mo, el ma­te­ria­lis­mo ex­tre­mo y el mi­li­ta­ris­mo”.

Hoy, po­ca du­da de­be­ría ca­ber de la per­ti­nen­cia y ac­tua­li­dad del men­sa­je de aquel gran re­tó­ri­co que fue el pas­tor ame­ri­cano. Sin ha­ber po­di­do sor­tear del to­do las ten­den­cias al es­tan­ca­mien­to sur­gi­das de la gran re­ce­sión de 2008-09, el mun­do se re­cu­pe­ra muy de­sigual­men­te y las asi­me­trías en­tre las na­cio­nes que la hi­per­glo­ba­li­za­ción de fin de si­glo pro­me­tía des­va­ne­cer pron­to, de­fi­nen el pa­no­ra­ma de las re­la­cio­nes en­tre los Es­ta­dos y asue­lan con enor­me in­ten­si­dad y vio­len­cia la frá­gil es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y la tam­ba­lean­te cohe­sión so­cial de las co­mu­ni­da­des na­cio­na­les.

La ru­ta ha­cia un nue­vo ho­ri­zon­te de bie­nes­tar com­par­ti­do, in­no­va­ción y re­dis­tri­bu­ción so­cial no es­tá a la mano, en agudo con­tras­te con las ma­ni­fes­ta­cio­nes de vo­lun­tad y com­pro­mi­so mun­dial que die­ron lu­gar a los Acuer­dos de Pa­rís so­bre el cam­bio cli­má­ti­co y la Agen­da 2030 pa­ra el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble acor­da­da por la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das ha­ce po­co me­nos de dos años. El in­for­me do­cu­men­ta e ilus­tra es­tas di­so­nan­cias en el dis­cur­so del mun­do.

En efec­to, des­de esos lú­gu­bres mi­ra­do­res la Un­ctad con­vo­ca a re­vi­sar lo lo­gra­do y asu­mir los enor­mes dé­fi­cits del desa­rro­llo in­ter­na­cio­nal ahon­da­dos por la cri­sis re­cien­te. Así, tra­za una ho­ja de ru­ta com­ple­ja pe­ro atrac­ti­va, con mil y una di­fi­cul­ta­des en­fren­te, pe­ro bien sos­te­ni­da en la ra­zón his­tó­ri­ca de la que ha­ce un uso es­plén­di­do así co­mo en un ra­zo­na­mien­to téc­ni­co e in­te­lec­tual ro­bus­to y bien fun­da­do.

Des­de an­tes de la Gran Re­ce­sión, nos re­cuer­da Un­ctad, se me­tió re­ver­sa al or­den po­lí­ti­co eco­nó­mi­co de la pos­gue­rra, que se con­den­sa­ba en el Es­ta­do de Bie­nes­tar y, en ge­ne­ral, en el com­pro­mi­so que pa­re­cía uni­ver­sal con la cons­truc­ción de un Es­ta­do De­mo­crá­ti­co Cons­ti­tu­cio­nal de De­re­cho que, pa­ra ser­lo, te­nía que ser tam­bién un Es­ta­do So­cial. Fren­te a ello, la “re­vo­lu­ción de los ri­cos” que es­tu­dia Carlos Te­llo pu­so de ca­be­za al pro­pio Es­ta­do con­vir­tién­do­lo de pro­vee­dor en fa­ci­li­ta­dor.

Aho­ra, es­cri­be Ri­chard Ko­zul-Wright de la Un­ctad, jun­to con el de­sen­can­to, con la glo­ba­li­za­ción y has­ta con la de­mo­cra­cia, apa­re­ce el te­mor creciente de que los ro­bots y los ren­tis­tas do­mi­nen la exis­ten­cia de los tra­ba­ja­do­res y fre­nen sus as­pi­ra­cio­nes.

La rá­pi­da in­ter­ven­ción de los go­bier­nos evi­tó un co­lap­so ma­yor y la re­di­ción de la Gran De­pre­sión de los años trein­ta. Pe­ro en una cruel iro­nía de la his­to­ria, fue es­ta pron­ta re­cu­pe­ra­ción la que per­mi­tió al con­ser­va­ción de las prác­ti­cas aso­cia­das a la hi­per­fi­nan­cia­li­za­ción y la re­pro­duc­ción de las ten­den­cias co­rro­si­vas en los Es­ta­dos y la dis­tri­bu­ción, en en­deu­da­mien­to y el es­tan­ca­mien­to de los ni­ve­les de vi­da de las ma­yo­rías.

Y así se abre pa­so al de­ca­den­te es­ce­na­rio del es­tan­ca­mien­to se­cu­lar y la irrup­ción de las peo­res pul­sio­nes an­ti­de­mo­crá­ti­cas y ra­cis­tas, de ais­la­mien­to eco­nó­mi­co dís­co­lo y agre­si­vo. Co­mo lo he­mos em­pe­za­do a vivir en es­tas tie­rras y sus co­lin­dan­cias.

Es­tas de­ri­va­cio­nes co­bi­jan desen­la­ces to­da­vía más obs­cu­ros que el pre­sen­te. Hay, nos pro­po­ne el or­ga­nis­mo de la ONU, que re­cu­pe­rar el es­pí­ri­tu re­no­va­dor y el sen­ti­do de ur­gen­cia de Martín Lut­her King y ac­tua­li­zar­lo fren­te a las nue­vas cir­cuns­tan­cias tec­no­ló­gi­cas y de la eco­no­mía po­lí­ti­ca mun­dial.

Es­te In­for­me so­bre el Co­mer­cio y el Desa­rro­llo de­be con­ver­tir­se en re­fe­ren­cia obli­ga­da pa­ra la for­mu­la­ción de al­ter­na­ti­vas que ha­gan su­ya la con­sig­na de King. Pa­ra dar­le nue­vas ener­gías a las ins­ti­tu­cio­nes de pro­tec­ción y bie­nes­tar que por un buen lap­so de la his­to­ria pre­sen­te per­mi­tie­ron di­bu­jar lí­neas de es­pe­ran­za en un mun­do ca­da vez más in­ter­de­pen­dien­te e in­te­gra­do que, por ello, re­que­ría de más se­gu­ri­dad e igual­dad. La pos­gue­rra fría y su hi­per­glo­ba­li­za­ción no tra­je­ron la ma­te­ria­li­za­ción de es­tas pers­pec­ti­vas y as­pi­ra­cio­nes y la Gran Re­ce­sión agu­di­zó ca­ren­cias y dis­lo­ca­cio­nes.

Pa­ra ima­gi­nar y rea­li­zar un nue­vo cur­so de desa­rro­llo con se­gu­ri­dad hu­ma­na y com­pro­mi­so fir­me con la pro­tec­ción del en­torno, es­te va­lio­so do­cu­men­to ofre­ce un ro­bus­to de­rro­te­ro pa­ra na­ve­gar con­tra las co­rrien­tes que han do­mi­na­do la eco­no­mía po­lí­ti­ca mun­dial en los úl­ti­mos 30 años, an­tes de la cri­sis y aho­ra en su amar­ga se­cue­la.

Hay, nos di­ce la con­fe­ren­cia, que “ir más allá de la aus­te­ri­dad” y a cons­truir un “Nue­vo Tra­to Glo­bal” que nos per­mi­ta ir el mis­mo bar­co sin pe­li­gro de nau­fra­gar a la pri­me­ra. Es­plén­di­da de­ci­sión edi­to­rial em­pe­zar ci­tan­do a Lut­her King con to­do lo que sus pa­la­bras sig­ni­fi­can hoy pa­ra to­dos y con­cluir re­cor­dan­do los gran­des plan­tea­mien­tos del “nue­vo tra­to” pro­pues­to a sus com­pa­trio­tas en 1932 por el pre­si­den­te Fran­klin De­lano Roo­se­velt. Hoy, en me­dio de la in­ter­de­pen­den­cia pro­fun­da a que he­mos lle­ga­do, pa­ra flo­tar jun­tos te­ne­mos que ac­tuar jun­tos y dar­le al vo­ca­blo so­li­da­ri­dad un sen­ti­do mo­derno y glo­bal.

Ir más allá de una aus­te­ri­dad in­jus­ta y pa­ra­li­zan­te: re­cor­dar a Roo­se­velt y asu­mir que de lo úni­co que hay que te­ner mie­do es del mie­do mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.