In­da­ga­rán a dipu­tadas por gri­to ho­mo­fó­bi­co y al que lla­mó ra­te­ros a los priís­tas

In­vi­ta­mos a re­fle­xio­nar: Ra­mí­rez Ma­rín

La Jornada - - EDITORIAL - RO­BER­TO GAR­DU­ÑO Y EN­RI­QUE MÉN­DEZ

La me­sa di­rec­ti­va de la Cá­ma­ra de Dipu­tados re­vi­sa­rá la con­duc­ta de dipu­tadas del PRI que du­ran­te la ma­dru­ga­da del jue­ves se re­fi­rie­ron con una ex­pre­sión ho­mo­fó­bi­ca a Ariel Juá­rez (Mo­re­na), así co­mo a és­te, que ca­li­fi­có de co­rrup­tos a los priís­tas.

“En la se­sión pa­sa­da fue no­to­ria la des­ca­li­fi­ca­ción a un coor­di­na­dor, pe­ro no pa­sa des­aper­ci­bi­da la pe­yo­ra­ti­va (de és­te) a un le­gis­la­dor. Am­bas (con­duc­tas) son im­per­do­na­bles, me­re­cen una re­fle­xión de los le­gis­la­do­res y se ha­rán las re­co­men­da­cio­nes ne­ce­sa­rias”, di­jo el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, Jor­ge Car­los Ra­mí­rez Ma­rín.

Al ini­cio de la se­sión de ayer, Mo­re­na exi­gió una dis­cul­pa pú­bli­ca pa­ra Ariel Juá­rez, pe­ro el coor­di­na­dor del PRI, Cé­sar Camacho Qui­roz, sos­tu­vo: “Pa­ra que ha­ya des­agra­vio, de­be ha­ber agra­vio. El PRI no agra­vió a na­die en los tér­mi­nos que es­tán con­si­de­ran­do”.

–¿No le pa­re­ce un agra­vio de­cir­le “pu­to” a un dipu­tado? –se le cues­tio­nó.

–Eso no fue cier­to. Lo que las com­pa­ñe­ras gri­ta­ron fue ‘¡bru­to!’ Eso no es nin­gún agra­vio. Al ca­lor de la dis­cu­sión se ha­cen y se di­cen mu­chas co­sas. El PRI no acu­sa re­ci­bo de es­tos se­ña­la­mien­tos, por­que mis com­pa­ñe­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.