Jus­tin Tru­deau en Mé­xi­co: fri­vo­li­dad y de­cep­ción

La Jornada - - OPINIÓN - JUAN CAR­LOS RUIZ GUA­DA­LA­JA­RA*

i me vie­ra en la ne­ce­si­dad de de­fi­nir la per­so­na­li­dad po­lí­ti­ca del pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá, Jus­tin Tru­deau, lo pri­me­ro que se me vie­ne a la ca­be­za es la pa­la­bra fri­vo­li­dad; ¿de qué otra ma­ne­ra pue­do de­fi­nir a un per­so­na­je que le gus­ta usar su ros­tro co­mo por­ta­da de sus múl­ti­ples li­bros? Aún de­jan­do de la­do esa ego­la­tría en­dé­mi­ca de las es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca en las pre­sun­tas de­mo­cra­cias de oc­ci­den­te, lo cier­to es que Jus­tin Tru­deau es­tá le­jos de ser lo que apa­ren­ta, pe­ro so­bre to­do es­tá muy le­jos de lo que pro­me­tió ser cuan­do era un par­la­men­ta­rio de opo­si­ción y as­pi­ra­ba a go­ber­nar Ca­na­dá. Pro­mo­vi­do co­mo un po­lí­ti­co trans­pa­ren­te, to­le­ran­te, in­clu­yen­te y de­fen­sor del me­dio am­bien­te y los de­re­chos hu­ma­nos, Jus­tin Tru­deau su­po ca­pi­ta­li­zar la fa­ma de su pa­dre, Pie­rre Elliott Tru­deau, quien fue­ra pri­mer mi­nis­tro en­tre 1968-1979 y 1980-1984, y a quien se le atri­bu­ye un im­pul­so sin precedentes a la mo­der­ni­za­ción y fe­de­ra­li­za­ción po­lí­ti­ca de Ca­na­dá, no obs­tan­te ser es­te país, has­ta nues­tros días, una mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal cu­ya rei­na y je­fa de Es­ta­do, Isa­bel II de Inglaterra, se en­car­ga de nom­brar a los su­ce­si­vos go­ber­na­do­res ge­ne­ra­les de Ca­na­dá.

Tam­bién el jo­ven Tru­deau apro­ve­chó el har­taz­go que mu­chos sec­to­res de la so­cie­dad ca­na­dien­se ex­pe­ri­men­ta­ron fren­te a la ac­tua­ción del Par­ti­do Con­ser­va­dor en­ca­be­za­do por Step­hen Har­per, quien go­ber­nó Ca­na­dá de 2006 a 2015 ba­jo agre­si­vos cri­te­rios neo­li­be­ra­les e in­ter­ven­cio­nis­tas. De he­cho, fue Har­per quien lle­vó a su es­plen­dor el uso de la di­plo­ma­cia de su país pa­ra be­ne­fi­ciar a las cor­po­ra­cio­nes mi­ne­ras ca­na­dien­ses di­se­mi­na­das prin­ci­pal­men­te en te­rri­to­rio afri­cano y la­ti­noa­me­ri­cano. Uno de los ca­sos más es­can­da­lo­sos ocu­rrió en 2009, cuan­do la di­plo­ma­cia ca­na­dien­se se mo­vió por las cloa­cas me­xi­ca­nas de la co­rrup­ción pa­nis­ta pa­ra aplas­tar la lucha ciu­da­da­na ju­rí­di­ca­men­te vic­to­rio­sa en de­fen­sa del pa­tri­mo­nio am­bien­tal e his­tó­ri­co del va­lle de San Luis Po­to­sí. Tras años de re­sis­ten­cia, la so­cie­dad ci­vil po­to­si­na ha­bía ob­te­ni­do una sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va que obli­gó a la Semarnat, en no­viem­bre de 2009, a no­ti­fi­car a la ca­na­dien­se New Gold-Mi­ne­ra San Xa­vier (MSX) que su de­pre­da­dor pro­yec­to en Ce­rro de San Pe­dro era ile­gal pues ha­bía si­do anu­la­do des­de 2005. Al mis­mo tiem­po, en Chi­co­mu­se­lo, Chia­pas, Ma­riano Abar­ca Ro­ble­ro caía ase­si­na­do a ba­la­zos la no­che del 27 de no­viem­bre por su lucha en contra de otra mi­ne­ra ca­na­dien­se, Black Fi­re.

En res­pues­ta, las au­to­ri­da­des ca­na­dien­ses y su lobby mi­ne­ro, me­dian­te Gui­ller­mo Rishchyns­ki, en­ton­ces em­ba­ja­dor de Ca­na­dá, se coor­di­na­ron con Fe­li­pe Calderón y sus so­cios pa­ra bur­lar la re­so­lu­ción ju­di­cial que or­de­nó el cie­rre in­me­dia­to de MSX e in­ten­tar, ade­más, un con­trol de da­ños an­te el ase­si­na­to de Abar­ca. Tan só­lo unos días des­pués, el 6 de di­ciem­bre, arri­bó a Mé­xi­co la go­ber­na­do­ra ge­ne­ral de Ca­na­dá, Mi­chaë­lle Jean, an­te quien Calderón de­cla­ró pú­bli­ca­men­te que Mé­xi­co y Ca­na­dá coin­ci­dían en la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te. En el úl­ti­mo día de su vi­si­ta Mi­chaë­lle Jean fue re­ci­bi­da por Mar­ga­ri­ta Za­va­la en la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe pa­ra mos­trar­le la ima­gen de la Vir­gen. Días más tar­de se pro­du­jo el mis­te­rio­so mi­la­gro: un juz­ga­do de cir­cui­to de San Luis Po­to­sí le otor­gó un am­pa­ro a MSX pa­ra sus­pen­der el cie­rre de la mi­na, en tan­to se re­sol­vía una ape­la­ción, ju­rí­di­ca­men­te im­pro­ce­den­te, a la anu­la­ción de­fi­ni­ti­va del pro­yec­to mi­ne­ro. Lo más de­plo­ra­ble del ca­so fue que des­de ju­lio de ese año Mar­ga­ri­ta Za­va­la tu­vo en sus ma­nos las prue­bas so­bre la ope­ra­ción ile­gal de MSX, y de có­mo Vi­cen­te Fox y Mar­ce­lo de los San­tos (ac­tual alia­do de Za­va­la) se ha­bían in­vo­lu­cra­do en ese ilí­ci­to des­de 2005. A pe­sar de ello, Calderón ga­ran­ti­zó ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad pa­ra con­su­mar el sa­queo y des­truc­ción en tie­rras po­to­si­nas.

Mar­ga­ri­ta Za­va­la, sin em­bar­go, no fue la úni­ca en­te­ra­da de las ope­ra­cio­nes cri­mi­na­les de MSX. Des­de 2007 los opo­si­to­res al pro­yec­to mi­ne­ro lle­ga­ron en di­ver­sas oca­sio­nes al par­la­men­to ca­na­dien­se en Ota­wa pa­ra in­for­mar y so­li­ci­tar el apo­yo de di­ver­sos ac­to­res po­lí­ti­cos ca­na­dien­ses. A fi­na­les de 2008 el ac­ti­vis­ta En­ri­que Ri­ve­ra, quien se ha­bía re­fu­gia­do en Mon­treal an­te la per­se­cu­ción de que fue ob­je­to por par­te de MSX y sus alia­dos en San Luis Po­to­sí, le in­for­mó di­rec­ta­men­te a Jus­tin Tru­deau so­bre las gra­ves vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos y a la le­ga­li­dad que las mi­ne­ras ca­na­dien­ses rea­li­za­ban im­pu­ne­men­te en Mé­xi­co (un frag­men­to en https://you­tu. be/oY­jKoePhj­kA minuto 4:48 a 5:30). El en­ton­ces par­la­men­ta­rio del Par­ti­do Li­be­ral res­pon­dió que “A pe­sar de que pre­sen­ta­mos pro­yec­tos de ley contra es­tas em­pre­sas, las co­sas no van a cam­biar. Ne­ce­si­ta­mos un go­bierno dis­pues­to a in­ter­ve­nir. ¿Esos pro­ble­mas se van a abor­dar ba­jo es­te go­bierno con­ser­va­dor? No lo creo”.

En no­viem­bre de 2015 Jus­tin Tru­deau fue in­ves­ti­do co­mo pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá, des­per­tan­do gran­des es­pe­ran­zas en­tre los mo­vi­mien­tos que en Amé­ri­ca de­fien­den sus te­rri­to­rios an­te el avan­ce de la me­ga­mi­ne­ría. La­men­ta­ble­men­te, tras dos años de ejer­cer el po­der Jus­tin Tru­deau man­tie­ne una cóm­pli­ce inac­ción fren­te a la muer­te y la des­truc­ción que pro­vo­can las mi­ne­ras ca­na­dien­ses, con­sis­ten­te­men­te efec­ti­vas pa­ra el des­po­jo gra­cias a la ayu­da que re­ci­ben de una le­gión de co­rrup­tos es­pe­cia­li­za­dos en la ven­ta de nues­tro pa­tri­mo­nio bio­cul­tu­ral. Fren­te a ello, el ca­mino a se­guir lo han tra­za­do ya mu­chos pue­blos que en Mé­xi­co se han or­ga­ni­za­do pa­ra de­cla­rar sus te­rri­to­rios li­bres de me­ga­pro­yec­tos de muer­te, in­clui­da la me­ga­mi­ne­ría. De Jus­tin Tru­deau ya no de­be­mos es­pe­rar na­da, más allá de la enor­me de­cep­ción que pro­vo­ca.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.