MÉ­XI­CO SA

Tru­deau: ¡lás­ti­ma, En­ri­que!

La Jornada - - ECONOMÍA - CAR­LOS FER­NÁN­DEZ-VE­GA

are­ce que to­dos es­tán cons­cien­tes de la in­mi­nen­te “caí­da” del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te… sal­vo el go­bierno pe­ña­nie­tis­ta. Cuan­do me­nos no en pú­bli­co, por­que el dis­cur­so ofi­cial se man­tie­ne “po­si­ti­vo” y “es­pe­ran­za­dor”, aun­que es ob­vio que el sal­va­je de la Ca­sa Blanca no tie­ne la me­nor in­ten­ción de “re­fren­dar los la­zos his­tó­ri­cos (et­cé­te­ra, et­cé­te­ra) en­tre am­bas na­cio­nes”. Sim­ple­men­te ex­ten­dió el ve­lo­rio del acuer­do tri­la­te­ral, pues nun­ca fue su in­ten­ción “ne­go­ciar­lo” y/o “mo­der­ni­zar­lo”.

Ven­drá un só­li­do, am­plia­do y be­né­fi­co acuer­do bi­la­te­ral… en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. Y pa­ra eso lle­gó Jus­tin Tru­deau a Mé­xi­co, pa­ra de­cir­le al in­qui­lino de Los Pi­nos: “lás­ti­ma, En­ri­qui­to; pri­me­ro no­so­tros y des­pués, tam­bién no­so­tros”. El pri­mer mi­nis­tro fue re­ci­bi­do en el ae­ro­puer­to por el “apren­diz” Luis Vi­de­ga­ray, quien de­be ha­ber­le di­cho al oí­do: “a ver, maes­tro, Mé­xi­co es más gran­de que el TLCAN; hay co­sas que no va­mos a acep­tar, y no se­ría el fin del mun­do”. Y el po­lí­ti­co ca­na­dien­se tem­bló del mie­do.

En vía de mien­tras, de Washington lle­ga la no­ti­cia: en ple­na ne­go­cia­ción del TLCAN (cuar­ta ron­da, se­gun­do día de tra­ba­jos), “Donald Trump pre­sen­tó ayer la cláu­su­la de ter­mi­na­ción au­to­má­ti­ca del acuer­do en cin­co años. La pro­pues­ta fue pre­sen­ta­da a un pe­que­ño gru­po de ne­go­cia­do­res. Se tra­ta de una de las pro­pues­tas con­si­de­ra­das co­mo ‘píl­do­ras ve­ne­no­sas’ por la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos, de­bi­do a su po­ten­cial pa­ra des­ca­rri­lar el pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción del acuer­do”.

Los acon­te­ci­mien­tos des­tro­zan el ale­gre dis­cur­so del go­bierno y los “ne­go­cia­do­res” de Mé­xi­co, pe­ro se afe­rran en Los Pi­nos y zo­nas ale­da­ñas. Co­mo bien lo ad­vier­te Moody’s Analy­tics (La Jor­na­da, Ro­ber­to Gon­zá­lez Ama­dor), “la pro­ba­bi­li­dad de que se ma­te­ria­li­ce el fi­nal del TLCAN es aho­ra ma­yor que cuan­do ini­ció el pro­ce­so de re­ne­go­cia­ción a me­dia­dos de agos­to. Es po­si­ble que el prin­ci­pal mo­ti­vo del rom­pi­mien­to to­me la for­ma de una sa­li­da uni­la­te­ral de Es­ta­dos Uni­dos. Las ne­go­cia­cio­nes se han acer­ca­do a un pun­to en el que la can­ce­la­ción del acuer­do se pue­de de­to­nar rá­pi­da­men­te y en cual­quier mo­men­to”.

Sin em­bar­go, Moody’s Analy­tics ad­vier­te que “tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de que Es­ta­dos Uni­dos aprie­te aún más las con­di­cio­nes pa­ra ori­llar, so­bre to­do a Mé­xi­co, a re­ti­rar­se del acuer­do. En es­te ca­so, Trump po­dría li­brar­se de po­ten­cia­les acu­sa­cio­nes o fric­cio­nes en su Con­gre­so, con­si­de­ró. Y más allá de la fuer­te tur­bu­len­cia fi­nan­cie­ra y de la po­ten­cial ines­ta­bi­li­dad en al­gu­nas va­ria­bles y mer­ca­dos, lo cual po­dría pro­lon­gar­se por al­gún tiem­po, el rom­pi­mien­to del acuer­do co­mer­cial de­ja­ría al­go res­ca­ta­ble pa­ra Mé­xi­co: la po­si­bi­li­dad de em­pe­zar a re­du­cir la de­pen­den­cia de su eco­no­mía con res­pec­to al mer­ca­do es­ta­du­ni­den­se”.

Ha­brá que es­tar pen­dien­tes de las “ne­go­cia­cio­nes” en Washington, pe­ro en vía de mien­tras la jun­ta de go­bierno del Ban­co de Mé­xi­co pin­ta un pa­no­ra­ma no muy gra­to. Por­que, de en­tra­da, con­tra­di­ce el ma­cha­cón dis­cur­so pe­ña­nie­tis­ta: “el efec­to de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les so­bre el cre­ci­mien­to (eco­nó­mi­co) pa­re­ce ha­ber si­do más aco­ta­do que lo pre­vis­to en el mo­men­to de su apli­ca­ción. Si bien se es­pe­ra que al­gu­nas de ellas pu­die­ran im­pac­tar po­si­ti­va­men­te a la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en los si­guien­tes años, es po­co pro­ba­ble que ello pu­die­ra ele­var sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el po­ten­cial de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía”.

Las “re­for­mas”, pues, no cua­jan (pa­ra bien de la na­ción; pa­ra el de los in­ver­sio­nis­tas han si­do muy pro­duc­ti­vas), y a la par la in­ver­sión pú­bli­ca se ha des­plo­ma­do; es de­cir, uno de los mo­to­res eco­nó­mi­cos del país se man­tie­ne de­te­ni­do, tan­to que el Ban­co de Mé­xi­co ad­vier­te que es­te in­di­ca­dor “ha caí­do en más de 45 por cien­to des­de su pi­co en el pri­mer tri­mes­tre de 2009 al se­gun­do tri­mes­tre de 2017”. Y “los efec­tos de es­ta caí­da so­bre el po­ten­cial de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía po­drían ser muy gra­ves”.

En el cor­to pla­zo, en­tre los fac­to­res que po­drían in­ci­dir en el com­por­ta­mien­to del ti­po de cam­bio “des­ta­ca la in­cer­ti­dum­bre res­pec­to de un re­sul­ta­do ad­ver­so de las ne­go­cia­cio­nes del TLCAN, así co­mo las elec­cio­nes en Mé­xi­co del pró­xi­mo año. La ma­yo­ría de los in­te­gran­tes de la jun­ta de go­bierno ad­vir­tió que el ba­lan­ce de ries­gos pa­ra el cre­ci­mien­to se ha de­te­rio­ra­do, par­ti­cu­lar­men­te por la per­cep­ción de que pu­die­ran ma­te­ria­li­zar­se es­ce­na­rios ad­ver­sos en la re­la­ción bi­la­te­ral en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos”. Ello sin ol­vi­dar que “la eco­no­mía me­xi­ca­na es­tá en un pro­ce­so de des­ace­le­ra­ción, que se ha vuel­to más mar­ca­do ha­cia el ter­cer tri­mes­tre del año.

Y ya en­tra­dos, la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca Latina y el Ca­ri­be (Ce­pal) di­vul­gó su “ac­tua­li­za­ción” so­bre el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co re­gio­nal du­ran­te el pre­sen­te año y su pro­nós­ti­co pa­ra el si­guien­te. Pa­ra el ca­so me­xi­cano, el or­ga­nis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.