Con gri­tos de ¡Vi­va México!, vo­lun­ta­rios fes­te­jan ca­da res­ca­te en la Nar­var­te

El sis­mo de­ja edi­fi­cios co­lap­sa­dos y se crean ejér­ci­tos de ciu­da­da­nos so­li­da­rios Mien­tras al­gu­nos co­lo­nos hu­yen de la zo­na de de­sas­tre, mu­chas más co­rren a pres­tar ayu­da

La Jornada - - POLÍTICA - JUAN MA­NUEL VÁZ­QUEZ

“¿Hay al­guien ahí?”, una fra­se que na­die ima­gi­nó vol­ve­ría a re­pe­tir­se en la Ciu­dad de México. “¿Un 19 de septiembre, otra vez?”, se es­cu­cha­ba por la coin­ci­den­cia te­rri­ble, ca­si ab­sur­da, por un tem­blor de­vas­ta­dor el día que se cum­plen 32 años del te­rre­mo­to de 1985.

Y una vez más, es­ce­nas que pa­re­cían de ar­chi­vo his­tó­ri­co: edi­fi­cios co­lap­sa­dos y ejér­ci­tos de ciu­da­da­nos im­pro­vi­sa­dos en bri­ga­das de res­ca­te, vol­ca­dos a las zo­nas re­por­ta­das con emer­gen­cia. Todos que­rían ayudar. Por Di­vi­sión del Nor­te, en Nar­var­te, los ríos de gen­te con­tras­ta­ban: unos huían de la zo­na, ate­rra­dos; otros co­rrían para lle­gar adon­de hi­cie­ra fal­ta. Una fa­mi­lia es­ca­pa­ba con una si­lla de rue­das ati­bo­rra­da de ro­pa to­da­vía pren­di­da al gan­cho –re­fle­jo de la pre­mu­ra de la eva­cua­ción–, una pan­ta­lla, al­gún tras­to de co­ci­na.

“Es que nues­tro edi­fi­cio es­tá por caer”, dicen mien­tras de­jan atrás la zo­na que no se atre­ven a mi­rar atrás. Otros lle­van al­gu­na pa­la, cas­cos de bi­ci o de cons­truc­ción, de­ses­pe­ra­dos por lle­gar adon­de sean úti­les.

Y en pro­lon­ga­ción Pe­tén y el Eje de Za­pa­ta, un edi­fi­cio de cin­co pi­sos com­ple­ta­men­te de­rrui­do, re­du­ci­do a una mon­ta­ña de só­lo al­gu­nos me­tros de rui­nas. Lo anun­cia un ba­ru­llo desde an­tes de apro­xi­mar­se; son los gri­tos de la gen­te que ayu­da, cien­tos de per­so­nas or­ga­ni­za­das de ma­ne­ra ins­tin­ti­va en hi­le­ras para tras­la­dar es­com­bros en cu­bos de plás­ti­co. Mu­chos son jó­ve­nes, muy jó­ve­nes, in­clu­so con mo­chi­las es­co­la­res to­da­vía a la espalda mien­tras se pa­san los res­tos de la des­gra­cia de mano en mano.

Con mo­chi­las a la espalda, mu­chos edu­can­dos fue­ron los pri­me­ros en brin­dar ayu­da

“Fue­ron los pri­me­ros que lle­ga­ron –di­ce el vi­gi­lan­te a unos me­tros del edi­fi­cio co­lap­sa­do–: es que como aquí ade­lan­te es­tá el Ce­tis (5), vi­nie­ron lue­go lue­go y em­pe­za­ron a ayudar.”

Todos ha­cen al­go y cuen­tan una mi­cro­his­to­ria.

“Yo soy mé­di­co, en qué pue­do ayudar”, pre­gun­ta uno. “Yo soy pe­dia­tra, por si se ofre­ce”, di­ce otro.

Hay gen­te que ob­ser­va des­tem­pla­da en­fren­te de las rui­nas, res­guar­da­da en una agen­cia au­to­mo­triz don­de los au­to­mó­vi­les es­tán cu­bier­tos de pol­vo. De pron­to, un gri­to:

“¡Silencio!”, pi­den al­gu­nos de los cuer­pos de res­ca­te mien­tras le­van­tan un pu­ño. El ade­mán lo re­pli­can los vo­lun­ta­rios emergentes. Y todos ca­llan. Em­pie­zan a su­su­rrar que hay una per­so­na vi­va; todos se emo­cio­nan con la voz baja.

“Dicen que ya la sa­ca­ron”, ex­pre­sa un vo­lun­ta­rio como si fue­ra un se­cre­to, y por in­vi­ta­ción es­pon­tá­nea de quien sa­be quién em­pie­zan a gri­tar “¡Vi­va México!, ¡Vi­va México!”. Al­gu­nos res­ca­tis­tas afir­man que sa­ca­ron a una se­ño­ra de la ter­ce­ra edad. Pe­ro na­die puede cons­ta­tar­lo y es su­fi­cien­te para tra­ba­jar con más en­tu­sias­mo. Na­die puede sa­ber aún so­bre los so­bre­vi­vien­tes y las víc­ti­mas.

Un hom­bre lle­ga des­com­pues­to. Se lla­ma Ga­briel Va­le­rio, es cho­fer de una tin­to­re­ría que se ubi­ca­ba en la plan­ta baja de ese edi­fi­cio. No tra­ba­ja­ba ese día. El pá­ni­co no le per­mi­te ha­blar con cla­ri­dad y bal­bu­cea.

“Es que ha­bía al me­nos seis per­so­nas aden­tro de la tin­to­re­ría: un plan­cha­dor, un la­va­dor, dos mu­je­res en el mos­tra­dor y la due­ña y su hi­ja en la ofi­ci­na. ¿Al­guien puede ayu­dar­me?”, su­pli­ca. Mé­di­cos tra­tan de tran­qui­li­zar­lo y le su­gie­ren que acu­da al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co a re­por­tar a sus com­pa­ñe­ros. Res­pon­de que no. Pre­fie­re que­dar­se y pre­gun­ta có­mo puede ayudar a re­mo­ver es­com­bros.

A unos me­tros, otro edi­fi­cio so­bre el Eje de Za­pa­ta, es­tá en pie pe­ro pa­re­ce da­ña­do. Las fa­mi­lias des­alo­ja­das mi­ran su vi­vien­da. “No sé qué va­mos a ha­cer. Per­di­mos to­do”, di­ce una se­ño­ra sen­ta­da en la ace­ra.

A unas ca­lles de ahí, en Sa­ra­to­ga 714, un edi­fi­cio de cua­tro pi­sos pa­re­ce de tres. La plan­ta baja y el primer pi­so que­da­ron com­pri­mi­dos. Ase­gu­ran que hay una per­so­na vi­va. Lle­ga una bri­ga­da de res­ca­te y des­pués otra y por más gri­tos de “¿Me es­cu­chan?”, no re­ci­ben res­pues­ta. Los ve­ci­nos in­sis­ten en que hay una so­bre­vi­vien­te. Na­die puede con­fir­mar­lo en ese edi­fi­cio que ame­na­za ve­nir­se aba­jo.

Afue­ra, Ber­nar­do Bru­ce, un hom­bre de 67 años, ves­ti­do con ber­mu­das y san­da­lias, tie­ne un bra­zo ven­da­do y su mu­jer, Gua­da­lu­pe Her­nán­dez, de 72, tie­ne la cabeza en­vuel­ta y la ro­pa con man­chas de san­gre.

Trabajador de una tin­to­re­ría cla­ma por apo­yo para en­con­trar a sus com­pa­ñe­ros

“Es­tá­ba­mos echan­do la hue­va”, di­ce to­da­vía son­rien­do Ber­nar­do; “ni oí­mos la alar­ma, só­lo de pron­to la sa­cu­di­da. Sa­lí de mi re­cá­ma­ra al pa­si­llo para ver a mi es­po­sa, pe­ro se nos vi­nie­ron en­ci­ma las pa­re­des. Sen­ti­mos como unos sen­to­nes de có­mo nos hun­día­mos”.

El edi­fi­cio que­dó inac­ce­si­ble, cru­za­ron el de­par­ta­men­to hasta un ho­yo en la co­ci­na. Ahí es­pe­ra­ron ca­si me­dia ho­ra; los al­ba­ñi­les de la cons­truc­ción ale­da­ña pu­sie­ron es­ca­le­ras y em­pe­za­ron a eva­cuar­los por los es­com­bros.

“Yo vi­vo ahí, en el ter­cer pi­so, que aho­ra es se­gun­do”, se­ña­la Ber­nar­do: “bueno, vi­vía, por­que ya no me que­dó na­da”.

De­ce­nas de vo­lun­ta­rios acu­die­ron a re­mo­ver es­com­bros en el edi­fi­cio ubi­ca­do en la es­qui­na de Eje Za­pa­ta y Pe­tén, que se de­rrum­bó por el sis­mo de mag­ni­tud 7.1 que azo­tó a la Ciu­dad de México ■ Fo­to Juan Ma­nuel Váz­quez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.