AS­TI­LLE­RO

La Jornada - - POLÍTICA - JU­LIO HER­NÁN­DEZ LÓ­PEZ

◗ El PRI­za­va­lis­mo ◗ EPN opta por la “in­de­pen­dien­te” Gue­rra ofi­cial contra Ana­ya ◗ Trump-TLC: pa­ta­da en el tra­se­ro

l lan­ce, por sí mis­mo, de­be­ría ser ins­cri­to en el ru­bro del “su­rrea­lis­mo in­vo­lun­ta­rio”, co­mo fue ca­li­fi­ca­do el es­ti­lo gro­tes­co, des­fa­cha­ta­do y fa­lli­do del di­rec­tor de ori­gen es­pa­ñol Juan Orol (Juan Ro­ge­lio Gar­cía Gar­cía, su nom­bre real: 18971988), es­pe­cia­li­za­do en Mé­xi­co en pe­lí­cu­las de gáns­ters, rum­be­ras y me­lo­dra­mas: el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI), com­pen­dio his­tó­ri­co de las peo­res for­mas de co­rrup­ción des­de el po­der pú­bli­co, ha anun­cia­do des­de la Cá­ma­ra de Dipu­tados su dis­po­si­ción de crear una co­mi­sión es­pe­cial que in­ves­ti­gue las acu­sa­cio­nes “ciu­da­da­nas” de en­ri­que­ci­mien­to inexplicable, y otras pi­lle­rías, pre­sun­ta­men­te co­me­ti­das por el pre­si­den­te de uno de los prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos, el de Ac­ción Na­cio­nal.

En lo que va de es­te se­xe­nio, el priís­mo go­ber­nan­te ha ba­ti­do mar­cas en cuan­to a acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción al más al­to ni­vel, con las se­cre­ta­rías de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes, de Desa­rro­llo So­cial y de Desa­rro­llo Agra­rio, Te­rri­to­rial y Ur­bano, así co­mo Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos y la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, en­tre las de­pen­den­cias más in­vo­lu­cra­das en es­cán­da­los. Ade­más, el priís­mo tie­ne una al­ta can­ti­dad de ex go­ber­na­do­res en la cár­cel o su­je­tos a pro­ce­sos pe­na­les, y aun así se per­mi­te la trá­gi­ca bro­ma de pro­po­ner in­da­ga­cio­nes res­pec­to de un ad­ver­sa­rio po­lí­ti­co cier­ta­men­te im­pug­na­ble, Ri­car­do Ana­ya Cortés, con el ex­plí­ci­to áni­mo fac­cio­so de be­ne­fi­ciar a su car­ta di­vi­so­ria del vo­to opo­si­tor en 2018, la “in­de­pen­dien­te” Mar­ga­ri­ta Za­va­la y su ge­ren­te de cam­pa­ña, Fe­li­pe Calderón Hinojosa.

La su­cie­dad pues­ta fren­te al ven­ti­la­dor de San Lá­za­ro a to­dos al­can­za: des­de lue­go, es im­por­tan­te pre­ci­sar los tér­mi­nos del en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal y fa­mi­liar del ma­rru­lle­ro di­ri­gen­te blan­quia­zul, Ana­ya Cortés, pe­ro los pro­pios pa­nis­tas, al anun­ciar en esa Cá­ma­ra de Dipu­tados que es­tán dis­pues­tos a im­pul­sar esa pe­cu­liar co­mi­sión “es­pe­cial” (pues di­cen que no hay mie­do a que se in­ves­ti­gue a Ana­ya, pues “na­da de­be y na­da te­me”), han exi­gi­do que tam­bién se in­ves­ti­guen los he­chos de co­rrup­ción atri­bui­dos al di­ri­gen­te na­cio­nal priís­ta, En­ri­que Ochoa Re­za, due­ño, en­tre otras co­sas, de una flo­ti­lla de au­tos de ser­vi­cio de al­qui­ler y, des­de lue­go, que se re­abran las in­da­ga­cio­nes res­pec­to de la em­ble­má­ti­ca Ca­sa Blanca de las Lo­mas de Chapultepec, ad­qui­ri­da por Angélica Ri­ve­ra, es­po­sa de En­ri­que Pe­ña Nie­to, me­dian­te una su­pues­ta ope­ra­ción fi­nan­cie­ra, ex­ce­si­va­men­te ven­ta­jo­sa, con uno de los con­tra­tis­tas fa­vo­ri­tos del se­xe­nio (la ope­ra­ción, se­gún eso, lue­go fue des­he­cha).

La aco­me­ti­da contra Ana­ya Cortés (a quien en es­ta co­lum­na ni re­mo­ta­men­te se bus­ca ex­cul­par) mues­tra con absoluto des­ca­ro el po­si­cio­na­mien­to de Los Pi­nos en fa­vor de la can­di­da­tu­ra “in­de­pen­dien­te” de Mar­ga­ri­ta Za­va­la, quien ha desata­do una gue­rra po­lí­ti­ca abier­ta contra quien di­ri­ge el que fue su par­ti­do. Ana­ya Cortés ha en­ta­bla­do in­clu­so una de­man­da ju­di­cial contra un dia­rio edi­ta­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co al que acu­sa de di­fun­dir de ma­ne­ra des­ta­ca­da y sis­te­má­ti­ca las su­pues­tas prue­bas de co­rrup­ción en su contra. Ana­ya ha ase­gu­ra­do que pa­ra ilus­trar no­tas en su contra se han uti­li­za­do fo­to­gra­fías de su fa­mi­lia que so­la­men­te pu­die­ron ha­ber si­do su­mi­nis­tra­das por el go­bierno fe­de­ral.

Mu­cho bien ha­ría a la so­cie­dad me­xi­ca­na que fue­ra des­nu­da­do po­lí­ti­ca­men­te y cas­ti­ga­do ju­di­cial­men­te to­do aquel po­lí­ti­co y fun­cio­na­rio que co­me­tie­ra ac­tos de co­rrup­ción y se en­ri­que­cie­ra de ma­ne­ra inexplicable. El pro­pio Ana­ya ha da­do mues­tras de un es­ti­lo de vi­da one­ro­so, con su fa­mi­lia re­si­dien­do en Es­ta­dos Uni­dos (aun­que ya es­tá de re­gre­so en Mé­xi­co), y se han pu­bli­ca­do re­fe­ren­cias de ne­go­cios y pro­pie­da­des en Que­ré­ta­ro que em­bo­nan pre­sun­ti­va­men­te con las prác­ti­cas tan co­mu­nes, en to­dos los go­bier­nos, del uso de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da y el trá­fi­co de in­fluen­cias.

Pe­ro re­sul­ta su­ma­men­te pe­li­gro­so que el apa­ra­to del go­bierno fe­de­ral, con el PRI co­mo su ex­ten­sión vo­ci­fe­ran­te y ofen­si­va, ade­más de la coor­di­na­ción de los dipu­tados fe­de­ra­les, em­pren­dan una “cru­za­da” jus­ti­cie­ra que pre­ten­de fa­vo­re­cer a uno de los gru­pos en pug­na. Has­ta aho­ra, el PRI y el PAN ha­bían ca­mi­na­do de la mano, en un pro­yec­to de bi­par­ti­dis­mo in­du­ci­do que en­tre­gó sie­te de 12 gu­ber­na­tu­ras a Ac­ción Na­cio­nal en 2015. Pe­ro esos arre­glos en­tra­ron en cri­sis a par­tir de que Ri­car­do Ana­ya, en bus­ca de po­si­cio­na­mien­to pre­si­den­cial pa­ra 2018, de­cla­ró “gue­rra po­lí­ti­ca” a Los Pi­nos, con los co­mi­cios del es­ta­do de Mé­xi­co y Coahui­la co­mo he­chos de pre­sun­ta trai­ción del go­bierno fe­de­ral a su has­ta en­ton­ces alia­do tan con­ten­to. El si­guien­te pa­so en ese dis­tan­cia­mien­to que no de­be ana­li­zar­se con cri­te­rios sim­plis­tas, se ha da­do con la sa­li­da del PAN de Mar­ga­ri­ta Za­va­la y el en­cono po­ten­cia­do del gru­po que “se que­da” en Ac­ción Na­cio­nal pa­ra tor­pe­dear al men­cio­na­do Ana­ya.

La vi­si­ta de Jus­tin Tru­deau tie­ne un amar­go sa­bor a de­rro­ta. El pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá vie­ne de re­unir­se con Donald Trump, quien ha re­ba­ja­do to­tal­men­te las po­si­bi­li­da­des de con­ti­nui­dad del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio. El rubio mul­ti­mi­llo­na­rio se es­tá en­ten­dien­do con el so­cio desea­do, Ca­na­dá, y, en cam­bio, da una pa­ta­da en el tra­se­ro al so­cio in­de­sea­do, Mé­xi­co.

El vi­ce­pre­si­den­te Luis Vi­de­ga­ray y su equi­po han ido avan­zan­do en po­si­cio­na­mien­tos de “dig­ni­dad” que los he­chos mues­tran co­mo me­ros ejer­ci­cios de si­mu­la­ción. Lis­ta la de­le­ga­ción me­xi­ca­na pa­ra le­van­tar­se de la me­sa de ne­go­cia­cio­nes cuan­do és­ta le sea re­ti­ra­da de ma­ne­ra es­tre­pi­to­sa por la con­tra­par­te ca­pri­chu­da y abu­si­va con se­de en la Ca­sa Blanca de Washington. En Mé­xi­co, los se­cre­ta­rios de Ha­cien­da y de Eco­no­mía en­sa­yan bue­na ca­ra an­te los de­sas­tres pre­vi­si­bles.

Y mien­tras los dipu­tados fe­de­ra­les han apro­ba­do, por una­ni­mi­dad, la ley re­la­ti­va a la des­apa­ri­ción for­za­da de per­so­nas, lo cual sig­ni­fi­ca un avan­ce en un lar­go pro­ce­so en bus­ca de ma­yor cas­ti­go pa­ra cau­san­tes y cóm­pli­ces de ese de­li­to tan prac­ti­ca­do de 2006 a la fe­cha, aun­que aho­ra fal­ta­rá, co­mo siem­pre su­ce­de en Mé­xi­co, que la bue­na le­tra le­gal ten­ga una bue­na apli­ca­ción en la prác­ti­ca, ¡has­ta el pró­xi­mo lu­nes!

Des­pués de en­tre­gar su do­cu­men­ta­ción en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral pa­ra re­gis­trar­se co­mo can­di­da­ta in­de­pen­dien­te a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, Mar­ga­ri­ta Za­va­la afir­mó que su pro­yec­to de­pen­de de los ciu­da­da­nos y re­cha­zó que es­té or­ga­ni­zan­do una des­ban­da­da en el PAN ■ Fo­to Cris­ti­na Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.