ECO­NO­MÍA MO­RAL

◗ 20 años del Pro­gre­sa-Opor­tu­ni­da­des-Pros­pe­ra. Ho­ra de de­ci­dir su fu­tu­ro /III De­ba­te con S. Levy so­bre los sub­si­dios ali­men­ta­rios ge­ne­ra­li­za­dos que des­ca­li­fi­ca

La Jornada - - ECONOMÍA - JU­LIO BOLTVINIK

eto­mo la se­rie enun­cia­da en el tí­tu­lo. Es­te año se cum­plen 20 del prin­ci­pal pro­gra­ma contra la po­bre­za, que aun­que ha per­ma­ne­ci­do ca­si igual, ha te­ni­do tres nom­bres: Pro­gre­sa-Opor­tu­ni­da­des-Pros­pe­ra (POP). En Pro­gress and Po­verty. Sus­tai­ning Me­xi­co’s Pro­gre­sa-Opor­tu­ni­da­des Pro­gram, Broo­kings, Washington, 2006 (en es­pa­ñol Po­bre­za y tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca en Mé­xi­co, FCE, 2009), San­tia­go Levy (SL) aborda los an­te­ce­den­tes del POP, sin ir ha­cia atrás en el tiem­po y des­cri­bien­do só­lo los re­fe­ri­dos a edu­ca­ción, sa­lud y ali­men­ta­ción, los tres com­po­nen­tes del acró­ni­mo Pro­gre­sa que él pro­mo­vió: Pro­gra­ma de Edu­ca­ción, Sa­lud y Ali­men­ta­ción, co­mo si fue­ran los úni­cos de­ter­mi­nan­tes de los ni­ve­les de vi­da de la po­bla­ción. Des­co­no­ce aquí tan­to el Pro­gra­ma Na­cio­nal de So­li­da­ri­dad (Pro­na­sol), vi­gen­te du­ran­te el go­bierno de Sa­li­nas y en los pri­me­ros años del de Ze­di­llo, co­mo Co­pla­mar (con Ló­pez Por­ti­llo). Aun­que en Sin he­ren­cia de po­bre­za (BID-Pla­ne­ta, Mé­xi­co, 2005) SL, en coau­to­ría con Evely­ne Ro­drí­guez, se re­fie­re al Pro­na­sol, lo ha­ce só­lo co­mo an­te­ce­den­te de la des­cen­tra­li­za­ción de es­ta­dos y mu­ni­ci­pios de par­te del gas­to so­cial:

“Des­de… 1988, el Pro­na­sol se con­vir­tió en el prin­ci­pal ins­tru­men­to pa­ra ca­na­li­zar re­cur­sos a es­ta­dos y mu­ni­ci­pios pa­ra el desa­rro­llo de la in­fra­es­truc­tu­ra so­cial bá­si­ca, así co­mo pa­ra ope­rar pro­gra­mas so­cia­les… En 1996 se ini­ció la des­cen­tra­li­za­ción de es­ta­dos y mu­ni­ci­pios de par­te del pre­su­pues­to de es­te pro­gra­ma… y se es­ta­ble­ció que 65 por cien­to de los re­cur­sos del en­ton­ces Ra­mo 26-So­li­da­ri­dad… se dis­tri­bu­ye­ra so­bre la ba­se de una fór­mu­la que in­clu­yó indicadores de po­bre­za en ca­da en­ti­dad fe­de­ra­ti­va… [y] se apli­ca­ron fór­mu­las si­mi­la­res en la asig­na­ción que los es­ta­dos ha­cían a los pro­pios mu­ni­ci­pios. En 1998 se for­ma­li­zó es­te es­que­ma con la crea­ción del Fon­do de Apor­ta­cio­nes pa­ra la In­fra­es­truc­tu­ra So­cial (FAIS) en la Ley de Coor­di­na­ción Fis­cal (LCF). Así, ac­tual­men­te… las de­ci­sio­nes so­bre la cons­truc­ción y ubi­ca­ción de es­cue­las, clí­ni­cas de sa­lud y ca­mi­nos ru­ra­les… son to­ma­das di­rec­ta­men­te por es­tos ni­ve­les de go­bierno con par­ti­ci­pa­ción de las co­mu­ni­da­des”. [Aña­den en no­ta al pie]: “La par­ti­ci­pa­ción co­mu­ni­ta­ria en las obras… era fun­da­men­tal. La di­fe­ren­cia cen­tral re­si­de en el me­ca­nis­mo de trans­fe­ren­cia de re­cur­sos. En Pro­na­sol, es­tos se dis­tri­buían del ni­vel fe­de­ral… di­rec­ta­men­te a los co­mi­tés de So­li­da­ri­dad es­ta­ble­ci­dos en ca­da co­mu­ni­dad. Aho­ra los re­cur­sos se trans­fie­ren, por dis­po­si­ción de ley, del ám­bi­to fe­de­ral al es­ta­tal, y de és­te al mu­ni­ci­pal, so­bre la ba­se fór­mu­las ex­pre­sas” (pp.113-14).

Es­ta di­men­sión del gas­to so­cial des­cen­tra­li­za­do, re­gla­men­ta­do y ope­ra­do por la LCF me­dian­te el FAIS y otros fon­dos, es un te­ma muy im­por­tan­te en sí mis­mo, que SL ca­ri­ca­tu­ri­za y ame­ri­ta­ría un aná­li­sis a fon­do, que hoy no pue­do ha­cer. Vol­va­mos al li­bro de 2006 de SL en el cual ana­li­za tres as­pec­tos que de­no­mi­na: “li­mi­ta­cio­nes de los sub­si­dios ali­men­ta­rios”; “lo­gros de­sigua­les en sa­lud y ali­men­ta­ción”; y “avan­ces ana­lí­ti­cos en la po­lí­ti­ca so­bre la po­bre­za”. Hoy ana­li­zo el pri­me­ro: des­cri­be los pro­gra­mas de sub­si­dios ali­men­ta­rios vi­gen­tes a me­dia­dos de los años no­ven­ta, iden­ti­fi­can­do cua­tro sub­si­dios ge­ne­ra­li­za­dos y 11 fo­ca­li­za­dos. SL ha­ce sie­te co­men­ta­rios a di­chos sub­si­dios (hoy cu­bro só­lo los dos pri­me­ros): 1) “Ha­bía un des­equi­li­brio en la dis­tri­bu­ción de los fon­dos pre­su­pues­ta­rios en­tre áreas ur­ba­nas y ru­ra­les: más de 75 por cien­to del pre­su­pues­to se ca­na­li­za­ba a las áreas ur­ba­nas don­de me­nos de 40 por cien­to de los po­bres vi­vían” (p.5). SL no ci­ta nin­gu­na fuente, ni ex­pli­ca el mé­to­do en el que se ba­sa pa­ra afir­mar lo des­ta­ca­do en cur­si­vas. Co­mo sa­ben los lec­to­res de Eco­no­mía Mo­ral, la dis­tri­bu­ción ur­bano-ru­ral de la po­bre­za que uno iden­ti­fi­que, de­pen­de de los indicadores y um­bra­les que uti­li­ce. Los mi­ni­ma­lis­tas co­mo SL lle­gan a con­clu­sio­nes co­mo la ci­ta­da en cur­si­vas, pe­ro con el MMIP (Mé­to­do de Me­di­ción Mul­ti­di­men­sio­nal de la Po­bre­za) se lle­ga a una con­clu­sión to­tal­men­te opues­ta: del to­tal de po­bres en el país, en 1996, ha­bía 23.5 mi­llo­nes (mill.) de po­bres en el me­dio ru­ral y 60.7 mill. en el ur­bano. Es de­cir, los po­bres ur­ba­nos eran 72 por cien­to y los ru­ra­les 28 por cien­to del to­tal na­cio­nal. En­tre los po­bres ex­tre­mos y los in­di­gen­tes (los dos ni­ve­les de po­bre­za más in­ten­sos), los por­cen­ta­jes que vi­vían en el me­dio ur­bano (66 y 58 por cien­to) eran mu­cho más al­tos que los del me­dio ru­ral (34 y 42 por cien­to). In­clu­so con la LP de pa­tri­mo­nio del Co­mi­té Téc­ni­co (CT) que mi­dió la po­bre­za ofi­cial en el go­bierno de Fox, los po­bres ur­ba­nos en 1996 eran 33.9 mill. (52.5 por cien­to) y los ru­ra­les 30.6 mill. (47.5 por cien­to).

2) Ha­bía un des­equi­li­brio en­tre los mon­tos de los sub­si­dios ge­ne­ra­li­za­dos y los fo­ca­li­za­dos, con ca­si 2/3 ca­na­li­za­dos a los pri­me­ros. SL sub­ra­ya que “al­go más de la mi­tad del pre­su­pues­to la ab­sor­bían los sub­si­dios ge­ne­ra­li­za­dos al pan y la tor­ti­lla en áreas ur­ba­nas, don­de la ma­yor par­te de la trans­fe­ren­cia era cap­tu­ra­da por ho­ga­res no po­bres”(Ibíd.) Otra vez, es­te jui­cio es­tá ba­sa­do (aun­que el au­tor no lo ex­pli­ci­ta) en el su­pues­to que los po­bres ex­tre­mos ur­ba­nos eran só­lo en­tre 4.1 y 10 por cien­to de la po­bla­ción ur­ba­na en 1984, tal co­mo lo plan­tea en “La po­bre­za en Mé­xi­co” (en Fe­lix Vé­lez, compilador, La po­bre­za en Mé­xi­co. Cau­sas y po­lí­ti­cas pa­ra com­ba­tir­la, FCE-ITAM, 1994, Cua­dro 7, p.48). Si la po­bre­za que que­re­mos re­du­cir o erra­di­car es tan ba­ja, no ten­dría mu­cho sen­ti­do uti­li­zar un sub­si­dio ge­ne­ra­li­za­do.

Es­te es­cri­to de SL es la tra­duc­ción de un in­for­me de con­sul­to­ría pa­ra el Ban­co Mun­dial de 1991 (Po­verty Alle­via­tion in Me­xi­co, WPS 679, Washington). Su in­fluen­cia es enor­me, al igual que su fal­se­dad. Pa­ra cla­ri­fi­car es­te pun­to y el an­te­rior, y va­lo­rar la des­ca­li­fi­ca­ción que ha­ce SL de los sub­si­dios ge­ne­ra­li­za­dos, es ne­ce­sa­rio pre­ci­sar en qué con­sis­te el mé­to­do que SL que­ría uti­li­zar pa­ra me­dir la po­bre­za ex­tre­ma y cuál ter­mi­nó uti­li­zan­do. Ello nos per­mi­ti­rá tam­bién de­fi­nir con cuál de las tres LPs del CT es más com­pa­ra­ble su me­di­ción. SL di­ce que “los po­bres ex­tre­mos son aque­llos cu­yo gas­to en ali­men­ta­ción es in­fe­rior” al cos­to de la ca­nas­ta ali­men­ta­ria (SL, 1994, p.34). Pe­ro co­mo la ENIGH84 no le per­mi­tía iden­ti­fi­car el gas­to no mo­ne­ta­rio en ali­men­tos, tu­vo que mo­di­fi­car el pro­ce­di­mien­to em­pí­ri­co y usar el in­gre­so del ho­gar en vez del gas­to en ali­men­tos (GA). Ex­pli­ca que, da­do que és­te es siem­pre me­nor que el in­gre­so (Y), “la com­pa­ra­ción del cos­to mo­ne­ta­rio de la ca­nas­ta ali­men­ta­ria con Y sub­es­ti­ma­ría la po­bre­za ex­tre­ma”. Por ello, “es ne­ce­sa­rio in­cre­men­tar” la lí­nea de po­bre­za ex­tre­ma (LPE), lo cual hi­zo en só­lo 25 por cien­to cre­yen­do que los ho­ga­res más po­bres te­nían un coe­fi­cien­te de En­gel (E= GA/Y) de 0.8, es de­cir, que gas­ta­ban en ali­men­tos el 80 por cien­to de su Y. SL adop­tó, sin sa­ber­lo al pa­re­cer, lo que he lla­ma­do el Mé­to­do de la Ca­nas­ta Ali­men­ta­ria Nor­ma­ti­va que con­sis­te en cal­cu­lar la LP di­vi­dien­do el cos­to de la ca­nas­ta de ali­men­tos (CCA) en­tre E (LP= CCA/E). El va­lor de E de los más po­bres en Mé­xi­co es de 0.5 y no 0.8 co­mo cre­yó SL. Es­ta so­bre­es­ti­ma­ción de E es lo que he lla­ma­do el “Error de Levy”. Da­do que la LP de pa­tri­mo­nio (LPP) de la Se­de­so es la que más se acer­ca (de las tres ofi­cial­men­te acep­ta­das) al mé­to­do de la CNA, pa­ra com­pa­rar la me­di­ción de SL y la del CT de­be ha­cer­se con la LPP. En con­clu­sión, en 1996 ha­bía más po­bres en el me­dio ur­bano que en el ru­ral y la po­bre­za ur­ba­na (com­pa­ra­ble con la de SL, era del 61.9 por cien­to, y no de 4.1 por cien­to o 10 por cien­to (Véa­se el Cua­dro 4, p. 235, de Cortés et al. Evo­lu­ción y ca­rac­te­rís­ti­cas de la po­bre­za en Mé­xi­co en la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo XX, en M. Szé­ke­ley, Nú­me­ros que mue­ven al mun­do: la me­di­ción de la po­bre­za en Mé­xi­co, Se­de­so, 2005.)

ju­lio.boltvinik@gmail.com • www.ju­lio­bolt­vi­nik.org

Por­ta­da de uno de los li­bros de San­tia­go Levy ci­ta­dos en el tex­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.