El com­por­ta­mien­to ani­mal, eje de es­tu­dio pa­ra pro­nos­ti­car de­sas­tres

Or­ni­tó­lo­go del Ins­ti­tu­to Max Planck pre­sen­ta pro­yec­to de coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal

La Jornada - - OPINIÓN - DE REDACCIÓN

■ Si­gue la mo­vi­li­dad de 13 mil ejem­pla­res dis­tin­tos me­dian­te sen­so­res re­mo­tos; se analiza la tras­mi­sión de en­fer­me­da­des, se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria e im­por­tan­cia de la bio­di­ver­si­dad

Bry­son Voi­rin, integrante del Ins­ti­tu­to de Or­ni­to­lo­gía del Ins­ti­tu­to Max Planck, pre­sen­tó el pro­yec­to Coo­pe­ra­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Ani­mal usan­do Sis­te­mas de In­for­ma­ción Geo­grá­fi­ca (Ica­rus, por sus si­glas en in­glés) en el sim­po­sio Fron­te­ras de la Cien­cia, or­ga­ni­za­do por el Con­se­jo Nacional de Cien­cia y Tec­no­lo­gía (Co­nacyt) y la So­cie­dad Max Planck.

Es una ini­cia­ti­va de bió­lo­gos, in­ge­nie­ros e in­no­va­do­res que si­gue el mo­vi­mien­to de 13 mil ani­ma­les dis­tin­tos en el pla­ne­ta, por me­dio de sen­so­res re­mo­tos, que re­gis­tran las mi­gra­cio­nes de aves, in­sec­tos y ma­mí­fe­ros.

Ade­más de la mo­vi­li­dad tí­pi­ca de es­ta fau­na, con los sen­so­res re­mo­tos se bus­ca otra in­for­ma­ción: “El prin­ci­pal pro­pó­si­to es en­fo­car­nos en cier­tas áreas, co­mo el pro­nós­ti­co de de­sas­tres.

“Mé­xi­co es una zo­na vol­cá­ni­ca y sís­mi­ca, una de las ideas con las que tra­ba­ja­mos es que a lo lar­go de la historia de la hu­ma­ni­dad, siem­pre se ha creí­do que los ani­ma­les ac­túan de for­ma ex­tra­ña antes de que ocu­rra un sis­mo o una erup­ción vol­cá­ni­ca. Tra­ta­mos de usar­los de guar­dia­nes pa­ra que nos aler­ten cuan­do al­go va­ya a ocu­rrir”, ex­pu­so Voi­rin.

Aun­que to­da­vía se tra­ta de al­go hi­po­té­ti­co, al vi­gi­lar el com­por­ta­mien­to ani­mal se ha bus­ca­do la po­si­ble re­la­ción en­tre las erup­cio­nes del Mon­te Et­na –vol­cán ac­ti­vo en Ita­lia– y el de ca­bras que ha­bi­tan la zo­na. De acuer­do con el ex­po­si­tor, los re­sul­ta­dos han he­cho que el go­bierno ita­liano apo­ye con ma­yor in­te­rés el pro­yec­to Ica­rus.

“Nor­mal­men­te es­tas ca­bras es­tán en la mon­ta­ña y só­lo pas­tan sin ha­cer de­ma­sia­do, pe­ro cuan­do el Et­na es­ta­lla ac­túan de ma­ne­ra ex­tra­ña. Por lo re­gu­lar es­tán tran­qui­las, pe­ro de re­pen­te una no­che se al­te­ran y en­lo­que­cen...; des­pués de seis ho­ras, el vol­cán ha­ce erup­ción”, se­ña­ló Voi­rin.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes que con­du­ce Ica­rus pre­sen­tan una nue­va vi­sión en la mo­vi­li­dad del reino ani­mal, es­tu­dian­do te­mas co­mo la tras­mi­sión de en­fer­me­da­des, se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, el re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co acer­ca de la im­por­tan­cia de la bio­di­ver­si­dad, el cli­ma y el tiem­po.

El in­ge­nie­ro Raúl Ji­mé­nez Ro­sen­berg ex­pu­so el tra­ba­jo de la Co­mi­sión Nacional pa­ra el Conocimiento y Uso de la Bio­di­ver­si­dad (Co­na­bio) a lo lar­go de 25 años en lo que res­pec­ta a la re­co­lec­ción, aná­li­sis y re­gis­tro de la bio­di­ver­si­dad me­dian­te los Sis­te­mas de In­for­ma­ción Geo­grá­fi­ca.

“Con­ta­mos con po­co más de 13.2 mi­llo­nes de re­gis­tros en nues­tra ba­se de da­tos de fau­na y flo­ra. De he­cho, la Co­na­bio dio fon­dos pa­ra la in­ves­ti­ga­ción de al­re­de­dor de 800 pro­yec­tos”.

El acer­vo de bio­di­ver­si­dad con­sis­te en la dis­tri­bu­ción de pe­ces, plan­tas, aves, ma­mí­fe­ros, an­fi­bios, en­tre otras es­pe­cies, las cua­les usa Co­na­bio pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas que en­fren­ta Mé­xi­co. “Una de las más gran­des ta­reas es la de la va­lo­ra­ción de los eco­sis­te­mas rea­li­za­da por in­ves­ti­ga­do­res ex­ter­nos que ana­li­zan la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da por la co­mi­sión”, ex­pli­có Ji­mé­nez.

Mos­tró las apli­ca­cio­nes de los ma­pas de dis­tri­bu­ción de bio­di­ver­si­dad en Mé­xi­co y ex­pli­có la im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca y so­cial de es­te acer­vo pa­ra usos co­mer­cia­les y de con­ser­va­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.