Es­pe­cia­lis­ta cues­tio­na que se si­ga cons­tru­yen­do en zo­nas sís­mi­cas

La Jornada - - CAPITAL - RO­CÍO GON­ZÁ­LEZ ALVARADO

El sis­mo del 19 de sep­tiem­bre de­jó en evi­den­cia que aún no hay “con­cien­cia real” del al­to gra­do de ries­go sís­mi­co que exis­te en la Ciu­dad de Mé­xi­co, pues se con­ti­núa cons­tru­yen­do en las mis­mas zo­nas afec­ta­das, sin re­vi­sión de los sis­te­mas cons­truc­ti­vos y sin los ma­te­ria­les ade­cua­dos, afir­mó el doc­tor en in­ge­nie­ría ci­vil Jus­to Flo­res Mu­ñoz.

En en­tre­vis­ta, el es­pe­cia­lis­ta en me­cá­ni­ca de sue­los, quien desa­rro­lló un con­cre­to hi­dráu­li­co es­pu­ma­do de al­ta re­sis­ten­cia sís­mi­ca, de­ta­lló que hay una fran­ja que va de In­dios Ver­des a Xo­chi­mil­co, don­de ha fa­lla­do el sub­sue­lo, don­de no de­be­ría cons­truir­se más.

Des­pués del te­rre­mo­to de sep­tiem­bre de 1985, re­cor­dó, se hi­cie­ron nue­vas nor­mas de cons­truc­ción, que no se res­pe­ta­ron en su to­ta­li­dad. “To­do de­pen­de de có­mo se cons­tru­ye. La ci­men­ta­ción y la es­truc­tu­ra es lo fun­da­men­tal. Si le doy ten­sión a un lá­piz se va a rom­per en el pri­mer ter­cio y lo mis­mo su­ce­de en un edi­fi­cio, por lo que tie­ne que re­for­zar­se esa zo­na”, re­fi­rió.

“Es in­mo­ral que los in­ge­nie­ros y ar­qui­tec­tos no con­si­de­ren los pro­ble­mas que pue­den ve­nir por no ha­cer una bue­na edi­fi­ca­ción”, re­fi­rió, y se­ña­ló que sus in­ves­ti­ga­cio­nes se han cen­tra­do jus­ta­men­te en bus­car ma­te­ria­les y sis­te­mas cons­truc­ti­vos sis­mo­rre­sis­ten­tes, que evi­ten la muer­te de se­res inocen­tes.

EXIS­TE UNA FRAN­JA DE IN­DIOS VER­DES A XO­CHI­MIL­CO DON­DE NO DE­BE­RÍA CONS­TRUIR­SE MÁS, SE­ÑA­LA JUS­TO FLO­RES

Con esa in­quie­tud, aña­dió, lo­gró un con­cre­to hi­dráu­li­co al que bau­ti­zó co­mo flom­cre­to, que uti­li­zó pri­me­ro en ci­men­ta­cio­nes, pe­ro re­sul­tó tan no­ble “que des­cu­brí que po­día cons­truir lo que qui­sie­ra con ven­ta­ja. Un con­cre­to tra­di­cio­nal fra­gua en 28 días, el mío al­can­za su má­xi­ma re­si­sis­ten­cia y edad a los 14 días, lo que per­mi­te cons­truir más rá­pi­do, se­gu­ro y tam­bién más ba­ra­to”, anotó.

De­ta­lló que es­te ma­te­rial no tie­ne gra­va, lo que le per­mi­te ser ho­mó­ge­neo y “abra­zar” el ace­ro, lo que lo ha­ce más re­sis­ten­te, lo que no ocu­rre con el tra­di­cio­nal. “Mu­cha gen­te con­si­de­ra que la gra­va da con­sis­ten­cia al con­cre­to y eso es men­ti­ra; si se ob­ser­va en los edi­fi­cios da­ña­dos la grie­ta va en la pe­ri­fe­ria de la gra­va, por­que ja­más se ad­hie­re”.

Jun­to con el flom­cre­to, tam­bién desa­rro­lló sis­te­mas de cons­truc­ción sís­mi­co­rre­sis­ten­tes, uno es el mu­ro pet. “Pon­go dos cas­ti­llos y me­to una te­la de ga­lli­ne­ro, re­lleno con bo­te­llas de pet co­mo cai­gan, pe­ro ta­pa­das, pa­ra que ge­ne­ren una cá­ma­ra de ai­re, y al va­ciar mi con­cre­to le de­jo una pul­ga­da de ca­da la­do; cuan­do qui­to la cim­bra ten­go 15 cen­tí­me­tros de mu­ro”, ex­pu­so.

Otro sis­te­ma, abun­dó, es a ba­se de pa­ne­les de PVC, que se en­sam­blan uno con otro y lle­van sus cas­ti­llos de ace­ro. “A la ho­ra de fluir mi con­cre­to re­lle­na cual­quier ca­vi­dad”, pue­de uti­li­zar­se en edi­fi­cios pú­bli­cos, es­cue­las, tem­plos, ci­nes o tea­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.