¡PÁSELE Y SIÉNTESE, QUE AQUÍ HAY CO­MI­DA CON­TUN­DEN­TE!

Creo que no pu­de ha­ber ido en me­jor épo­ca del año, la no­che es­ta­ba fres­ca y con un po­co de ai­re; por lo que des­de nues­tra me­sa re­ci­bía­mos los aro­mas del asa­dor mien­tras con cer­ve­za en mano es­pe­rá­ba­mos el pri­mer pla­to.

La Voz de la Frontera - - Portada - KA­RI­NA VI­LLA­LO­BOS* chi­ca­li­tra­gon@gmail.com www.ka­ri­na­vi­lla­lo­bos.com Ins­ta­gram: @chi­ca­li­tra­gon

Jar­dín Gas­tro D-153 ofre­ce un me­nú gas­tro­nó­mi­co se­gún la tem­po­ra­da.

La vi­da en nues­tros días se ha vuel­to un tan­to com­pli­ca­da. No es que­ja, pe­ro dis­ta mu­cho de la que lle­va­ron nues­tros pa­dres o abue­los, e in­clu­so la que al­gu­nos de no­so­tros so­lía­mos lle­var.

Es cier­to que pa­ra mu­chos aún si­gue apli­can­do la vie­ja usan­za, que era, te­ner un mis­mo tra­ba­jo por mu­chos años, ha­cer amis­tad con los com­pa­ñe­ros, in­te­grar una es­pe­cie de fa­mi­lia la­bo­ral, ir cre­cien­do en la em­pre­sa y un día re­ti­rar­se. Es­to tam­bien apli­ca­ba pa­ra la vi­da co­mo ser­vi­dor pú­bli­co, pe­ro con al­gu­nas va­rian­tes.

Es­te es­que­ma de vi­da y tra­ba­jo fue muy exi­to­so du­ran­te el si­glo XX y ob­vio, aun que­da mu­cha de esa es­truc­tu­ra ar­ma­da y fun­cio­nan­do, pe­ro no es el co­mún ni lo que vi­ve a dia­rio el gran grue­so de la po­bla­ción.

La vi­da mo­der­na nos ha pues­to en ven­ta­jas y des­ven­ta­jas, pa­ra to­dos la se­gu­ri­dad la­bo­ral se vol­vió ca­si un cuen­to de ha­das y co­mo te­ne­mos que se­guir pa­gan­do re­ci­bos, ali­men­tan­do a la fa­mi­lia y to­do lo que es­tar vi­vo im­pli­ca, pues te­ne­mos que ir in­ven­tan­do co­mo re­sol­ver­lo.

Una de las va­rian­tes que es­ta nue­va reali­dad nos ha pues­to en la ca­be­za es que que­re­mos ser fe­li­ces, que­re­mos al­go que nos ha­ga sen­tir vi­vos y tam­bién que­re­mos de­jar de ha­cer­lo cuan­do de­je de ser pro­ve­cho­so.

A lo lar­go de es­tos tres años de de­di­car­me a com­par­tir con us­te­des mi ex­pe­rien­cia con la co­mi­da (tres años en ra­dio y dos por aquí), ha si­do abru­ma­do­ra la can­ti­dad de his­to­rias que he es­cu­cha­do de per­so­nas que un buen día aban­do­na­ron lo que so­lían ha­cer pa­ra po­ner­se a fa­bri­car cer­ve­za, pan, co­ci­nar cal­dos u hor­near pas­te­les. Y lo más emo­cio­nan­te de se­guir re­co­gien­do sus his­to­rias no es la co­mi­da (aun­que us­te­des no me crean), sino ver ojos bri­llan­tes de emo­ción por es­tar co­nec­tan­do con lo que sien­ten ge­nuino y por me­dio de ello te­ner un in­ter­cam­bio per­so­nal con su co­mu­ni­dad.

Lo se­gun­do más emo­cio­nan­te de an­dar de me­ti­che en es­tos asun­tos, es ver co­mo es­tas pro­pues­tas des­can­san y se mue­ven asen­ta­das so­bre re­des de amor, con­fian­za, amis­tad y lealtad y eso nos ha­ce acer­car­nos más ca­da vez a la con­di­ción pri­ma­ria de ha­cer co­mu­ni­dad, y no ver úni­ca­men­te el fac­tor ga­nan­cia, sino el con­jun­to de to­dos sus be­ne­fi­cios.

Ha­ce unos días tu­ve el gus­to de sen­tar­me en una me­sa pe­que­ña y rús­ti­ca al ai­re li­bre, acom­pa­ña­da por De­nahí Val­déz (la lo­ca de las bi­cis que a pe­sar de to­do y de to­dos, si­gue bus­can­do ha­cer de es­ta ciu­dad un me­jor lu­gar), pa­ra de­gus­tar lo que sus au­to­res lla­man co­mi­da con­tun­den­te.

Es­ta pro­pues­ta es­tá si­tua­da jus­to en el co­ra­zón vie­ji­to de la ciu­dad, mi que­ri­da Co­lo­nia Nue­va y es un es­pa­cio sin pre­ten­sio­nes: me­sas rús­ti­cas, sue­lo de gra­va, ti­ras de fo­qui­tos ilu­mi­nan­do y asa­do­res, ¿se ne­ce­si­ta al­go más pa­ra que un me­xi­ca­len­se sea fe­liz?

Creo que no pu­de ha­ber ido en me­jor épo­ca del año, la no­che es­ta­ba fres­ca y con un po­co de ai­re; por lo que des­de nues­tra me­sa re­ci­bía­mos los aro­mas del asa­dor mien­tras con cer­ve­za en mano es­pe­rá­ba­mos el pri­mer pla­to.

Jar­dín Gas­tro D-153 es ini­cia­ti­va de Jor­ge Luis En­ri­quez de Ri­ve­ra y Ma­riano Ruiz, a la que re­cien­te­men­te se les unió Da­niel Go­dí­nez. Pri­me­ro em­pe­za­ron con

ca­rre­ta de ta­cos y rá­pi­da­men­te qui­sie­ron ate­rri­zar el con­cep­to com­ple­to. El me­nú es con­ci­so y va­ria­do, pe­ro no per­ma­nen­te, ya que és­te se va ade­cuan­do a lo que la re­gión ofre­ce por tem­po­ra­da.

Al­go real­men­te im­por­tan­te es que los tres so­cios son par­te in­te­gral del jar­dín, van de­trás de los asa­do­res, to­man ór­de­nes, sir­ven y pla­ti­can, lo esen­cial es la co­mi­da y el tiem­po que se vi­ve com­par­tién­do­la y eso lo han apren­di­do tra­ba­jan­do en las me­jo­res co­ci­nas de Mé­xi­co, sí, esas que sa­len en las re­vis­tas y que tie­nen chef pe­cu­lia­res.

En el me­nú ac­tual hay ta­cos de chuleta, ja­mai­ca y car­ne asa­da; que­sa­di­llas con cho­ri­zo o car­ne; ca­zue­las de pul­po, ca­ma­rón o que­so aho­ga­do, en­sa­la­da de to­ma­te, em­pa­na­das de ca­ma­rón, agua­chi­le ne­gro de atún y cer­do asa­do. Al que pron­to se uni­rán las car­nes pro­duc­to de la tem­po­ra­da de ca­ce­ría en la re­gión, por­que to­do se com­pra de pro­duc­ción lo­cal.

Lo pri­me­ro que lle­gó a nues­tra me­sa fue un par de ta­cos de chuleta asa­da; va la des­crip­ción: Tor­ti­lla de maíz, fri­jo­li­tos ne­gros re­fri­tos, chi­le que­bra­do y ver­do­la­gas (sí, ver­do­la­gas): sen­ci­llo, de­li­cio­so y con­tun­den­te. Creo que aun no su­pero el con­tras­te de la chuleta con la ver­do­la­ga.

Nues­tra pla­to in­ter­me­dio fue la en­sa­la­da de to­ma­tes, sen­ci­lla­men­te per­fec­ta: To­ma­tes ma­ce­ra­dos par­ti­dos en gran­des tro­zos, pe­pino y ce­bo­lla mo­ra­da, to­do ade­re­za­do con vi­na­gre­ta de pe­re­jil, oré­gano y acei­te de oli­va.

La com­bi­na­ción es fres­ca, ba­lan­cea­da y es un ex­ce­len­te in­ter­me­dio en­tre los con­tun­den­tes sa­bo­res de los pla­ti­llos con car­ne.

De­bo ha­cer hin­ca­pié en que los to­ma­tes te­nían un sa­bor muy in­ten­so, co­mo siem­pre de­be­rían sa­ber los to­ma­tes.

Co­mo ter­cer y úl­ti­mo pla­ti­llo (de­bo vol­ver más ade­lan­te a pro­bar otros) lle­gó a nues­tra me­sa una su­cu­len­ta y her­mo­sí­si­ma ca­zue­la de pul­po: aquí el pul­po vie­ne asa­do, acom­pa­ña­do de pa­pas con pi­men­tón, cho­ri­zo es­pa­ñol, que­so gra­ti­na­do y cre­mo­so de agua­ca­te.

El olor que des­pe­día la aún humean­te ca­zue­la en­vol­vía la me­sa, así que sin preám­bu­los le hin­ca­mos los te­ne­do­res pa­ra dis­tru­tar­la, la ver­dad ni le so­bra­ba ni le fal­ta­ba na­da.

Mien­tras ha­cía­mos ca­ras de ale­gría no fal­ta­ba que al­guno de los chi­cos pa­sa­ban por la me­sa pa­ra pre­gun­tar si to­do iba bien y apro­ve­chá­ba­mos pa­ra pre­gun­tar lo que se nos iba ocu­rrien­do, así pu­di­mos en­te­rar­nos que aquí to­do se pre­pa­ra al día, ya sea en plan­cha, asa­dor, horno o ca­jón ar­gen­tino.

Pa­ra re­ma­tar la no­che con bro­che de oro, be­bi­mos un par de mez­ca­les, que jus­ta­men­te por la red de ami­gos lle­gan has­ta es­ta co­ci­na des­de Oa­xa­ca. Así di­mos cuen­ta de un fa­bu­lo­so mez­cal te­pex­ta­te con un re­gus­to ahu­ma­do de ver­dad es­pec­ta­cu­lar.

En es­ta co­ci­na al ai­re li­bre se tra­ba­ja du­ro, se pro­cu­ra lo me­jor de la re­gión pa­ra ca­da me­sa, en las me­sas se sir­ve al cen­tro, por­que a los ca­cha­ni­llas se nos da eso de com­par­tir los pla­tos, la mú­si­ca am­bien­tal es sa­bro­so­na y re­la­ja­da y no, aquí no hay pan­ta­llas, aquí se vie­ne a co­mer bien y a con­vi­vir tam­bién.

El Jar­dín Gas­tro D-153 es­ta ubi­ca­do jus­ta­men­te en el 153 de la ca­lle D en la co­lo­nia Nue­va; abren de mar­tes a sá­ba­do de 7pm has­ta la me­dia­no­che y no le den mu­chas vuel­tas, oc­tu­bre es el mes per­fec­to pa­ra co­no­cer­les, dis­fru­ten de la te­rra­za. *Me­xi­ca­len­se, co­mu­ni­có­lo­ga e his­to­ria­do­ra por la UABC, voz de ra­dio en Los 40 Me­xi­ca­li y di­rec­to­ra de Pun­to 56 Cen­tro de Es­tu­dios Fo­to­grá­fi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.