El cen­tro High­lan­der...

La Jornada - - MUNDO -

son con­tra­rios de for­ma ta­jan­te a la se­ce­sión. El ma­ni­fies­to leí­do al tér­mino de la mar­cha cri­ti­có la de­cla­ra­ción so­be­ra­nis­ta de Puig­de­mont del pa­sa­do mar­tes por “ten­sar la cuer­da al má­xi­mo y si­tuar a Ca­ta­lu­ña al bor­de del pre­ci­pi­cio”. Y acu­sa­ron a al pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de “ama­gar con pro­cla­mar la in­de­pen­den­cia, pe­ro al fi­nal pa­re­ce que le tem­bla­ron las ma­nos y las pier­nas y to­do que­dó en una con­fu­sa pan­to­mi­ma, más pro­pia de pa­tio de co­le­gio que de se­de par­la­men­ta­ria”.

Y aña­die­ron que “la se­ce­sión de Ca­ta­lu­ña ni se con­su­mó an­te­ayer ni se con­su­ma­rá pa­sa­do ma­ña­na, pe­ro va­mos a ne­ce­si­tar mu­cho tiem­po pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas re­co­bren el pul­so de­mo­crá­ti­co y ci­ca­tri­cen las he­ri­das”.

En Ma­drid, ade­más de la mul­ti­tu­di­na­ria ma­ni­fes­ta­ción, las mi­ra­das es­tu­vie­ron pues­tas en el pal­co ofi­cial, don­de es­ta­ban prác­ti­ca­men­te to­dos los di­ri­gen­tes au­to­nó­mi­cos, a ex­cep­ción de Puig­de­mont, man­da­ta­rio ca­ta­lán; Íñi­go Úr­ku­llu, del País Va­co, y Uxue Bar­kos, pre­si­den­ta de Na­va­rra. Tam­po­co acu­die­ron los lí­de­res de Uni­dos Po­de­mos. El res­to mos­tró su apo­yo al rey Fe­li­pe VI y ce­rró fi­las en torno a Ra­joy y la even­tual res­pues­ta pa­ra fre­nar el desafío se­pa­ra­tis­ta de Ca­ta­lu­ña.

Al fi­nal del des­fi­le se in­for­mó de la muer­te del pi­lo­to de un avión Eu­ro­figh­ter que ha­bía par­ti­ci­pa­do en la ce­re­mo­nia y se es­tre­lló al ate­rri­zar en Al­ba­ce­te.

En tan­to, a la es­pe­ra de que se cum­pla la pe­ti­ción de la Or­ga­ni­za­ción

Se­ña­ló que “el li­de­raz­go de es­tos mo­vi­mien­tos es­tá en con­tac­to –por me­dio de lu­ga­res co­mo High­lan­der– y no só­lo de ma­ne­ra cir­cuns­tan­cial, sino pa­ra cons­truir so­li­da­ri­dad a lar­go pla­zo, y eso los ate­rro­ri­za. En­ton­ces, creo que la res­pues­ta de par­te de la cú­pu­la, sea por con­duc­to de Trump o de Ban­non, o cual­quie­ra de esos ím­be­ci­les, es en par­te una res­pues­ta a nues­tro éxi­to”.

El re­ve­ren­do Allyn Max­fiel­dS­tee­le, el otro co­di­rec­tor eje­cu­ti­vo de High­lan­der, sub­ra­yó en en­tre­vis­ta con La Jor­na­da que so­bre to­do en tiem­pos post­elec­to­ra­les en es­te país, hay “la ne­ce­si­dad de cons­truir ba­ses, de ha­cer­lo de una ma­ne­ra más pro­fun­da… la ca­pa­ci­ta­ción, desa­rro­llo po­lí­ti­co y tra­ba­jo in­ter­ge­ne­ra­cio­nal aquí –al­go que se ha­bía per­di­do un po­co– es más ur­gen­te que nun­ca. Lo que es­ta­mos ob­ser­van­do des­de que lle­ga­mos co­mo di­rec­to­res ha­ce nue­ve me­ses es que es­te lu­gar es­tá re­ple­to, por­que la gen­te en­tien­de que se de­be re­unir, y que no ha­cer­lo mar­ca­ría el fin de nues­tro fu­tu­ro”.

Pa­ra Woodard Hen­der­son es cla­ve con­ti­nuar ali­men­tan­do las re­la­cio­nes con co­le­gas en el “sur glo­bal”, don­de han te­ni­do que en­fren­tar co­sas muy pa­re­ci­das. Lo que ellos cuen­tan, di­ce, “nos es­tá dan­do la es­pe­ran­za y la ins­pi­ra­ción (…) to­mar las lec­cio­nes de trans­for­ma­ción que ellos tie­nen pa­ra lo­gar­lo aquí, den­tro del om­bli­go de la bes­tia. Si lo po­de­mos lo­grar en es­ta re­gión su­re­ña, eso sal­va­ría a es­te país, y si po­de­mos em­pe­zar a sal­var es­te país de esa ma­ne­ra, fi­nal­men­te po­dre­mos pro­ce­der a te­ner esa re­la­ción, cons­trui­da so­bre pro­ce­sos centrados en la jus­ti­cia que que­re­mos y ne­ce­si­ta­mos con nues­tros ca­ma­ra­das en el sur glo­bal”.

(Pa­ra ma­yor in­for­ma­ción: http://high­lan­der­cen­ter.org)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.