Por una­ni­mi­dad, dipu­tados apro­ba­ron ayer la Ley de Des­apa­ri­ción For­za­da

Se pre­ten­de dar cer­te­za a las fa­mi­lias en la in­ves­ti­ga­ción y ‘‘se atien­de su do­lor’’

La Jornada - - POLÍTICA - RO­BER­TO GAR­DU­ÑO Y EN­RI­QUE MÉN­DEZ

Esa prác­ti­ca se agu­di­zó du­ran­te el go­bierno de Fe­li­pe Calderón y su ‘‘gue­rra’’ contra el cri­men

Por una­ni­mi­dad de 397 vo­tos de to­das las ban­ca­das re­pre­sen­ta­das en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, ayer se apro­bó la Ley Ge­ne­ral de Des­apa­ri­ción For­za­da, y se tur­nó al Eje­cu­ti­vo pa­ra su pu­bli­ca­ción y en­tra­da en vi­gor el ins­tru­men­to con el que se pre­ten­de dar cer­te­za a las fa­mi­lias en la in­ves­ti­ga­ción, per­se­cu­ción y san­ción de un de­li­to que, se­gún ci­fras ofi­cia­les, ha de­ja­do más de 30 mil 499 víc­ti­mas has­ta di­ciem­bre de 2016. A es­ta se­sión no se pre­sen­ta­ron 103 le­gis­la­do­res.

Se de­sa­pa­re­ce pa­ra si­len­ciar a pe­rio­dis­tas y ad­ver­sa­rios: Er­nes­ti­na Go­doy

Du­ran­te la pre­sen­ta­ción de pos­tu­ras, los par­ti­dos po­lí­ti­cos re­sal­ta­ron que des­pués de dos años de dis­cu­sión fi­nal­men­te se lo­gra una ley que atien­de –ar­gu­men­ta­ron– el do­lor de las fa­mi­lias, y se­ña­la­ron que la des­apa­ri­ción de me­xi­ca­nos y ciu­da­da­nos de Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca se cuen­ta por mi­les.

Mo­re­na y PRD in­di­ca­ron por se­pa­ra­do, que si bien la des­apa­ri­ción for­za­da de per­so­nas es una prác­ti­ca ins­tau­ra­da en el país des­de la de­no­mi­na­da gue­rra su­cia, en los go­bier­nos de las dé­ca­das de los 60 y 70 del si­glo pa­sa­do, se agu­di­zó en la ad­mi­nis­tra­ción de Fe­li­pe Calderón Hinojosa, quien im­pu­so al país su ‘‘gue­rra’’ contra el cri­men or­ga­ni­za­do.

Des­de la tribuna y an­te or­ga­ni­za­cio­nes de fa­mi­lia­res, a quie­nes la me­sa di­rec­ti­va abrió las ga­le­rías del re­cin­to par­la­men­ta­rio, la dipu­tada Er­nes­ti­na Go­doy (Mo­re­na) des­cri­bió con pre­ci­sión por qué Mé­xi­co es el úni­co país don­de la des­apa­ri­ción for­za­da es una ru­ti­na.

‘‘Esa gue­rra ini­cia­da por el PAN y Calderón de­jó muer­te y des­truc­ción. En Mé­xi­co se de­sa­pa­re­ce per­so­nas pa­ra si­len­ciar pe­rio­dis­tas, sem­brar te­rror, ta­par la co­rrup­ción y eli­mi­nar ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, aca­bar con la pro­tes­ta, apro­piar­se del pa­tri­mo­nio de per­so­nas, ter­mi­nar con la com­pe­ten­cia, re­afir­mar el ma­chis­mo, ga­nan­cia eco­nó­mi­ca, por dis­gus­to, que­dar bien, por des­pe­cho, por­que son jó­ve­nes o mu­je­res, por re­li­gión, por pre­fe­ren­cia se­xual, por el co­lor de piel, por las ideas, por su pro­fe­sión. ¡Por to­do! La mal­dad se ha ins­ta­la­do en­tre no­so­tros y to­dos lo he­mos permitido.’’

Los le­gis­la­do­res re­co­no­cie­ron que la res­pues­ta an­te ese fe­nó­meno es tar­día y si bien los gru­pos par­la­men­ta­rios in­di­ca­ron que la ley es in­com­ple­ta, era pre­fe­ri­ble apro­bar­la co­mo es­tá con ob­je­to de apre­su­rar su pues­ta en mar­cha y co­men­zar a aten­der el pro­ble­ma.

Ar­man­do Lu­na Ca­na­les (PRI), pre­si­den­te de la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos en San Lá­za­ro, de­fi­nió que se tra­ta de la ley más im­por­tan­te que apro­ba­rá la 63 Le­gis­la­tu­ra, ‘‘por­que su mo­tor es el amor in­fi­ni­to que en ella de­po­si­ta­ron quie­nes, en for­ma in­can­sa­ble y per­ma­nen­te, bus­can a sus se­res que­ri­dos’’.

Ca­da ar­tícu­lo de la ley, abun­dó, lle­va una enor­me car­ga de do­lor, pe­ro tam­bién bus­ca re­sol­ver los pro­ble­mas de las fa­mi­lias y que la his­to­ria de Mé­xi­co sea sin des­apa­re­ci­dos.

Cris­ti­na Gaytán, vo­ce­ra del Par­ti­do de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca, sos­tu­vo que la ley es una res­pues­ta, aun­que tar­día, a las mi­les de víc­ti­mas y el re­fle­jo de una la­men­ta­ble reali­dad na­cio­nal.

‘‘Es­ta ley, jun­to con la Ge­ne­ral contra la Tor­tu­ra, cons­ti­tu­yen re­fle­jos feha­cien­tes de la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que su­fre el país por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad, en la que agen­tes del Es­ta­do, res­pon­sa­bles de pro­te­ger­nos, torturan y des­apa­re­cen a ni­ños, mu­je­res, de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos, pe­rio­dis­tas y a nues­tros jó­ve­nes, ¡por­que si­guen fal­tan­do 43!’’, ex­pre­só.

Can­de­la­ria Ochoa, de MC, in­di­có a su vez que, des­de la des­apa­ri­ción de Jesús Pie­dra Iba­rra, Ro­sen­do Ra­di­lla y aho­ra los es­tu­dian­tes de la Nor­mal Ru­ral de Ayot­zi­na­pa, la des­apa­ri­ción for­za­da no ha dis­mi­nui­do en Mé­xi­co. ‘‘Cons­ti­tu­ye un abu­so de po­der por­que se borra el prin­ci­pio de pre­sun­ción de inocen­cia y se ava­sa­llan los de­re­chos hu­ma­nos y ga­ran­tías de la víc­ti­ma’’, con­clu­yó.

Fo­to Luis Humberto Gon­zá­lez

Se­sión de tra­ba­jo efec­tua­da ayer en el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo de San Lá­za­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.