La eco­no­mía de Jo­jutla, co­lap­sa­da ca­si un mes des­pués del te­rre­mo­to

Po­bla­do­res vi­ven co­mo en cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos, sin ser­vi­cios bá­si­cos ni se­gu­ri­dad

La Jornada - - MUNDO - RUBICELA MO­RE­LOS CRUZ JO­JUTLA, MOR.

Án­ge­la Jerónimo Lan­da ven­día po­zo­le en es­ta ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal has­ta an­tes del te­rre­mo­to del 19 de sep­tiem­bre. ‘‘Ya que­re­mos des­per­tar de es­ta pe­sa­di­lla’’, di­ce.

Al igual que sus pai­sa­nos, pa­de­ce el des­plo­me de la eco­no­mía lo­cal. No pue­den ven­der ni com­prar por­que no hay di­ne­ro.

Mu­chos ne­go­cios si­guen ce­rra­dos o en­tre es­com­bros. Hay fa­mi­lias que per­die­ron to­do, has­ta sus fuentes de in­gre­sos... y los apo­yos pro­me­ti­dos no lle­gan.

El sis­mo, con epi­cen­tro en es­te mu­ni­ci­pio, no só­lo co­bró 17 vi­das y aca­bó con cien­tos de ca­sas, mue­bles y elec­tro­do­més­ti­cos; tam­bién co­lap­só la eco­no­mía.

Los dam­ni­fi­ca­dos per­ma­ne­cen en las tien­das de cam­pa­ña ins­ta­la­das por or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les y en ca­sas tem­po­ra­les que do­nó el go­bierno de Chi­na, pues ni si­quie­ra pue­den com­prar ma­te­ria­les de cons­truc­ción por fal­ta de em­pleo.

Las ca­lles 18 de Mar­zo y 10 de Abril de la co­lo­nia Emi­li­ano Za­pa­ta es­tán en la zo­na más afec­ta­da de Jo­jutla. To­das las ca­sas se des­plo­ma­ron y aho­ra pa­re­cen cam­po de re­fu­gia­dos, sin se­gu­ri­dad, elec­tri­ci­dad, agua po­ta­ble, ba­ños ni co­ci­na.

Los res­tau­ran­tes de la co­lo­nia es­tán va­cíos. En los co­me­do­res co­mu­ni­ta­rios has­ta los po­li­cías ha­cen fi­la pa­ra que las se­ño­ras de otros pue­blos les den un ta­co.

Hu­go Ar­men­ta Bahe­na te­nía una tor­ti­lle­ría en la ca­lle 10 de Abril. Per­dió su in­ver­sión de 250 mil pe­sos y su ne­go­cio no es­tá en una lis­ta de afec­ta­dos. Les pro­me­tie­ron que per­so­nal de la Se­cre­ta­ría de Eco­no­mía ven­drá des­pués a ela­bo­rar un cen­so. ‘‘En el ayun­ta­mien­to di­cen que des­pués van a cen­sar pu­ros ne­go­cios’’, di­jo.

Ma­ría del Pi­lar Páez Cas­ti­llo, ma­dre y abue­la con fa­mi­lia de 10 in­te­gran­tes, de­man­dó ayu­da pa­ra co­men­zar a reha­cer su ca­sa, pues só­lo les que­dó una ca­mio­ne­ta que usan de re­fu­gio, y dos tien­das de cam­pa­ña que ape­nas ayer ins­ta­la­ron pa­ra ellos.

Sus dos hi­jos son obre­ros del in­ge­nio Emi­li­ano Za­pa­ta, mu­ni­ci­pio de Za­ca­te­pec, don­de tra­ba­jan

■ Ban­cos y co­mer­cios de la ave­ni­da prin­ci­pal no han si­do de­mo­li­dos ■ Los afec­ta­dos no tie­nen di­ne­ro pa­ra ma­te­ria­les de cons­truc­ción ■ Ven­tas en el mer­ca­do lo­cal caen más de 50 por cien­to

mu­chos po­bla­do­res de Jo­jutla, pe­ro aho­ra es­tá pa­ra­do por los da­ños en la chi­me­nea y otras ins­ta­la­cio­nes. ‘‘No te­ne­mos di­ne­ro pa­ra com­prar mis me­di­ca­men­tos. Yo ten­go mal mis pul­mo­nes y mis dos hi­jos no tie­nen tra­ba­jo’’, di­jo Ma­ría del Pi­lar.

En el cen­tro de Jo­jutla la si­tua­ción es peor. En la ave­ni­da prin­ci­pal, la Ma­nuel Al­ta­mi­rano, ni si­quie­ra se ha reabier­to el pa­so, pues aún hay va­rios in­mue­bles en pe­li­gro de des­plo­mar­se. La po­li­cía man­tie­ne acor­do­na­da la zo­na. En esa ave­ni­da ha­bía ban­cos, ca­fés, res­tau­ran­tes, pa­na­de­rías e in­clu­so cen­tra­les de au­to­bu­ses cu­yos em­plea­dos lle­van más de tres se­ma­nas sin tra­ba­jar.

Las ca­lles ale­da­ñas al cen­tro tam­bién es­tán ce­rra­das con cin­ta ama­ri­lla. El mer­ca­do Be­ni­to Juá­rez re­abrió ha­ce una se­ma­na, pe­ro los co­mer­cian­tes se que­jan de que sus ven­tas se han des­plo­ma­do más de 50 por cien­to.

Na­da ha vuel­to a la nor­ma­li­dad pa­ra Án­ge­la. No ha ven­di­do po­zo­le por­que ni si­quie­ra tie­ne di­ne­ro pa­ra com­prar el maíz y la ca­be­za de cer­do; ade­más, du­da que al­guien le com­pre, pues en su co­lo­nia, Emi­li­ano Za­pa­ta, to­da­vía van a re­ga­lar­les co­mi­da.

No de­jó que ‘‘los de las má­qui­nas’’ de­mo­lie­ran su ca­sa por­que, ase­gu­ró, el go­bierno no le va a ha­cer una de dos pi­sos co­mo la que tie­ne. ‘‘La voy a ir arre­glan­do po­co a po­co. Pri­me­ro le pon­dré una co­lum­na y lue­go otra. Arre­gla­ré una pa­red y des­pués otra. En una par­te de la ca­sa no hu­bo da­ños’’, di­ce mien­tras mues­tra las grie­tas.

Es­tá cons­cien­te de que ella no re­ci­bi­rá ayu­da del Fon­do de De­sas­tres Na­tu­ra­les, pe­ro exi­ge a las au­to­ri­da­des que apo­yen cuan­to an­tes a sus vecinos, por­que ‘‘no es bueno ni có­mo­do es­tar en la ca­lle y con tan­ta in­se­gu­ri­dad y en­fer­me­da­des’’.

‘‘Duele la des­truc­ción, pe­ro más la in­di­fe­ren­cia. La eco­no­mía es­tá co­lap­sa­da en Jo­jutla. Ur­ge ma­yor aten­ción’’, di­jo Juan Án­gel Flo­res Bus­ta­man­te, ex dipu­tado lo­cal pe­rre­dis­ta ori­gi­na­rio de es­te mu­ni­ci­pio y quien es­tá al fren­te de uno de los co­me­do­res co­mu­ni­ta­rios don­de los dam­ni­fi­ca­dos co­men gratis.

Ha­bi­tan­tes de la co­lo­nia Emi­li­ano Za­pa­ta, en Jo­jutla, Mo­re­los, per­noc­tan en ca­sas de cam­pa­ña que les do­na­ron el go­bierno de Chi­na y or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, des­pués de que per­die­ron sus vi­vien­das por el sis­mo del pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre ■ Fo­to Rubicela Mo­re­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.