A la de­re­cha de Dios

La Jornada - - OPINIÓN - GA­BRIE­LA RO­DRÍ­GUEZ

omo en un per­ma­nen­te sis­mo os­ci­la­to­rio, la izquierda y la de­re­cha son po­si­cio­nes en el es­pa­cio po­lí­ti­co que no tie­nen un lu­gar fi­jo, por el con­tra­rio, sus sig­ni­fi­ca­dos se mue­ven en el tiem­po y te­rri­to­rios. “Re­pre­sen­tan una de­ter­mi­na­da to­po­lo­gía po­lí­ti­ca, que no tie­ne na­da que ver con la on­to­lo­gíaπ po­lí­ti­ca: No se es de de­re­cha o de izquierda, en el mis­mo sen­ti­do en que se es ‘co­mu­nis­ta” o ‘li­be­ral’ o ‘ca­tó­li­co’. Pue­den de­sig­nar di­fe­ren­tes con­te­ni­dos se­gún los tiem­pos y las si­tua­cio­nes” (Bob­bio, N. De­re­cha e izquierda, Ma­drid, Tau­rus, 1995).

Cier­ta­men­te, las ca­te­go­rías izquierda y de­re­cha son úti­les pa­ra con­tras­tar y rea­li­zar apre­cia­cio­nes an­te la agu­di­za­ción de con­flic­tos po­lí­ti­cos. La de­re­cha co­mo vir­tud, que­dó asen­ta­da en el Oc­ci­den­te cris­tiano “el hi­jo de Dios, des­de su re­su­rrec­ción, es­tá sen­ta­do a la dies­tra de Dios Pa­dre” (Nue­vo Tes­ta­men­to), y no de la dio­sa ma­dre, a esa al­tu­ra no hay mu­je­res. La de­re­cha co­bró en­ton­ces un va­lor po­si­ti­vo, se vin­cu­ló con lo re­li­gio­so y lo je­rár­qui­co. Co­mo con­cep­to re­la­ti­vo, del la­do opues­to se ubi­có lo ne­ga­ti­vo: lo no re­li­gio­so y lo su­bor­di­na­do. Ser ag­nós­ti­co, ateo o li­bre­pen­sa­dor, y de­fen­der a las cla­ses sub­al­ter­nas, sue­len va­lo­rar­se “de izquierda”.

En la es­fe­ra po­lí­ti­ca, la ideo­lo­gía izquierda iden­ti­fi­ca a quie­nes de ma­ne­ra co­lec­ti­va no se so­me­ten a un po­der cen­tral. Des­de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, cuan­do las fac­cio­nes se dis­tri­buían en el re­cin­to se­gún la pers­pec­ti­va del pre­si­den­te: a su de­re­cha se ubi­ca­ban los Gi­ron­di­nos, quie­nes apos­ta­ban por una mo­nar­quía par­la­men­ta­ria, del la­do de la no­ble­za, la bur­gue­sía y por el su­fra­gio no uni­ver­sal (ex­clu­yen­do a cla­ses no pro­pie­ta­rias); y a la izquierda los Ja­co­bi­nos, los par­ti­da­rios de una Re­pú­bli­ca, del su­fra­gio uni­ver­sal, en fa­vor de la igual­dad y de las cla­ses po­pu­la­res.

Hoy se pue­de iden­ti­fi­car a la de­re­cha en Mé­xi­co es­pe­cial­men­te por su for­ma de ac­tuar, la in­te­gran quie­nes de­fien­den la es­ta­bi­li­dad so­bre el de­seo de cam­bio, quie­nes de­fien­den po­lí­ti­cas que ge­ne­ran de­sigual­dad so­cial y de gé­ne­ro y que be­ne­fi­cian a las éli­tes. La si­tua­ción es­tá muy po­la­ri­za­da en­tre de­re­chaiz­quier­da, por­que los gra­dos de co­rrup­ción gu­ber­na­men­tal han superado a los más vo­ra­ces ra­te­ros de la his­to­ria, los de­re­chos hu­ma­nos só­lo son una re­tó­ri­ca que na­da tie­ne que ver con los vi­da dia­ria, des­de el po­der se re­cu­rre a la re­pre­sión, la cen­su­ra, los fe­mi­ni­ci­dios y al ase­si­na­to de pe­rio­dis­tas. Ac­tual­men­te no hay un so­lo go­ber­na­dor al que po­da­mos co­lo­car en la ex­cep­ción.

La ubi­ca­ción en el es­pec­tro par­ti­da­rio se mues­tra en el Con­gre­so, el es­ca­pa­ra­te don­de se des­nu­dan los po­lí­ti­cos. Apro­ve­chan­do que las con­se­cuen­cias del sis­mo cau­ti­van la agen­da, el PES re­vi­vió una ini­cia­ti­va so­bre “el de­re­cho a la ob­je­ción de con­cien­cia”. Se apro­bó por ma­yo­ría una re­for­ma que re­co­no­ce la ob­je­ción de con­cien­cia a mé­di­cos y en­fer­me­ras “El per­so­nal mé­di­co y de en­fer­me­ría que for­me par­te del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud po­drán ejer­cer la ob­je­ción de con­cien­cia y ex­cu­sar­se de par­ti­ci­par en la pres­ta­ción de ser­vi­cios que es­ta­ble­ce es­ta ley; cuan­do se pon­ga en ries­go la vi­da del pa­cien­te o se tra­te de una ur­gen­cia mé­di­ca, no po­drá in­vo­car­se; en ca­so de que ha­ya una ne­ga­ti­va per­ti­naz y no ha­ya per­so­nal no ob­je­tor de con­cien­cia, se in­cu­rre en un de­li­to, cau­sal de res­pon­sa­bi­li­dad pro­fe­sio­nal; ade­más, el ejer­ci­cio de la ob­je­ción de con­cien­cia no de­ri­va­rá en nin­gún ti­po de dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral”. Es­ta re­tó­ri­ca se hi­zo ley pa­ra ne­gar­le el ser­vi­cio a las mu­je­res que so­li­ci­ten un abor­to le­gal, a las víc­ti­mas de vio­la­ción que tie­nen de­re­cho a in­te­rrum­pir su em­ba­ra­zo en to­do el país, a quie­nes pue­den ac­ce­der por mo­ti­vos de sa­lud o a quie­nes lo ha­cen por de­ci­sión, co­mo lo au­to­ri­za la ley en Ciu­dad de Mé­xi­co. Lo más gra­ve es la mi­so­gi­nia y el cla­sis­mo que es­con­de: en­tre sean más los ga­le­nos que por ra­zo­nes re­li­gio­sas se nie­guen a in­te­rrum­pir un em­ba­ra­zo co­mo con­se­cuen­cia de es­ta ley, más mu­je­res mo­ri­rán por em­ba­ra­zos no desea­dos o por pro­ble­mas de sa­lud re­la­cio­na­dos, por ne­gar­se a ser ma­dres de su vio­la­dor, por no sa­ber o no con­tar con re­cur­sos pa­ra ha­cer­se un abor­to se­gu­ro; más ni­ños se­rán mal­tra­ta­dos o aban­do­na­dos por ma­dres que no los desea­ban, más ni­ños se­rán lle­va­dos a al­ber­gues in­se­gu­ros. Al re­gu­lar la ob­je­ción de con­cien­cia las/os le­gis­la­do­res/as con­de­na­ron a las mu­je­res más po­bres y a sus hi­jos/as, a las in­dí­ge­nas, a quie­nes no tie­nen ac­ce­so a la in­for­ma­ción ni a al­tos ni­ve­les es­co­la­res. No ha­bía ne­ce­si­dad de le­gis­lar, por­que en Mé­xi­co con­ta­mos con el ar­tícu­lo 24 cons­ti­tu­cio­nal que ga­ran­ti­za el de­re­cho a la li­ber­tad de con­cien­cia, to­da per­so­na tie­ne de­re­cho a ac­tuar de acuer­do a sus creen­cias y con­vic­cio­nes, la ob­je­ción in­clui­da. Coin­ci­dien­do, es­ta mis­ma se­ma­na las tri­bus de Donald Trump apro­ba­ron la ob­je­ción de con­cien­cia, las em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes po­drán po­ner ob­je­cio­nes re­li­gio­sas o morales –ob­je­ción de con­cien­cia– pa­ra no co­la­bo­rar con po­lí­ti­cas an­ti­na­ta­lis­tas y abor­ti­vas. La nor­ma afec­ta­rá a las in­mi­gran­tes no do­cu­men­ta­das.

La de­re­cha de hoy co­mul­ga a la de­re­cha de Dios Pa­dre y se po­si­cio­nó contra los de­re­chos de las mu­je­res: PRI, PAN, PVEM y PES se uni­fi­ca­ron al vo­tar en fa­vor. Que el PRD y el MC quie­ran aliar­se con los pri­me­ros, les ubi­ca a la de­re­cha del es­pec­tro, le­jos del pue­blo y de las mu­je­res, del la­do de las éli­tes.

Quie­nes nie­gan la vi­gen­cia de las ca­te­go­rías izquierda y de­re­cha son quie­nes hoy es­tán a la de­re­cha, quie­nes no quie­ren que se mue­va el or­den im­pe­ran­te ni sus pri­vi­le­gios y ven­ta­jas. Ninguno se au­to­nom­bra “de de­re­cha”, por el des­pres­ti­gio del tér­mino bien iden­ti­fi­ca­do con los na­zis. La ver­da­de­ra izquierda se iden­ti­fi­ca por una búsqueda de la igual­dad so­cial, po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y de gé­ne­ro.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.