Vi­ve la Ciu­dad de México nueva tra­ge­dia; emer­gen re­mi­nis­cen­cias de ha­ce 32 años

La or­ga­ni­za­ción im­pro­vi­sa­da de los ciu­da­da­nos no dio tre­gua a la bús­que­da de víc­ti­mas El ulu­lar de si­re­nas, pol­va­re­das por do­quier y trán­si­to des­qui­cia­do en­mar­ca­ron la vo­rá­gi­ne ci­ta­di­na

La Jornada - - POLÍTICA - ALON­SO URRU­TIA Y CÉ­SAR ARE­LLANO

Como un dé­jà vu, fa­tal coin­ci­den­cia o iro­nía del des­tino, la Ciu­dad de México vol­vió a cim­brar­se es­te 19 de septiembre. El in­ter­mi­na­ble ulu­lar de am­bu­lan­cias, la pol­va­re­da de nu­me­ro­sos edi­fi­cios co­lap­sa­dos –que con­tri­bu­ye a dis­pa­rar la an­gus­tia so­cial–, el re­vo­lo­teo de he­li­cóp­te­ros bus­can­do los si­tios gol­pea­dos en la ca­pi­tal y la siem­pre ejem­plar irrup­ción de los jó­ve­nes, que se vuel­can a las ca­lles, re­no­va­da­men­te so­li­da­rios ,an­te ca­da nueva tra­ge­dia ur­ba­na.

Una sa­cu­di­da in­ten­sa que ha­ce inevi­ta­ble las re­mi­ni­cen­cias del sis­mo de 1985. Al paso de las ho­ras, la mag­ni­tud del co­lap­so de va­rias zo­nas de la ca­pi­tal se re­ve­la len­ta­men­te, aun­que la es­ta­dís­tí­ca no re­fle­ja la zo­zo­bra de quie­nes sa­ben que pa­rien­tes o ami­gos se en­cuen­tran en­tre los es­com­bros de más de 50 in­mue­bles de­rrum­ba­dos o la in­cer­ti­dum­bre de cuál ha­brá si­do su des­tino an­te la in­te­rrup­ción de las lí­neas te­le­fó­ni­cas y la sa­tu­ra­ción de los men­sa­jes de tex­to.

Ver­ti­gi­no­sa­men­te las re­des so­cia­les di­fun­den el im­pac­to del te­rre­mo­to: desde las al­tu­ras se di­vi­san co­lum­nas de pol­vo, signo inequí­vo­co de que un edi­fi­cio su­cum­bió; se trans­mi­te una in­men­sa lla­ma­ra­da de otro in­mue­ble o se di­fun­de la caí­da de otro in­mue­ble. Fo­tos, ví­deos que rá­pi­da­men­te so­cia­li­zan las di­men­sio­nes de la tra­ge­dia y la emer­gen­cia, y pre­ci­pi­tan la fra­ter­ni­dad so­cial, que de in­me­dia­to flu­ye en los pun­tos neu­rál­gi­cos de la ciu­dad.

Sú­bi­ta­men­te, las ca­lles se inun­dan de gen­te des­pa­vo­ri­da que bus­ca el re­fu­gio de la ca­lle. San­gre, su­dor y lá­gri­mas, mí­ti­ca fra­se que re­su­me aho­ra la mul­ti­pli­ci­dad de sen­ti­mien­tos de los cen­te­na­res de mi­les de ca­pi­ta­li­nos que an­sían el fi­nal del pro­lon­gan­do sis­mo, de esa eter­na sen­sa­ción de es­tre­me­ci­mien­to.

Pa­sa­do el es­tu­por y el sus­to, la an­gus­tia pre­va­le­ce en gran par­te, pe­ro la so­li­da­ri­dad co­mien­za a fluir, como ha­ce 32 años. En la pri­me­ra lí­nea, los jó­ve­nes, la in­men­sa ma­yo­ría de los cua­les no vi­vió o pa­de­ció los es­tra­gos de aquel, mí­ti­co para ellos, sis­mo de 1985. Lo que era una le­yen­da o un re­mem­bran­za his­tó­ri­ca re­cien­te, se torna como una du­ra realidad, que ha es­tre­me­ci­do de nueva cuen­ta a la Ciu­dad de México y los con­vo­ca a ac­tuar de ma­ne­ra im­pro­vi­sa­da.

Tan pron­to como pa­sa el efec­to del sis­mo, co­mien­za a pal­par­se la le­gen­da­ria so­li­da­ri­dad ur­ba­na de es­ta me­ga­ló­po­lis que, como en 1985, vuel­ve a sur­gir an­te la nueva emer­gen­cia ca­pi­ta­li­na.

Otra vez la Ro­ma, la Con­de­sa...

An­te la in­su­fi­cien­cia de la ma­qui­na­ria y la ur­gen­cia de des­en­te­rrar gen­te atra­pa­da o in­for­tu­na­dos ca­dá­ve­res, se uti­li­zan ca­rre­ti­llas, ca­rros de su­per­me­ca­do, cu­be­tas o cual­quier cla­se de im­pro­vi­sa­dos im­ple­men­tos para aten­der la si­tua­ción y com­ple­men­tar los es­fuer­zos de las nu­me­ro­sas bri­ga­das de per­so­nal de Pro­tec­ción Ci­vil, bom­be­ros, sol­da­dos, ma­ri­nos. Pe­ro, so­bre to­do, so­bre­sa­le la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na em­pe­ña­da en res­ca­tar per­so­nas en­te­rra­das en los es­com­bros de los in­mue­bles.

Gol­pea­da cruel­men­te en 1985, la co­lo­nia Ro­ma revive las imá­ge­nes del pa­sa­do y vuel­ve a con­ver­tir­se en una de las co­lo­nias con ma­yo­res es­tra­gos, como la Con­de­sa, la Obre­ra, la Del Va­lle, el Cen­tro His­tó­ri­co y la Guerrero.

Antonio Na­za­rio Her­nán­dez Ro­cha, de 52 años que­dó atra­pa­do den­tro de su ca­sa de dos pi­sos por­que los es­com­bros blo­quea­ron la en­tra­da prin­ci­pal. Ele­men­tos de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca de la Ciu­dad de México lo res­ca­ta­ron. En me­dio de una fuerte cri­sis ner­vio­sa al­can­za a ex­pre­sar que fue so­bre­vi­vien­te del sis­mo del 85, en la mis­ma ca­sa que es­ta vez ya no re­sis­tió la em­bes­ti­da de la na­tu­ra­le­za.

En las in­me­dia­cio­nes de los edi­fi­cios que se vi­nie­ron aba­jo, el em­pe­ño de los bri­ga­dis­tas e im­pro­vi­sa­dos res­ca­tis­tas ciu­da­da­nos no se de­tie­ne, aca­so só­lo para ce­le­brar el res­ca­te de una per­so­na vi­va o la­men­tar la sa­li­da de un ca­dá­ver que con­vul­sio­na. Ale­gría, tris­te­za, do­lor, an­gus­tia. Pe­ro eso no de­tie­ne los es­fuer­zos, no puede ha­ber tre­gua en re­mo­ver es­com­bros en bús­que­da de vi­das hu­ma­nas.

An­te la tra­ge­dia sur­ge la or­ga­ni­za­ción im­pro­vi­sa­da para aten­der no só­lo el momento en los in­mue­bles des­trui­dos, sino las secuelas inevi­ta­bles: el trá­fi­co des­qui­cia­do que com­pli­ca el tras­la­do de los ser­vi­cios de emer­gen­cia.

La sus­pen­sión par­cial del trans­por­te pú­bli­co, la can­ce­la­ción de las ru­tas de Me­tro­bús para li­be­rar los ca­rri­les a las am­bu­lan­cias, con­vier­te la ciu­dad en un caos de gen­te de­ses­pe­ra­da que bus­ca el re­torno a su casas. Ríos de gen­te ca­mi­na­ban so­bre los ca­rri­les con­fi­na­dos. Mu­chos pe­dían un aven­tón en mu­chas zo­nas de la ciu­dad a ca­mio­nes de mu­dan­za, car­gue­ros o au­to­mo­vi­lis­tas. La es­ta­ción del Tren Su­bur­bano de­jó de ope­rar, in­clu­so sa­ca­ron a la gen­te por­que en un pi­so del ho­tel que se cons­tru­ye den­tro sa­lía hu­mo. Ho­ras y ho­ras de­di­ca­das al re­gre­so a sus ho­ga­res para el re­cuen­to de da­ños.

Equi­pa­dos con cha­le­cos que usual­men­te ocu­pan para el tras­la­do en bi­ci­cle­tas, los jó­ve­nes se or­ga­ni­zan con car­tu­li­nas ver­des y ro­jas para con­tro­lar el trán­si­to, ya que los se­má­fo­ros de­ja­ron de fun­cio­nar y len­ta­men­te van di­si­pan­do el in­men­so em­bo­te­lla­mien­to que do­mi­na­ba prác­ti­ca­men­te a to­da la ciu­dad a lo lar­go de la si­guien­tes ho­ras.

Así trans­cu­rrió, como an­ta­ño, el 19 de septiembre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.