NUEVA TRA­GE­DIA, NUE­VAS ES­PE­RAN­ZAS

La Jornada - - EDITORIAL -

l sis­mo re­gis­tra­do ayer en vas­tas zo­nas del cen­tro del país –Ciu­dad de México, es­ta­do de México, Morelos, Puebla y Guerrero– mi­nu­tos des­pués de las 13 ho­ras, de­jó sal­do de más de dos cen­te­na­res de muer­tos, ci­fra que por des­gra­cia ten­de­rá a au­men­tar en los días pró­xi­mos, al ex­ten­der­se la in­for­ma­ción. El mo­vi­mien­to te­lú­ri­co pro­vo­có se­ve­ra de­vas­ta­ción ma­te­rial y se aba­tió so­bre una na­ción ya gol­pea­da por las llu­vias de los pri­me­ros días de mes, así como por el te­rre­mo­to del 7 de septiembre y el hu­ra­cán Ka­tia.

El más re­cien­te es­la­bón de es­ta su­ce­sión de ca­tás­tro­fes ocu­rrió pre­ci­sa­men­te en la fe­cha en que se con­me­mo­ra el tem­blor que des­tru­yó par­te de la ca­pi­tal y de nu­me­ro­sas po­bla­cio­nes en 1985, y mo­men­tos des­pués de la rea­li­za­ción de un si­mu­la­cro pre­ven­ti­vo.

Aun­que la coin­ci­den­cia pue­da re­sul­tar im­pre­sio­nan­te y es­tre­me­ce­do­ra, la cien­cia ex­pli­ca que se de­bió al me­ro azar de los mo­vi­mien­tos geo­ló­gi­cos. Pe­ro ade­más, desde las pri­me­ras ho­ras del mo­vi­mien­to te­lú­ri­co de ayer se pro­du­jo una con­cor­dan­cia his­tó­ri­ca con el sis­mo de 1985: ayer, como ha­ce 32 años, la gen­te se or­ga­ni­zó de ma­ne­ra es­pon­tá­nea e in­me­dia­ta para acu­dir en au­xi­lio de quie­nes que­da­ron atra­pa­dos en es­com­bros, para asis­tir a los he­ri­dos y dar agua y co­mi­da a los bri­ga­dis­tas ins­tan­tá­neos que pro­li­fe­ra­ron en las zo­nas afec­ta­das.

Las pér­di­das de vi­das hu­ma­nas, la des­truc­ción ma­te­rial y el aba­ti­mien­to co­lec­ti­vo que ge­ne­ra de ma­ne­ra inevi­ta­ble un te­rre­mo­to como el de ayer se su­man a la so­bre­po­si­ción de ca­tás­tro­fes do­cu­men­ta­das en lo que va del mes y a las preo­cu­pan­tes si­tua­cio­nes eco­nó­mi­cas y de se­gu­ri­dad en las que vi­ve la ma­yor par­te de la po­bla­ción del país.

Se re­que­ri­rá em­pe­ñar un es­fuer­zo adi­cio­nal de so­li­da­ri­dad para con los afec­ta­dos por las con­se­cuen­cias te­rri­bles de es­te mo­vi­mien­to te­lú­ri­co y, a lar­go pla­zo, la pla­ni­fi­ca­ción de ta­reas de re­cons­truc­ción adi­cio­na­les a las que ya se re­quie­ren en Oa­xa­ca, Chiapas y otras en­ti­da­des para re­mon­tar los efec­tos del sis­mo del 7 de septiembre y de los fe­nó­me­nos at­mos­fé­ri­cos coin­ci­den­tes.

En la cir­cuns­tan­cia pre­sen­te, la or­ga­ni­za­ción in­de­pen­dien­te de la so­cie­dad para so­li­da­ri­zar­se con sus in­te­gran­tes en des­gra­cia es una he­ren­cia for­mi­da­ble y un gran asi­de­ro para ha­cer fren­te a los amar­gos efec­tos de los te­rre­mo­tos de es­te mes. Se han mul­ti­pli­ca­do las ta­reas de ayu­da, sal­va­men­to, cu­ra­ción, abas­to ur­gen­te y re­cons­truc­ción, y ca­be es­pe­rar que en la mis­ma for­ma se ex­tien­da y mul­ti­pli­que la ge­ne­ro­si­dad y la em­pa­tía que ca­rac­te­ri­zan a la so­cie­dad pro­fun­da de México y que per­ma­ne­cen in­tac­tas y ro­bus­tas, a lo que puede ver­se, y vic­to­rio­sas por so­bre el in­di­vi­dua­lis­mo, la mez­quin­dad y la des­com­po­si­ción so­cial que ha ex­pe­ri­men­ta­do el país en las pa­sa­das tres dé­ca­das; jus­ta­men­te, el pe­rio­do que nos se­pa­ra del sis­mo del 85.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.