Pa­nis­tas des­ta­ca­dos pi­den a Ana­ya re­nun­ciar

La Voz de la Frontera - - Nacional - HE­RI­BER­TO M. GALINDO QUI­ÑO­NES*

Com­pren­do la pe­na y la ver­güen­za por la que atra­vie­sa Ri­car­do Ana­ya, can­di­da­to pre­si­den­cial de la Coa­li­ción Por MÉ­XI­CO al Fren­te, a quien no pre­ten­do de­nos­tar y me­nos des­truir, pues du­ran­te nues­tro desem­pe­ño co­mo in­te­gran­tes am­bos de la LXII Le­gis­la­tu­ra siem­pre lo con­si­de­ré un hom­bre in­te­li­gen­te, cul­to y as­tu­to, ha­bien­do lle­ga­do a ser Pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

Hoy es­toy fran­ca­men­te de­cep­cio­na­do de su con­duc­ta, pues ha co­me­ti­do ac­cio­nes que de­ni­gran y por ello se en­cuen­tra en una muy di­fí­cil si­tua­ción que ofen­de a su familia, a los par­ti­dos que lo pos­tu­la­ron, a la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na y a la so­cie­dad en ge­ne­ral, pues usó los nom­bres de su familia pa­ra rea­li­zar ope­ra­cio­nes sos­pe­cho­sas, mis­mas que lo tie­nen pos­tra­do en el ojo de un au­tén­ti­co hu­ra­cán po­lí­ti­co y me­diá­ti­co.

El go­zo se le vino al po­zo al ex se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar del go­ber­na­dor de Que­ré­ta­ro, Fran­cis­co Ga­rri­do Pa­trón, al ser “be­ne­fi­cia­rio con­tro­la­dor”, de las ope­ra­cio­nes de Ma­nuel Ba­rrei­ro, quien es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por pre­sun­tas ope­ra­cio­nes de la­va­do de di­ne­ro, y quien por cier­to se en­cuen­tra ilo­ca­li­za­ble.

Ri­car­do Ana­ya no ha po­di­do com­pro­bar a sa­tis­fac­ción el ori­gen real de su ca­pi­tal, ama­sa­do en tan cor­ta edad y en un lap­so tan bre­ve de su desem­pe­ño pro­fe­sio­nal co­mo ser­vi­dor pú­bli­co.

El he­cho que nos ocu­pa con­du­ce a un be­llo cuento de ha­das, en el que un cho­fer recibe de su generoso pa­trón un suel­do mi­llo­na­rio pa­ra po­der com­prar al sue­gro del can­di­da­to pre­si­den­cial un in­mue­ble de gran mag­ni­tud, y la per­ver­sa coin­ci­den­cia es que el je­fe de ese con­duc­tor es el ya fa­mo­so y tris­te­men­te cé­le­bre Ma­nuel Ba­rrei­ro.

Los prin­ci­pa­les te­mas que han ge­ne­ra­do un ver­da­de­ro es­cán­da­lo en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co na­cio­nal de nues­tros días son que Ana­ya min­tió, al ex­pre­sar me­dian­te un vi­deo pre­pa­ra­do ex pro­fe­so, que la em­pre­sa Ju­ni­se­rra, pro­pie­dad de su familia, ven­dió la na­ve in­dus­trial al ar­qui­tec­to Juan Carlos Re­yes García, in­for­ma­ción que ha que­da­do al des­cu­bier­to co­mo fal­sa, ya que el com­pra­dor le­gal, aun­que fic­ti­cio por ser pres­ta­nom­bre, fue el cho­fer de Ma­nuel Ba­rrei­ro, Luis Al­ber­to “N” quien acaba de ha­cer­le en­tre­ga a la PGR la po­se­sión del in­mue­ble, lo cual evi­den­cia que él se pres­tó a una es­tra­te­gia fal­si­fi­ca­do­ra pa­ra en­ga­ñar con ba­se en un in­mue­ble en el que in­vir­tie­ron 10.7 mi­llo­nes de pe­sos y lo ven­die­ron en 53.7 mi­llo­nes de pe­sos, en un lap­so de dos años, ya que ad­qui­rió un te­rreno de 13, 589 me­tros cua­dra­dos, mis­mo que ven­dió con la edi­fi­ca­ción de una na­ve in­dus­trial en el pre­cio an­tes se­ña­la­do.

Se ig­no­ra si en reali­dad la ven­ta se lle­vó a ca­bo, ha­bi­da cuen­ta de que la em­pre­sa fan­tas­ma Man­hat­tan Mas­ter Plan De­ve­lop­ment se cons­ti­tu­yó ape­nas cin­cuen­ta días an­tes de la ope­ra­ción de com­pra ven­ta, con un ca­pi­tal de diez mil pe­sos.

Aquí ca­ben va­rias pre­gun­tas:

¿Có­mo una em­pre­sa cons­ti­tui­da con un ca­pi­tal de diez mil pe­sos, pro­pie­dad de un mo­des­to cho­fer pue­de pa­gar a la em­pre­sa fa­mi­liar del hoy can­di­da­to pre­si­den­cial Ri­car­do Ana­ya 53.7 mi­llo­nes de pe­sos?

¿Có­mo le hi­zo el cho­fer y de dón­de ob­tu­vo los re­cur­sos?

Ya que­dó es­cla­re­ci­do que Ma­nuel Ba­rrei­ro pa­seó ese di­ne­ro por va­rios paí­ses del mun­do pa­ra fi­nal­men­te de­po­si­tár­se­lo a la em­pre­sa Man­hat­tan pro­pie­dad del “mul­ti­mi­llo­na­rio” cho­fer, quien en un ac­to de mie­do y hon­ra­dez tar­día se des­lin­dó y op­tó por en­tre­gar a la jus­ti­cia el in­mue­ble de ma­rras.

To­da es­ta his­to­ria ha­ce sos­pe­char que el ver­da­de­ro be­ne­fi­cia­rio de tal ope­ra­ción fic­ti­cia es Ri­car­do Ana­ya, y lo hi­zo pa­ra jus­ti­fi­car su de­cla­ra­ción pa­tri­mo­nial, aun­que él se es­cu­de di­cien­do que su nom­bre no apa­re­ce, aun­que sí apa­re­cen los nom­bres del cho­fer de su ami­go Ma­nuel Ba­rrei­ro y de con­no­ta­dos miem­bros de su familia.

No es de­li­to po­seer bie­nes, lo que es de­li­to es te­ner bie­nes mal ha­bi­dos y que un hom­bre pú­bli­co, po­lí­ti­ca­men­te ex­pues­to, que po­see un pa­tri­mo­nio no­ta­ble no ex­pon­ga de ma­ne­ra trans­pa­ren­te el ori­gen de esos bie­nes, con­for­me a de­re­cho co­rres­pon­de, y es­te es el ca­so.

En es­ta tor­men­ta en la que has­ta el No­ta­rio Pu­bli­co se que­ja de que le fue fal­si­fi­ca­da la fir­ma es­tam­pa­da en el tes­ti­mo­nio pú­bli­co, es­tá muy bo­rras­co­so el pa­no­ra­ma de la con­tien­da po­lí­ti­co elec­to­ral, a tal gra­do que con­no­ta­dos miem­bros del Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal co­mo lo son los Se­na­do­res Er­nes­to Cor­de­ro, Pre­si­den­te del Senado de la Re­pú­bli­ca, y Jorge Luis La­va­lle, han ex­pre­sa­do que Ri­car­do Ana­ya, por es­ta fal­ta tan es­can­da­lo­sa de­be aban­do­nar la con­tien­da por la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, pa­ra acla­rar las sos­pe­chas en su con­tra.

Es­to ape­nas em­pie­za y la cri­sis al in­te­rior del PAN es de pro­nós­ti­co re­ser­va­do.

*Ase­sor po­lí­ti­co del can­di­da­to de To­dos por Mé­xi­co Jo­sé An­to­nio Meade

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.