Es­pe­ra Na­rro fon­dos ex­tras pa­ra re­cons­truir hos­pi­ta­les

Con­fía en que en 2018 se dé prio­ri­dad a Sa­lud

La Jornada - - POLÍTICA - ARTURO CANO FER­NAN­DO CA­MA­CHO SER­VÍN

Los re­cuer­dos de esos días de tra­ge­dia son un re­mo­lino en las ca­be­zas de los jó­ve­nes que sa­lie­ron a las ca­lles el 19 de sep­tiem­bre.

A Die­go Ga­lea­na se le pier­den al­gu­nas fe­chas y di­rec­cio­nes, pe­ro se ocu­pa y da los da­tos exac­tos. Es­te arquitecto de 27 años, egre­sa­do de la Universidad Ibe­roa­me­ri­ca­na, co­mien­za por con­tar que ese mar­tes sa­lió de ca­sa en com­pa­ñía de su pa­dre, arquitecto igual que él, con la úni­ca idea de ayu­dar don­de se pu­die­ra.

En la co­lo­nia Ro­ma se to­pa­ron con el “ex­ce­so de vo­lun­ta­rios”. Co­mo ellos via­ja­ban en mo­to­ci­cle­ta, se les re­qui­rió pa­ra tras­la­dar ví­ve­res y so­co­rris­tas des­de la Cruz Ro­ja de Po­lan­co. Pa­sa­ron el res­to de la tar­de y la no­che en esa ta­rea.

A esas ho­ras, las pri­me­ras tras la sa­cu­di­da, Die­go co­men­zó a pa­de­cer los efec­tos de la des­in­for­ma­ción gu­ber­na­men­tal y el do­ble fi­lo de las re­des so­cia­les. Los jó­ve­nes, di­ce, “tu­vi­mos par­te de res­pon­sa­bi­li­dad en el des­or­den, por­que cir­cu­lá­ba­mos mu­cha in­for­ma­ción cuan­do ya no ser­vía”.

Al día si­guien­te, a tra­vés de las mis­mas re­des, pa­dre e hi­jo se en­te­ra­ron de que se re­que­rían pro­fe­sio­nis­tas pa­ra “la va­lo­ra­ción” de edi­fi­cios. A tra­vés de tres chats que ar­ma­ron in­ge­nie­ros El ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud, Jo­sé Na­rro Ro­bles, ma­ni­fes­tó su con­fian­za de que en la asig­na­ción fi­nal del pre­su­pues­to de 2018, la de­pen­den­cia a su car­go se­gui­rá sien­do vis­ta co­mo “prio­ri­dad”, pa­ra que pue­da re­sol­ver los gas­tos ex­tra que le ge­ne­ra­rán las la­bo­res de re­cons­truc­ción de hos­pi­ta­les da­ña­dos tras los te­rre­mo­tos del 7 y 19 de sep­tiem­bre.

“Ten­go con­fian­za en el pro­yec­to que en­vió el Eje­cu­ti­vo fe­de­ral a la Cá­ma­ra de Dipu­tados. Es­pe­ro que se ha­gan los ajus­tes pa­ra que el país pue­da li­diar con los cos­tos re­la­cio­na­dos con la re­cons­truc­ción de las zo­nas afec­ta­das por los sis­mos, y que el te­ma de la sa­lud si­ga sien­do vis­to co­mo prio­ri­dad”, sub­ra­yó el fun­cio­na­rio tras par­ti­ci­par en la fir­ma de un con­ve­nio de co­la­bo­ra­ción en­tre uni­ver­si­da­des y una em­pre­sa de ali­men­tos y pro­duc­tos de hi­gie­ne.

Cues­tio­na­do so­bre la po­si­bi­li­dad y ar­qui­tec­tos, ob­tu­vie­ron al­gu­nos do­mi­ci­lios y co­men­za­ron su re­co­rri­do.

“Nos di­mos cuen­ta de que la gen­te re­por­ta­ba más por el pá­ni­co. Por otro la­do, ha­bía mu­cha des­con­fian­za, la gen­te nos pre­gun­ta­ba: ‘quié­nes son, quién los man­dó’”.

Die­go y su pa­dre vi­si­ta­ron seis edi­fi­cios en la Ro­ma y la Del Va­lle, sin en­con­trar da­ños gra­ves. “Eran si aca­so cuar­tea­du­ras su­per­fi­cia­les, al­gu­nas an­te­rio­res de que el sec­tor a su car­go su­fra un re­cor­te de 6 mil mi­llo­nes de pe­sos en 2018, Na­rro con­si­de­ró que lo más im­por­tan­te en es­tos ca­sos es com­pa­rar los fon­dos que tie­ne una se­cre­ta­ría al em­pe­zar el año con los que cuen­ta al fi­na­li­zar­lo, ya que en mu­chas oca­sio­nes se be­ne­fi­cia con am­plia­cio­nes pre­su­pues­ta­les.

En ese sen­ti­do, de­fen­dió la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del ac­tual go­bierno, pues “par­te de lo que nos ha permitido sor­tear las cri­sis in­ter­na­cio­na­les ha si­do el te­ner fi­nan­zas pú­bli­cas sa­nas y ser pro­fun­da­men­te res­pon­sa­bles”, pe­ro sin des­cui­dar áreas prio­ri­ta­rias, co­mo la sa­lud.

Tras reite­rar que nin­gu­na de­pen­den­cia ca­bil­dea por se­pa­ra­do con las au­to­ri­da­des ha­cen­da­rias pa­ra re­ci­bir más re­cur­sos, sino que se “atie­nen” a la pro­pues­ta del Eje­cu­ti­vo, di­jo que aún no sa­be con exac­ti­tud el mon­to ne­ce­sa­rio pa­ra re­cons­truir los hos­pi­ta­les da­ña­dos por los te­rre­mo­tos re­cien­tes. al sis­mo. Lo que la gen­te que­ría es que al­guien le di­je­ra que su edi­fi­cio es­ta­ba bien”.

De­cep­cio­na­dos, aban­do­na­ron esa ta­rea y se su­ma­ron al traslado de ví­ve­res. “Co­men­cé a des­ani­mar­me; ha­bía tan­ta gen­te que me pre­gun­ta­ba si te­nía sen­ti­do an­dar en la ca­lle”.

El jue­ves 21, a pe­sar de sus du­das, vol­vió a sa­lir. Lle­gó a a ca­lle Es­co­cia, en la Del Va­lle. A pe­sar de que lo re­cha­za­ron, Die­go de­ci­dió que­dar­se y ter­mi­nó por me­ter­se en las ta­reas de res­ca­te. “Ha­bía una cha­va que coor­di­na­ba, que an­da­ba de un la­do a otro, así que me le pe­gué”.

En esas an­da­ba cuan­do le to­có re­ci­bir a un gru­po de res­ca­tis­tas de San Mi­guel de Allen­de, Gua­na­jua­to, que “traía mu­cho equi­po e in­clu­so am­bu­lan­cias”. Los gua­na­jua­ten­ses ya ha­bían si­do re­cha­za­dos en tres lu­ga­res.

La jo­ven que se ha­bía con­ver­ti­do en coor­di­na­do­ra ge­ne­ral de los bri­ga­dis­tas en ese pun­to le pi­dió que bus­ca­ra dón­de po­dían tra­ba­jar los de Gua­na­jua­to, quie­nes no con­se­guían ubi­car­se, pe­se a que, su­pues­ta­men­te, es­ta­ban en coor­di­na­ción con el go­bierno lo­cal. “Ha­bla­ban to­do el tiem­po con el C5, pe­ro no les in­for­ma­ban na­da, por­que allá te­nían la mis­ma in­for­ma­ción que cir­cu­la­ba en Fa­ce­book o What­sapp”.

Die­go ter­mi­nó de guía de los res­ca­tis­tas de Gua­na­jua­to. Los con­du­jo al edi­fi­cio de la ca­lle Sa­ra­to­ga, don­de fue­ron nue­va­men­te re­cha­za­dos. En ese lu­gar, co­mo se ha do­cu­men­ta­do en es­tas pá­gi­nas, una fun­cio­na­ria del go­bierno de Mi­guel Án­gel Man­ce­ra obs­ta­cu­li­zó el res­ca­te.

“Un ma­rino ra­so nos di­jo: ‘aho­ri­ta te lle­vo con mi co­man­dan­te’”. La res­pues­ta fue la mis­ma: “Mu­chas gra­cias, pe­ro llé­va­te tu ayu­da a otro la­do”.

Los res­ca­tis­tas de El Ba­jío lo in­ten­ta­ron de nue­vo, pe­ro es­ta vez lle­ga­ron al cor­dón de se­gu­ri­dad de Ál­va­ro Obre­gón 286 en tra­je de ca­rác­ter, es de­cir, con cas­cos y car­ga­dos de to­dos sus equi­pos. Los militares, que unas ho­ras an­tes los ha­bían re­cha­za­do, le­van­ta­ron la cin­ta ama­ri­lla y los de­ja­ron pa­sar sin más.

En esa zo­na, que du­ran­te se­ma­nas fue el epi­cen­tro de la fe­bril ac­ti­vi­dad de vo­lun­ta­rios, se or­ga­ni­za­ba la ayu­da que se di­ri­gía a otros pun­tos. Esa no­che de jue­ves pi­die­ron vo­lun­ta­rios pa­ra el Mul­ti­fa­mi­liar Tlal­pan. Die­go y otros 14 jó­ve­nes re­ci­bie­ron sus equi­pos y fue­ron tras­la­da­dos en un au­to­bús ha­cia la zo­na de desas­tre en Tax­que­ña. “Cuan­do lle­ga­mos ya ha­bía mu­cha gen­te. No ser­vía­mos más que pa­ra par­ti­ci­par en las ca­de­nas hu­ma­nas”.

En­ton­ces re­ci­bió la lla­ma­da de un ami­go. So­li­ci­ta­ban “gen­te que sepa de es­truc­tu­ras” en la ca­lle Es­co­cia. Es­ta vez tan­to Die­go co­mo su pa­dre pu­die­ron en­trar a la zo­na de res­ca­te y, con otros vo­lun­ta­rios, acor­da­ron el mé­to­do pa­ra le­van­tar las lo­sas que se des­plo­ma­ron en­te­ras, co­mo nai­pes que se des­li­zan cu­brién­do­se par­cial­men­te unas a otras.

En to­do su pe­re­gri­nar por los edi­fi­cios de­vas­ta­dos, Die­go nun­ca vio que al­gu­na au­to­ri­dad es­tu­vie­se a car­go, sal­vo en lo re­la­ti­vo a los cer­cos al­re­de­dor de los pun­tos de desas­tre.

La ma­dru­ga­da del vier­nes 22 de sep­tiem­bre lle­ga­ron al lu­gar ele­men­tos del Ejér­ci­to. “Fue la pri­me­ra vez que vi a los sol­da­dos real­men­te ayu­dar. De in­me­dia­to se pu­sie­ron a aca­rrear los tro­zos más pe­sa­dos. Al fren­te iba un ca­pi­tán de ape­lli­dos Ve­la Car­do­so”.

Los $250 mil que no re­por­ta­ron au­to­ri­da­des de Be­ni­to Juá­rez

Des­de que se in­cor­po­ró a los tra­ba­jos en ese edi­fi­cio, Die­go co­la­bo­ró con el res­guar­do de los va­lo­res. Ba­jo una car­pa fue­ron co­lo­can­do las co­sas que con­si­de­ra­ban de va­lor, so­bre to­do iden­ti­fi­ca­cio­nes, es­ta­dos de cuen­ta ban­ca­rios y di­ne­ro. El sá­ba­do se aper­so­na­ron fun­cio­na­rios de la de­le­ga­ción Be­ni­to Juá­rez, con cha­le­cos de la di­rec­ción ju­rí­di­ca. “Di­je­ron que iban a le­van­tar un in­ven­ta­rio de las per­te­nen­cias de los afec­ta­dos y que un no­ta­rio iba a dar fe. Has­ta ese mo­men­to, los vo­lun­ta­rios ha­bía­mos con­ta­do 250 mil pe­sos en efec­ti­vo”.

Uno de esos días fue­ron a la fis­ca­lía co­rres­pon­dien­te a la coor­di­na­ción te­rri­to­rial BJ-1, don­de les per­mi­tie­ron ver la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción con el número CI-AE/FDTP/ TP-1-1/UI-IC/D/007/09-2017. Ahí se per­ca­ta­ron de que nun­ca hu­bo no­ta­rio y de que el úni­co ob­je­to de va­lor en­lis­ta­do era un re­loj de cin­co mil pe­sos.

En el ex­tre­mo iz­quier­do de la fo­to que Die­go ate­so­ra, al la­do de otros jó­ve­nes res­ca­tis­tas, apa­re­ce un mu­cha­cho de 16 años que los de­más lla­ma­ban ca­ri­ño­sa­men­te “mi ni­ño”. El ado­les­cen­te, cu­yo nom­bre Die­go nun­ca su­po, te­nía una ha­bi­li­dad sin­gu­lar: “con­se­guía to­do y rá­pi­do. Quién sa­be qué co­ne­xio­nes te­nía, pe­ro si se pe­día una cortadora de con­cre­to o lo que fue­ra, él la con­se­guía”.

Die­go tie­ne una fra­se pa­ra re­fe­rir su his­to­ria de ago­ta­mien­to, lo úni­co que le hi­zo aban­do­nar a ra­tos su ta­rea de res­ca­tis­ta en esos días: “se me aca­bó el cuer­po”.

Die­go Ga­lea­na (cuar­to) y sus com­pa­ñe­ros bri­ga­dis­tas. A la iz­quie­da, el ado­les­cen­te que “con­se­guía to­do lo que se ne­ce­si­ta­ba”, a quien ellos lla­ma­ban “mi ni­ño” ■ Fo­to Arturo Cano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.