“Sí se pue­de pa­sar…

La Jornada - - POLÍTICA -

es el úni­co con un co­pe­te de re­jas y pi­cos, cons­trui­do por Texas Ster­ling Cons­truc­tion.

“Igual sí se pue­de cru­zar, no­más que es­tá un po­qui­to com­pli­ca­do, pe­ro siem­pre le bus­ca uno la ma­ne­ra de có­mo brin­car, por la ne­ce­si­dad”, ase­gu­ra es­te hom­bre que ex­tra­ña po­der ver, sin obs­tácu­los, las mon­ta­ñas del de­sier­to.

Se es­ti­ma que unos 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos, la ma­yo­ría mexicanos. Ellos son “¡la prue­ba de que sí se pue­de pa­sar y que ca­da vez es­ta­rán pa­san­do más mexicanos!”, ex­cla­mó Ser­gio Ta­mai, fun­da­dor de la or­ga­ni­za­ción Án­ge­les Sin Fron­te­ras.

“Van a bus­car por dón­de (pa­sar), el de­sier­to, la mon­ta­ña, los po­lle­ros (tra­fi­can­tes de per­so­nas). El áni­mo de que­rer pa­sar no se qui­ta. Ese de­seo de que­rer me­jo­rar a tu fa­mi­lia es una ener­gía tan fuer­te, tan po­de­ro­sa”, re­tó es­te com­ba­ti­vo ac­ti­vis­ta fren­te al al­ber­gue Ho­tel del Mi­gran­te, que fun­dó en la fron­te­ri­za Mexicali.

Cer­ca de ahí, Sal­va­dor Mo­reno frie­ga el pi­so del al­ber­gue. Lo ha­ce desde que lo de­por­ta­ron ha­ce dos años de Ca­li­for­nia, don­de vi­vió 14 co­mo cam­pe­sino. Sus va­rios in­ten­tos por re­gre­sar en for­ma clan­des­ti­na pa­ra re­unir­se con su hi­jo ter­mi­na­ron en de­ten­cio­nes, por­que aho­ra “es más di­fí­cil”, pe­ro es­to no le im­pi­de aca­ri­ciar su eterno sue­ño ame­ri­cano. “Pri­me­ro Dios, vol­ve­ré”, di­ce tí­mi­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.