El cen­tro High­lan­der, la es­cue­la pa­ra re­bel­des, cum­ple 85 años

Aquí los lu­cha­do­res so­cia­les man­tie­nen el ideal de que “otro Es­ta­dos Uni­dos es po­si­ble”

La Jornada - - ECONOMÍA - DA­VID BROOKS NEW MAR­KET, TEN­NES­SEE.

La es­cue­la de re­bel­des en las mon­ta­ñas del su­r­es­te de Es­ta­dos Uni­dos, que es un ex­tra­or­di­na­rio eje de mo­vi­mien­tos so­cia­les de tra­ba­ja­do­res, de­re­chos ci­vi­les, am­bien­ta­lis­tas, de de­fen­sa de mi­gran­tes y de cul­tu­ra, fes­te­jó 85 años de vi­da con ve­te­ra­nos de mil lu­chas y nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que con­ti­núan con el mis­mo com­pro­mi­so de que “otro Es­ta­dos Uni­dos es po­si­ble”.

El Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes y Edu­ca­ción High­lan­der fes­te­jó su aniversario re­cor­dan­do los sue­ños y lu­chas que se ge­ne­ra­ron o com­par­tie­ron aquí, ade­más, hu­bo diá­lo­gos so­bre có­mo res­ca­tar el fu­tu­ro, to­do en me­dio de can­tos, bai­le, poe­sía y so­li­da­ri­dad.

Con las mon­ta­ñas Great Smoky, par­te de la cor­di­lle­ra de los Apa­la­ches, co­mo es­ce­no­gra­fía, se re­ve­ló en ta­lle­res y fo­ros, se­mi­na­rios e in­ter­cam­bios un mo­sai­co de la re­bel­día den­tro de es­te país, y con ello la con­ti­nua­ción de es­te cen­tro co­mo un pun­to de en­cuen­tro de lu­cha­do­res so­cia­les de to­do ti­po: de in­te­gran­tes de Black Li­ves Mat­ter a de­fen­so­res de de­re­chos de los mi­gran­tes, des­de ve­te­ra­nos de las gue­rras de Irak y Af­ga­nis­tán contra las po­lí­ti­cas bé­li­cas de es­te país, has­ta gran­je­ros que bus­can fre­nar la in­va­sión de las tras­na­cio­na­les y sus trans­gé­ni­cos en los cul­ti­vos de maíz, jun­to con par­ti­ci­pan­tes en in­nu­me­ra­bles es­fuer­zos de pro­yec­tos al­ter­na­ti­vos pa­ra crear una “eco­no­mía de so­li­da­ri­dad” y “soluciones be­llas” pa­ra gra­ves pro­ble­mas so­cia­les.

“LOS SU­PRE­MA­CIS­TAS SE ASUSTARON DE QUE NE­GROS Y LA­TI­NOS PRON­TO SE­RÁN MA­YO­RÍA”: WOODARD Es­te lu­gar se vol­vió bi­lin­güe cuan­do los mi­gran­tes em­pe­za­ron a reivin­di­car sus de­re­chos

Es­te cen­tro fue uno de los muy po­cos es­pa­cios en el sur don­de se po­dían re­unir blan­cos y ne­gros, don­de tra­ba­ja­do­res de di­ver­sos sec­to­res y ac­ti­vis­tas de to­do ti­po se po­dían en­con­trar con co­le­gas, un lu­gar don­de cual­quie­ra que se cons­cien­ti­za­ba en una lucha po­día de re­pen­te dar­se cuen­ta que exis­tían otros, y que sus ex­pe­rien­cias eran par­te de al­go mu­cho más gran­de. Eso con­ti­núa hoy día.

High­lan­der se vol­vió bi­lin­güe ha­ce unos años, cuan­do de pron­to mi­gran­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos –so­bre to­do me­xi­ca­nos y cen­troa­me­ri­ca­nos– em­pe­za­ban a vol­ver­se pro­ta­go­nis­tas de las lu­chas por los de­re­chos la­bo­ra­les, de vi­vien­da, edu­ca­ción y sa­lud en el sur de Es­ta­dos Uni­dos. Aquí los re­cién lle­ga­dos se en­cuen­tran con ve­te­ra­nos de lu­chas an­te­rio­res, y con otros sec­to­res de tra­ba­ja­do­res blan­cos y afro­es­ta­du­ni­den­ses, de in­dí­ge­nas, de de­fen­so­res de de­re­chos ci­vi­les. No só­lo ahí se com­par­ten ideas y ex­pe­rien­cias, sino sur­gen alian­zas.

Por ejem­plo, en un ta­ller so­bre mi­gran­tes se em­pe­zó a ex­plo­rar el tra­ba­jo con­jun­to en­tre quie­nes se de­di­can a la re­for­ma del sis­te­ma pe­nal y la pro­tec­ción de co­mu­ni­da­des afro­es­ta­du­ni­den­ses, abu­sos po­li­cia­cos y crí­me­nes de odio ra­cial con las re­des de mi­gran­tes que aho­ra en­fren­tan per­se­cu­ción de las au­to­ri­da­des y por agre­sio­nes ra­cis­tas. Mónica Her­nán­dez, coor­di­na­do­ra de la Red de De­re­chos Mi­gran­tes del Su­r­es­te, co­men­tó que “la raíz del sen­ti­mien­to an­ti­mi­gran­te aquí es la su­pre­ma­cia blanca”, y por tan­to es­tá li­ga­do a la la lar­ga his­to­ria de ra­cis­mo en es­te país. An­te ello, se de­ben su­pe­rar las di­vi­sio­nes en­tre quie­nes pa­de­cen ese ra­cis­mo pa­ra res­pon­der de ma­ne­ra con­jun­ta a to­do es­to.

Aquí tam­bién se cons­tru­ye con­cien­cia des­de aba­jo so­bre la agen­da neo­li­be­ral, des­de sus ex­pre­sio­nes lo­ca­les a las tras­na­cio­na­les. Su­san Wi­lliams, una de las coordinadoras del pro­gra­ma de edu­ca­ción, quien se de­di­ca a la ex­plo­ra­ción de la re­la­ción en­tre la eco­no­mía lo­cal y la glo­bal, im­pul­só un pro­yec­to ha­ce unos años, cuan­do una em­pre­sa tras­la­dó sus ope­ra­cio­nes de es­ta re­gión a la fron­te­ra del la­do me­xi­cano, lle­van­do a una ca­ra­va­na de tra­ba­ja­do­ras es­ta­du­ni­den­ses des­pla­za­das a vi­si­tar a las “que nos ro­ba­ron nues­tras cham­bas”, tal co­mo po­lí­ti­cos de­ma­go­gos so­lían ex­pre­sar­lo. Cuan­do co­no­cie­ron a sus co­le­gas, se die­ron cuen­ta de que eran igual que ellas, “que éra­mos las mis­mas”, y que la em­pre­sa y las po­lí­ti­cas de li­bre co­mer­cio eran los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de su si­tua­ción, y de con­fron­tar­las en­tre sí. De ahí, se em­pe­za­ron a ex­plo­rar for­mas de so­li­da­ri­dad mu­tua y a rom­per con las di­vi­sio­nes en­tre tra­ba­ja­do­res de am­bos la­dos de la fron­te­ra. Ese ti­po de tra­ba­jo con­ti­núa hoy con nue­va ur­gen­cia.

Pe­ro aquí el pun­to no es na­da más ha­cer un diag­nós­ti­co, sino de­fi­nir “có­mo lle­gar de don­de es­ta­mos a don­de so­ña­mos es­tar”, co­mo di­jo una par­ti­ci­pan­te. El le­ma en el mu­ral que de­co­ra par­te del cen­tro de reunio­nes aquí es: “Sin ac­ción no hay co­no­ci­mien­to”.

“Co­mo gran­je­ros, uno de nues­tros prin­ci­pa­les desafíos es la ero­sión de las tie­rras. Pe­ro creo que tal vez el pro­ble­ma ma­yor es la ero­sión so­cial y eco­nó­mi­ca. Y eso, creo, se tie­ne que en­fren­tar de la mis­ma ma­ne­ra que se ha­ce con la tie­rra: sem­brar una pe­que­ña plan­ti­ta, al cre­cer y am­pliar sus raí­ces pue­de re­ver­tir la ero­sión, te­ne­mos que bus­car a más gen­te que es­tá sem­bran­do esas plan­tas en es­ta so­cie­dad”.

“An­te to­do, te­ne­mos que in­sis­tir en que la gen­te ha­ble por sí mis­ma, crear una cul­tu­ra de que ca­da uno de­be con­tar su cuen­to, y lue­go su­mar­los”, afir­ma un ve­te­rano de lu­chas so­cia­les, en uno de los fo­ros que se rea­li­za­ron du­ran­te los tres días de fes­te­jo.

Par­ti­ci­pan jó­ve­nes que tra­ba­jan en va­rias or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les del sur, to­dos ar­ma­dos con las nue­vas he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas y su vo­ca­bu­la­rio, jun­to con ve­te­ra­nos de lu­chas sin­di­ca­les, co­mo Jim Ses­sions, re­ve­ren­do y ex di­rec­tor de High­lan­der, quien en 1989 jun­to con 99 mi­ne­ros del car­bón rea­li­za­ron la úl­ti­ma ocu­pa­ción de una plan­ta in­dus­trial en Es­ta­dos Uni­dos en la fa­mo­sa huel­ga de Pit­ts­ton, en Vir­gi­nia, o con dos Free­dom Sin­gers, mi­li­tan­tes del mo­vi­mien­to de de­re­chos ci­vi­les de los años 50 y 60 que, en­tre otras ar­mas de lucha, usa­ban el can­to.

La se­gu­ri­dad pa­ra el fes­te­jo –es­te lu­gar ha su­fri­do cons­tan­tes ame­na­zas y ata­ques du­ran­te su his­to­ria– fue pro­por­cio­na­da por ve­te­ra­nos de gue­rra an­tes co­no­ci­dos co­mo Ve­te­ra­nos de Irak Contra la Gue­rra, y que cam­bia­ron de nom­bre a About Fa­ce (me­dia vuel­ta, en vo­ca­bu­la­rio mi­li­tar), quie­nes se su­ma­ron a los diá­lo­gos y los can­tos.

Los nue­vos co­di­rec­to­res de High­lan­der bus­ca­ron en­tre­te­jer la his­to­ria del pa­sa­do de es­te cen­tro con los desafíos a fu­tu­ro, de có­mo con­ti­nuar cons­tru­yen­do una narrativa re­bel­de co­lec­ti­va con to­do eso.

Ash-Lee Woodard Hen­der­son di­jo en en­tre­vis­ta con La Jor­na­da, al con­cluir el fes­te­jo de tres días, que la co­yun­tu­ra en es­te país no es de­fi­ni­da só­lo por el fe­nó­meno de Donald Trump. Aun­que su lle­ga­da a la Ca­sa Blanca es per­ci­bi­da co­mo una de­rro­ta por mu­chos, den­tro y fue­ra de es­te país, se de­be re­cor­dar que la ma­yo­ría de los es­ta­du­ni­den­ses no vo­ta­ron por él, y de he­cho no que­rían a ninguno de los dos can­di­da­tos. Por tan­to, “co­me­te­ría­mos un error con­si­de­rar eso co­mo una de­rro­ta pa­ra no­so­tros”.

Ex­pli­có otra ver­sión del mo­men­to: “Yo creo que lo que ocu­rrió es que es­tá­ba­mos em­pe­zan­do ha­cer al­go que los asus­tó –a los ca­pi­ta­lis­tas, a los su­pre­ma­cis­tas blan­cos, a los del 1 por cien­to– creo que se asustaron de que ne­gros y la­ti­nos pron­to se­rán ma­yo­ría. Creo que los ate­rro­ri­za que exis­ta al­go co­mo Black Li­ves Mat­ter, por­que –cuan­do ellos de­cían que no te­nía­mos un pro­gra­ma– lo­gra­mos pre­sen­tar 40 pun­tos con una vi­són muy cla­ra; creo que se asustaron de que los drea­mers no se que­da­ron con­for­mes di­cien­do que el DA­CA es ma­ra­vi­llo­so, sino que lo ca­li­fi­ca­ron de mi­ga­jas y aho­ra exi­gen el res­pe­to de los de­re­chos de to­do mi­gran­te (...) los asus­tó que los in­dí­ge­nas no se li­mi­ta­ron a pe­dir di­ne­ro y dis­tan­cia gu­ber­na­men­tal, sino que es­ta­ban exi­gien­do so­be­ra­nía y que se cum­plie­ron los tra­ta­dos –con Stan­ding Rock es­ta­ban ate­rra­dos cuan­do se su­mó Black Li­ves y los ve­te­ra­nos, en­tre otros”.

El Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes y Edu­ca­ción High­lan­der, ubi­ca­do en las mon­ta­ñas del su­r­es­te de Es­ta­dos Uni­dos, ce­le­bró 85 años con tres días de ta­lle­res, fo­ros y se­mi­na­rios que bus­ca­ron en­tre­te­jer el pa­sa­do de es­ta “es­cue­la de re­bel­des” con los desafíos a fu­tu­ro en la lucha so­cial ■ Fo­to Da­vid Brooks

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.