JAZZ

Eva­ris­to Agui­lar La mú­si­ca nueva, la im­pro­vi­sa­ción y la Huas­te­ca/ I

La Jornada - - ESPECTÁCULOS - ANTONIO MALACARA

iem­pre mo­ti­van­te el queha­cer de los gran­des ex­po­nen­tes del free jazz en es­te país, desde los pro­di­gios que lo­gra­ban ar­ti­cu­lar Henry West y Ana Ruiz en los años 70 (a dúo, a trío, en cuar­te­to o con la me­ga­ban­da Atrás del Cos­mos) hasta las ico­no­clas­tas pro­pues­tas que ini­cia­ban Crá­neo de Ja­de y Ger­mán Brin­gas en los años 90. Ve­ne­ra­ble lo­cu­ra que se ha ex­ten­di­do hasta nues­tros días con Ga­briel Lau­ber, Ar­tu­ro Báez, Gus­ta­vo Nan­da­ya­pa y otros tan­tos im­pro­vi­sa­do­res que asu­men el re­to y lo re­mol­can hasta sus “úl­ti­mas” con­se­cuen­cias.

Y la na­ve va. Ha­ce 20 años, cuan­do aca­ba­ba de cum­plir los 21 de edad, Eva­ris­to Agui­lar lle­gó a la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ta­mau­li­pas, es­pe­cí­fi­ca­men­te a la Fa­cul­tad de Mú­si­ca y Ar­tes, y se in­cor­po­ró al cuer­po aca­dé­mi­co como pro­fe­sor de ba­te­ría. La téc­ni­ca ins­tru­men­tal y los re­cur­sos pe­da­gó­gi­cos del jo­ven maes­tro eran evi­den­tes, pe­ro ya desde en­ton­ces na­ve­ga­ban en él pau­tas e im­pul­sos que lo ha­rían tras­cen­der (nun­ca aban­do­nar) el sa­lón de cla­ses para con­ver­tir­lo en uno de los ar­tis­tas so­no­ros más im­por­tan­tes del país.

Pri­me­ro en los te­rre­nos del free jazz, des­pués en las am­plí­si­mas ru­tas de la mú­si­ca li­bre (free mu­sic) y desde 2005 en el plan­tea­mien­to de un con­cep­to to­tal­men­te original que gi­ra al­re­de­dor y en las en­tra­ñas mis­mas de la Huas­te­ca, Eva­ris­to Agui­lar ela­bo­ra mú­si­ca nueva de enor­me fac­tu­ra por me­dio de la im­pro­vi­sa­ción; una mú­si­ca co­no­ci­da, re­co­no­ci­da y res­pe­ta­da a es­ca­la mun­dial.

“La in­ten­ción es te­ner una vi­sión, una pers­pec­ti­va de la Huas­te­ca en su con­tex­to so­no­ro de lo ru­ral y lo ur­bano –co­men­ta el maes­tro–. Y lo ha­ce­mos no na­da más con mú­si­cos ex­tran­je­ros, tam­bién con al­gu­nos ar­tis­tas mexicanos que nun­ca han es­ta­do en estas tie­rras de la Huas­te­ca. Se pla­nea un pro­yec­to y ha­ce­mos una es­tan­cia en al­gu­na par­te de ella, prin­ci­pal­men­te en San Luis, en Ta­mau­li­pas o en Ve­ra­cruz, y des­pués de ahí ge­ne­ra­mos un pro­yec­to es­pe­cí­fi­co, que tie­ne que ver con mú­si­ca, con per­cu­sio­nes, con im­pro­vi­sa­ción; pe­ro han ve­ni­do tam­bién otros ar­tis­tas: pin­to­res, es­cul­to­res, co­reó­gra­fos, mu­si­có­lo­gos, poe­tas. Son va­rias dis­ci­pli­nas para ge­ne­rar un so­lo pro­duc­to.”

Si es­to y los pri­me­ros seis dis­cos del maes­tro con­for­ma­ban ya un fe­nó­meno im­pre­sio­nan­te, al en­te­rar­nos de que en me­nos de dos años se ha­bían pu­bli­ca­do 11 nue­vos fo­no­gra­mas... tra­ga­mos sa­li­va. Y es que el pun­to aquí es que se tra­ta de mú­si­ca ver­da­de­ra, de im­pro­vi­sa­do­res con fac­tu­ras es­té­ti­cas com­ple­jas y de al­to ries­go, pe­ro no de far­san­tes, vo­lun­ta­rios o in­vo­lun­ta­rios (am­bos abun­dan), que a cual­quier graz­ni­do lo con­si­de­ran digno de un es­ce­na­rio.

Pe­ro Eva­ris­to Agui­lar nos ha­bla de sus nue­vos dis­cos: “Estas gra­ba­cio­nes que sa­lie­ron a la luz en 2015 y 2016 son tra­ba­jos que se ha­bían gra­ba­do desde 2006; te­nía­mos bas­tan­te ma­te­rial y la con­clu­sión de ca­da uno te­nía que ser pre­ci­sa­men­te la pu­bli­ca­ción. En­ton­ces, por me­dio de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ta­mau­li­pas, nues­tro cuer­po aca­dé­mi­co ob­tu­vo un apo­yo para pu­bli­ca­cio­nes a tra­vés de un pro­gra­ma fe­de­ral que se lla­ma Pro­fo­cie (Pro­gra­ma de For­ta­le­ci­mien­to de la Ca­li­dad en Ins­ti­tu­cio­nes Edu­ca­ti­vas).

“De he­cho, ob­tu­vi­mos una can­ti­dad y la op­ti­mi­za­mos, por­que to­da­vía nos que­da­mos con más pro­duc­to que pu­bli­car. Tu­vi­mos que ha­cer una se­lec­ción para rea­li­zar es­to. La ma­yo­ría de es­tos fo­no­gra­mas se gra­ba­ron aquí en Tampico, pe­ro al­gu­nas cosas en Es­to­col­mo, como la Mú­si­ca Sue­xi­ca­na para Cuar­te­to de Im­pro­vi­sa­do­res.

¿La im­pro­vi­sa­ción es al­go re­cu­rren­te en su tra­ba­jo mu­si­cal o es al­go total?, se le pre­gun­ta.

“Real­men­te es total. En todos los fo­no­gra­mas es­tá el sen­ti­do de la im­pro­vi­sa­ción. Son pu­bli­ca­cio­nes que se han he­cho en el momento de la co­la­bo­ra­ción. Es de­cir, si va­mos a un lu­gar como Tan­co­co, en Ve­ra­cruz, con Ge­rar­do Sa­la­zar, un per­cu­sio­nis­ta chi­leno, y en­con­tra­mos coin­ci­den­cias en cuan­to a lo que per­ci­bi­mos en al­gu­nos pun­tos, re­gre­sa­mos a Tampico y ha­ce­mos un re­cuen­to de esas imá­ge­nes, en el sen­ti­do de so­no­ri­zar esa ex­pe­rien­cia a tra­vés de la im­pro­vi­sa­ción con ins­tru­men­tos prin­ci­pal­men­te acús­ti­cos.”

–¿Hay apun­tes pre­vios so­bre los que se im­pro­vi­sa?

“Sí, pe­ro más bien en el as­pec­to con­cep­tual, no tan­to en lo mu­si­cal. Más que na­da es una cues­tión te­má­ti­ca. A mí me in­tere­sa mu­cho... a di­fe­ren­cia de al­gu­nos im­pro­vi­sa­do­res en el mundo, como que muy ra­di­ca­les, que le dicen no a la ima­gen, no a cier­ta idea pre­con­ce­bi­da, sino lo que es­tá su­ce­dien­do en el momento sin que se de­ri­ve de na­da.”

–Es la free mu­sic, ¿no?

“Exac­ta­men­te. Pe­ro a mí sí me in­tere­sa de­ri­var­lo de al­go, por­que para mí eso es muy im­por­tan­te; so­bre to­do por­que soy de es­te lu­gar, y aquí es don­de se es­tá de­to­nan­do esa ex­pe­rien­cia crea­ti­va. Es im­por­tan­te de­cir de dón­de sur­ge, de dón­de vie­ne.”

(Con­ti­nua­rá)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.