Re­cha­za Ruf­fo víncu­los con los Arellano Fé­lix

Calderón acu­sa sin sus­ten­to, re­vi­ra

La Jornada - - POLÍTICA - GEORGINA SALDIERNA

El se­na­dor Ernesto Ruf­fo ne­gó ayer que cuan­do fue go­ber­na­dor de Ba­ja Ca­li­for­nia ha­ya en­tre­ga­do el es­ta­do al gru­po cri­mi­nal de los Arellano Fé­lix, co­mo afir­mó el ex pre­si­den­te Fe­li­pe Calderón Hinojosa.

El le­gis­la­dor des­ta­có que al ha­blar de ese te­ma, el ex man­da­ta­rio se re­fie­re a un re­fri­to pe­rio­dís­ti­co que no tie­ne nin­gún sus­ten­to. Afir­mó que a par­tir de esas his­to­rias, ge­ne­ra­das por plu­mas ven­di­das, se cons­tru­yen pa­tro­nes de desa­rro­llo de te­le­no­ve­las, co­mo las di­fun­di­das por Net­flix.

“Que Fe­li­pe Calderón re­cu­rra a ese ti­po de in­for­ma­ción ha­bla de su ni­vel de de­ses­pe­ra­ción y que es­tá dan­do pa­ta­das de aho­ga­do, por­que ya se le fue el va­lor que te­nía fren­te al go­bierno de En­ri­que Pe­ña Nie­to, que era te­ner in­ter­ve­ni­do al PAN”, agre­gó Ruf­fo.

De cual­quier ma­ne­ra, di­jo es­tar abier­to a cual­quier in­ves­ti­ga­ción. “A mí que me es­cul­quen”, sub­ra­yó en en­tre­vis­ta con La Jor­na­da.

El le­gis­la­dor pa­nis­ta, que es res­pon­sa­ble de la de­pu­ra­ción del pa­drón de mi­li­tan­tes del blan­quia­zul, des­ta­có que to­dos los go­ber­na­do­res tie­nen que li­diar con el cri­men or­ga­ni­za­do, par­ti­cu­lar­men­te en en Ba­ja Ca­li­for­nia y la fron­te­ra.

El ex man­da­ta­rio es­ta­tal pun­tua­li­zó que el pro­ble­ma se ge­ne­ró por la in­efi­caz ac­ción de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (PGR), que en aquel mo­men­to era la que ope­ra­ba el com­ba­te al nar­co­trá­fi­co.

Pun­tua­li­zó que co­mo go­ber­na­dor de Ba­ja Ca­li­for­nia pu­do tes­ti­mo­niar que agru­pa­mien­tos de la PGR es­ta­ban co­lu­di­dos con los ban­di­dos.

Ruf­fo Ap­pel re­cha­zó que su her­mano ha­ya en­tre­ga­do el es­ta­do a los Arellano Fé­lix, co­mo tam­bién se­ña­ló Calderón en su cuen­ta de Twit­ter.

El se­na­dor acla­ró que él rea­li­za­ba la cons­truc­ción de un cen­tro co­mer­cial, pe­ro des­co­no­cía que el di­ne­ro pa­ra la obra pro­ve­nía de la de­lin­cuen­cia.

“Só­lo has­ta que fue ase­si­na­do el pro­pie­ta­rio se en­te­ró de la si­tua­ción”, en­fa­ti­zó Ruf­fo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.