13 fa­llas geo­ló­gi­cas de ries­go en Mexicali

Aun­que unas tie­nen me­nor ac­ti­vi­dad, to­das re­pre­sen­tan un ries­go sís­mi­co, se­ña­la Pro­tec­ción Ci­vil Mu­ni­ci­pal To­das las fa­llas tie­nen ac­ti­vi­dad y su lon­gi­tud no sig­ni­fi­ca el gra­do de pe­li­gro­si­dad, ya que to­das pue­den pro­vo­car un sis­mo im­por­tan­te.

La Voz de la Frontera - - Portada - MA­RIE­LA TAPIA

Aun­que unas tie­nen me­nor ac­ti­vi­dad, to­das re­pre­sen­tan un ries­go sís­mi­co, se­ña­la Pro­tec­ción Ci­vil Mu­ni­ci­pal.

RE­NÉ SAL­VA­DOR RO­SA­DO SE­CRE­TA­RIO TÉC­NI­CO DE LA UNI­DAD MU­NI­CI­PAL DE PRO­TEC­CIÓN CI­VIL

Mexicali es una de las ciu­da­des con más al­to ries­go sís­mi­co de Mé­xi­co de­bi­do a que sus asen­ta­mien­tos hu­ma­nos se ubi­can muy cer­ca­nas a tre­ce fa­llas geo­ló­gi­cas.

Re­né Sal­va­dor Ro­sa­do, se­cre­ta­rio téc­ni­co de la Uni­dad Mu­ni­ci­pal de Pro­tec­ción Ci­vil, ex­pli­có que lo an­te­rior, en pro­por­ción a las dis­tan­cias en las que en­cuen­tran di­chas fa­llas en re­la­ción a la man­cha ur­ba­na, por lo que es­ta zo­na es al­ta­men­te vul­ne­ra­bles a los sis­mos.

Las tre­ce fa­llas geo­ló­gi­cas son, San An­drés, Im­pe­rial, Braw­ley, Tu­li­check, Hi­dal­go, Ce­rro Prie­to, Cucapah, La­gu­na Sa­la­da, El Sinore, San Fe­li­pe, San Ja­cin­to, Los Al­go­do­nes y Yuha y to­das es­tán ac­ti­vas, afir­mó el fun­cio­na­rio.

No obs­tan­te re­sal­tó unas son más ac­ti­vas que otras, co­mo lo es la fa­lla En la par­te sís­mi­ca, con­clui­mos que el ries­go en to­da la man­cha ur­ba­na es ele­va­do, no hay mu­cha di­fe­ren­cia de una zo­na a la otra, ya que la ciu­dad es­tá en for­ma na­tu­ral, ro­dea­do por va­rias fa­llas geo­ló­gi­cas”.

de Im­pe­rial, sien­do que tie­ne mu­chos años sin te­ner una ac­ti­vi­dad con­si­de­ra­ble. En un ca­so si­mi­lar se en­cuen­tra la fa­lla de San An­drés, que ini­cia des­de el Sur de California, Es­ta­dos Uni­dos.

La que ha ma­ni­fes­ta­do una ma­yor ac­ti­vi­dad es el ca­so de la fa­lla de la La­gu­na Sa­la­da, que ocu­rrie­ron el pa­sa­do 4 de abril del 2010.

Las fa­llas de Ce­rro Prie­to, Mi­choa­cán e Hi­dal­go igual­men­te tu­vie­ron mu­cho mo­vi­mien­to en fe­bre­ro del 2008. En aquel mo­men­to la fa­lla de Los Al­go­do­nes tam­bién tu­vo mo­vi­mien­tos tres me­ses atrás, se­gún los re­gis­tros sis­mo­ló­gi­cos, re­cor­dó el fun­cio­na­rio.

Es­te año, a prin­ci­pios de mar­zo, se re­gis­tra­ron mo­vi­mien­tos en la fa­lla de San Fe­li­pe, 85 ki­ló­me­tros al Su­r­es­te de aque­lla zo­na.

Las fa­llas que po­drían cau­sar más da­ños a con­se­cuen­cia de un even­to sís­mi­co ma­yor a los 7° de mag­ni­tud es­ti­mó que se­rían prin­ci­pal­men­te la de Im­pe­rial y la de Ce­rro Prie­to, ya que se ubi­can den­tro de la man­cha ur­ba­na.

En tercer lu­gar, tam­bién po­dría cau­sar gran afec­ta­ción la de San An­drés, la cual a pe­sar de ubi­car­se prin­ci­pal­men­te cer­ca del va­lle de Mexicali, don­de la po­bla­ción es me­nor, di­cho mo­vi­mien­to afec­ta­ría el eji­do Be­ni­to Juá­rez, Ciu­dad Mo­re­los y Los Al­go­do­nes.

LAS ME­NOS AC­TI­VAS

Ro­sa­do re­fi­rió que las fa­llas que han re­gis­tra­do una me­nor ac­ti­vi­dad en los úl­ti­mos años son la de San Ja­cin­to, Yuha, El­si­no­re, el sis­te­ma de fa­llas Sie­rra Cucapah y El Ma­yor.

Lo an­te­rior es de acuer­do al mo­ni­to­reo del Ci­ce­se, lo cual se ob­ser­va a tra­vés de la red sís­mi­ca del No­roes­te.

El fun­cio­na­rio aña­dió que cuan­do de­ja de ha­ber ac­ti­vi­dad los ex­per­tos en cien­cias de la tierra se­ña­lan que se acu­mu­la ener­gía tec­tó­ni­ca, si­tua­ción que pro­pi­cia el mo­vi­mien­to te­lú­ri­co.

“En el sub­sue­lo es­tán las pla­cas tec­tó­ni­cas, exis­te una fuer­za en­tre una y otra y es­tán ge­ne­ran­do la acu­mu­la­ción de ener­gía, que tar­de o tem­prano al­gu­na de las pla­cas ten­drán que ven­cer a la otra y es don­de se li­be­ra ener­gía tra­du­ci­da en un even­to sís­mi­co y se ge­ne­ra un tem­blor”.

LICUEFACCIÓN

Cual­quier even­to sís­mi­co po­dría cau­sar un da­ño en las lí­neas de con­duc­ción de agua po­ta­ble, sin em­bar­go es­to en oca­sio­nes es con­fun­di­do por la po­bla­ción con el con­cep­to de licuefacción.

La licuefacción fue al­go que se sus­ci­tó el 4 de abril en el sur del va­lle de Mexicali, si­tua­ción que se da en don­de hay tie­rras hú­me­das.

“De­bi­do a que son tie­rras de cul­ti­vo, con el pa­sar del tiem­po el agua ba­ja, se ge­ne­ran man­tos freá­ti­cos y al mo­men­to de un mo­vi­mien­to de tierra, es co­mo una es­pon­ja, la opri­mes y el agua sube, es­to su­ce­de de ma­ne­ra tem­po­ral”.

Aña­dió que con el pa­so de los días, en ese fe­nó­meno el agua ba­ja nue­va­men­te ha­cia el sub­sue­lo.

Ca­be re­sal­tar que es­to no fue lo que ocu­rrió en la man­cha ur­ba­na el 4 de abril en el Río Nue­vo, re­cal­có el fun­cio­na­rio, ya que ahí lo se pre­sen­tó fue la rup­tu­ra de la bó­ve­da que con­du­ce las aguas ne­gras.

DES­LI­ZA­MIEN­TOS

Es­ta mis­ma zo­na del Río Nue­vo es el úni­co lu­gar que es­tá en ries­go de que se pre­sen­te un des­li­za­mien­to de tierra, ya que las vi­vien­das ubi­ca­das ahí no fue­ron cons­trui­das de ma­ne­ra re­gu­lar.

Ro­sa­do es­ti­mó que la ma­yo­ría de esas re­si­den­cias se tra­tan de in­va­sio­nes, por lo que su­ma­do al ti­po de sue­lo en don­de se ubi­ca en la cal­za­da De los

Los me­xi­ca­len­ses vi­vie­ron uno de los mo­men­tos más di­fí­ci­les con el te­rre­mo­to de 7.2 gra­dos en la es­ca­la de Rich­ter el do­min­go 4 de abril del 2010.

Fo­tos: Ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.