Re­cons­truir, reanu­dar, re­du­car

La Jornada - - OPINIÓN - ALBERTO SE­BAS­TIÁN BA­RRA­GÁN*

l enig­má­ti­co 19 de sep­tiem­bre re­pi­tió las cau­sas y las con­se­cuen­cias. Los re­cien­tes sis­mos cau­sa­ron pér­di­das irre­pa­ra­bles, vi­das en jue­go, tris­te­za, me­lan­co­lía, mie­do. Co­mo ha­ce 32 años el go­bierno fue in­su­fi­cien­te y la esen­cia de las ma­nos me­xi­ca­nas se uni­fi­có co­mo nun­ca lo ha­bía he­cho. Co­mo un ci­clo ge­ne­ra­cio­nal, se pa­só la es­ta­fe­ta del vo­lun­ta­ria­do y la fi­lan­tro­pía. En res­pues­ta a la tra­ge­dia sin tiem­po, la so­li­da­ri­dad y la ex­pe­rien­cia del 85 sa­lie­ron nue­va­men­te a las ca­lles. Otra vez bro­ta­ron la­zos co­mu­nes y de fa­mi­lia­ri­dad. Mi­les de per­so­nas en las ca­lles, en los cen­tros de aco­pio, en los al­ber­gues. Se hi­zo pre­sen­te la ayu­da mu­tua y el re­co­no­ci­mien­to de la me­xi­ca­ni­dad co­mo nues­tro ras­go co­mún. El áni­mo de coo­pe­ra­ción tam­bién for­mó par­te de las ré­pli­cas del sis­mo.

Co­mo re­cuen­to pe­rio­dís­ti­co del te­rre­mo­to de 1985, Ele­na Po­nia­tows­ka re­cu­pe­ró al­gu­nas ver­sio­nes de los que pa­de­cie­ron los es­tra­gos del si­nies­tro, y se pu­bli­có: Na­da, na­die. Las vo­ces del tem­blor, en ese li­bro se des­cri­be de­ta­lla­da­men­te có­mo las ins­tan­cias gu­ber­na­men­ta­les in­ten­ta­ron reac­cio­nar y mo­no­po­li­zar la aten­ción a la emer­gen­cia. En los re­la­tos se per­ci­be la pre­sen­cia del vo­lun­ta­ria­do de la UNAM y del Po­li­téc­ni­co, el re­cau­do me­di­ci­nal de Ra­dio Edu­ca­ción, la co­ber­tu­ra de Ca­nal On­ce, la unión de ra­dio­di­fu­so­ras, la sa­tu­ra­ción de Lo­ca­tel, la ayu­da in­ter­na­cio­nal… y la co­rrup­ción.

Es­com­bros, tris­te­za, pér­di­das y ayu­da. Ju­dith Gar­cía, tras per­der a su ma­ri­do y a sus hi­jos, ex­pre­só una tris­te de­man­da que nos des­ga­rra des­de 1985 has­ta nues­tros días: “… la gen­te que mu­rió no mu­rió por el sis­mo, eso es men­ti­ra, la gen­te mu­rió por la ma­la cons­truc­ción, por el frau­de, por cul­pa de la in­ca­pa­ci­dad de un go­bierno co­rrup­to al que no le im­por­ta que la gen­te vi­va y tra­ba­je en edi­fi­cios que pue­den caer­se”. Así co­mo el día 19 de sep­tiem­bre, el cáncer de la co­rrup­ción se re­pi­te, y se ha desa­rro­lla­do du­ran­te 32 años más. To­do se re­pi­tió co­mo si na­da hu­bié­ra­mos apren­di­do.

Es­tos re­cien­tes días han si­do una tran­si­ción a la nor­ma­li­dad que vi­vía­mos. Se de­cre­ta­ron tres días de lu­to na­cio­nal. En al­gu­nas ins­tan­cias pú­bli­cas y par­ti­cu­la­res se han de­cla­ra­do días in­há­bi­les has­ta la su­per­vi­sión de per­so­nal ca­li­fi­ca­do pa­ra re­gre­sar a las ac­ti­vi­da­des. Pe­ro el sec­tor edu­ca­ti­vo ha si­do uno de los más com­ple­jos por reac­ti­var. Va­rios días des­pués del si­nies­tro, la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca (SEP) tam­bién ha ex­pe­ri­men­ta­do una suer­te de co­lap­so en sus ac­ti­vi­da­des.

Se­gún la SEP, me­dian­te el co­mu­ni­ca­do 277, in­for­ma que 12 mil 931 es­cue­las tu­vie­ron al­gu­na afec­ta­ción por los sis­mos en las en­ti­da­des in­vo­lu­cra­das. Es­to re­que­ri­rá 13 mil mi­llo­nes de pe­sos pa­ra reha­bi­li­tar o re­cons­truir las es­cue­las da­ña­das. Aquí se ten­drán que ha­cer va­ler los se­gu­ros de los plan­te­les, sin em­bar­go, Au­re­lio Nu­ño tam­bién aña­dió que se ocu­pa­rán re­cur­sos del Fon­do de De­sas­tres Na­tu­ra­les y una bol­sa de 700 mi­llo­nes de pe­sos de la se­cre­ta­ría, pa­ra re­pa­ra­cio­nes me­no­res, ade­más de que se cuen­ta con el Pro­gra­ma Es­cue­las al Cien. Sin em­bar­go, ha­bría que co­no­cer los tér­mi­nos de los con­tra­tos con las ase­gu­ra­do­ras, ya que no de­be­rían ocu­par­se más re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra la re­pa­ra­ción o re­cons­truc­ción de las es­cue­las afec­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.