El fin de las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas en AL

La Jornada - - OPINIÓN - RAÚL ZIBECHI

sce­na 1: Se­ma­nas atrás en un cen­tro cul­tu­ral de la lo­ca­li­dad de Mun­ro, en la zo­na nor­te de Bue­nos Ai­res, se pre­sen­tó la Or­ques­ta Tí­pi­ca Fer­nán­dez Fie­rro, una de las más po­ten­tes ban­das de tan­go de la ac­tua­li­dad ar­gen­ti­na. En cier­to mo­men­to, cer­ca del fi­nal del re­ci­tal, uno de los 13 mú­si­cos to­mó el mi­cró­fono pa­ra de­cir: “Que­re­mos que apa­rez­ca San­tia­go Mal­do­na­do”.

La mi­tad del pú­bli­co, de unas 500 per­so­nas, se re­ti­ró del lo­cal con gri­tos e in­sul­tos contra los mú­si­cos. Sa­lie­ron de gol­pe, “co­mo si hu­bie­ra un re­sor­te en las bu­ta­cas”, se­gún uno de los miem­bros de la ban­da. En­tre los im­pro­pe­rios lle­ga­ron a es­cu­char al­go que los de­jó per­ple­jos: “Us­te­des rom­pie­ron to­do y no­so­tros te­ne­mos que pa­gar­lo” (goo.gl/A1­gu6b). Esa bru­tal reac­ción se pro­du­jo por­que pi­die­ron por la vi­da de un jo­ven so­li­da­rio con los ma­pu­che des­apa­re­ci­do por la Gen­dar­me­ría.

Es­ce­na 2: La ex­po­si­ción Queer­mu­seu-Car­to­gra­fías de la Di­fe­ren­cia en el Ar­te Bra­si­le­ño, que lle­va­ba un mes en car­te­le­ra en el cen­tro San­tan­der Cul­tu­ral en Por­to Ale­gre, fue can­ce­la­da por el ban­co que la aus­pi­cia­ba por el ven­da­val de re­pro­ches que re­ci­bió en las re­des so­cia­les. Los crí­ti­cos acu­sa­ban a la mues­tra ar­tís­ti­ca de “blas­fe­mia” y de “apo­lo­gía de la zoo­fi­lia y la pe­dofi­lia” (goo.gl/kD­nZiq).

Se tra­ta­ba de 270 obras de 85 ar­tis­tas que de­fien­den la di­ver­si­dad se­xual. Las crí­ti­cas pro­vi­nie­ron bá­si­ca­men­te del Mo­vi­mien­to Bra­sil Li­bre (MBL) que ju­gó un pa­pel des­ta­ca­do en la caí­da del go­bierno de Dil­ma Rous­seff, con­vo­can­do ma­ni­fes­ta­cio­nes con mi­llo­nes de par­ti­ci­pan­tes. Co­mo se­ña­la la cró­ni­ca, se tra­ta de “un gru­po con­ser­va­dor na­ci­do en 2014 que ha ve­ni­do co­bran­do fuer­za con el gi­ro de la so­cie­dad bra­si­le­ña a la de­re­cha”.

En un co­mu­ni­ca­do, San­tan­der lla­mó a re­fle­xio­nar “so­bre los re­tos a los que nos de­be­mos en­fren­tar en re­la­ción con las cues­tio­nes de gé­ne­ro, di­ver­si­dad y vio­len­cia, en­tre otras co­sas”. Pe­ro la ame­na­za de boi­cot por el MBL pu­do más que cual­quier ra­zo­na­mien­to.

Pue­de ima­gi­nar­se el ni­vel de agre­si­vi­dad que so­por­tan los sec­to­res po­pu­la­res, si un ban­co mul­ti­na­cio­nal y una or­ques­ta cé­le­bre son aco­sa­dos de ese mo­do. En es­te pun­to qui­sie­ra re­fle­xio­nar so­bre lo que con­si­de­ro co­mo la ero­sión de las ba­ses cul­tu­ra­les y po­lí­ti­cas de las de­mo­cra­cias, an­te la bru­tal po­la­ri­za­ción so­cial que se vi­ve en los prin­ci­pa­les paí­ses de la re­gión.

El pri­mer pun­to con­sis­te en ob­ser­var la pro­fun­da grie­ta so­cial exis­ten­te, que se agrava con el mo­de­lo ex­trac­ti­vo y la cuar­ta gue­rra mun­dial en cur­so. Una par­te de las so­cie­da­des op­tó por atrin­che­rar­se en sus pri­vi­le­gios, de co­lor y de cla­se, que se re­su­men en vi­vir en ba­rrios con­so­li­da­dos don­de no les fal­ta el agua y las vi­vien­das son se­gu­ras. Es­te sec­tor abar­ca a la mi­tad de la po­bla­ción, la que tie­ne ac­ce­so a la edu­ca­ción y la sa­lud por­que pue­de pa­gar­las, los que tie­nen em­pleos me­dia­na­men­te bien re­mu­ne­ra­dos pe­ro so­bre to­do es­ta­bles, los que pue­den via­jar in­clu­so en avio­nes, den­tro o fue­ra de sus paí­ses. Son las y los ciu­da­da­nos que tie­nen de­re­chos y son res­pe­ta­dos co­mo se­res hu­ma­nos.

El se­gun­do pun­to es que la de­mo­cra­cia elec­to­ral tie­ne sen­ti­do só­lo pa­ra ese sec­tor, aun­que no sean los úni­cos que acu­den a las ur­nas. Pue­den ele­gir a los can­di­da­tos que los re­pre­sen­tan, que sue­len ser de su mis­mo co­lor de piel (en ge­ne­ral va­ro­nes blan­cos), que tie­nen es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, son re­co­no­ci­dos y es­ti­ma­dos por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que les abren ge­ne­ro­sa­men­te sus es­pa­cios.

No es cier­to que no exis­ta de­mo­cra­cia en Amé­ri­ca Latina. Es una de­mo­cra­cia a la me­di­da de la par­te “in­te­gra­da” de la po­bla­ción. Es­ta­mos an­te dos so­cie­da­des que no se re­co­no­cen. Los me­dios ar­gen­ti­nos sos­tie­nen que quie­nes pre­gun­tan por el pa­ra­de­ro de San­tia­go Mal­do­na­do “nos han de­cla­ra­do la gue­rra”. O peor, gran­des me­dios que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.