Tut­ti frut­ti sa­ba­ti­ni

La Voz de la Frontera - - Análisis - Jai­me Par­do Ver­du­go

Me gus­ta­ría acla­rar­le a us­te­des

mis cien mil ocho lectores, que el te­rri­ble Pe­pi­to se que­da tris­te fren­te a Ro­si­li­na, su precoz ve­ci­na, que a sus seis años, cuan­do Mar­ti­ta le di­jo que ya sa­bía có­mo se te­nían los hi­jos, la ex­plo­si­va ve­ci­ni­ta de Pe­pi­to le res­pon­dió: “¡Bah!, yo sé có­mo no te­ner­los”.

Yaho­ra la bo­ta­na sa­ba­ti­na: cer­do al pas­tor ro­cia­do de vez en vez con ju­go de man­za­nas ver­des… y al la­do, apu­ra­da, Lu­pi­ta ha­cien­do las tor­ti­llas de maíz pa­ra el ta­queo… a un la­do, tres sal­sas: ban­de­ra sin chi­le pa­ra los al­mo­rra­nis­tas… con chi­le pa­ra los pre­su­mi­dos… de ha­ba­ne­ros pu­ros, pa­ra los de ver­dad ma­chos pro­ba­dos y de ár­bol, pi­qui­nes, ta­bas­cos y ja­la­pe­ños, con po­qui­ta agua des­ti­la­da de ci­lan­tro… y ¡Juí­la­la!... La sor­pre­sa al cog­nac, un pos­tre de cho­co­la­te amar­go cor­ta­do en pe­da­ci­tos y mez­cla­do con man­te­qui­lla al que le va a po­ner (en gra­mos) 40 de al­ba­ri­co­ques se­cos cor­ta­dos en cu­bi­tos, 80 de se­mi­llas de ca­la­ba­zas sin cás­ca­ra y 80 de se­mi­llas de gi­ra­sol tri­tu­ra­das am­bas al mol­ca­je­te y guar­dan­do un pu­ñi­to de ellas pa­ra cuan­do el asun­to se en­du­rez­ca, ro­ciar­las en la su­per­fi­cie de la tor­ta… Dé­je­la en­friar lue­go de co­cer­la a fue­go len­to por una ho­ra… En el in­ter, us­ted brin­de por Pa­me­la, la au­to­ra de la re­ce­ta… si cuan­do us­ted ter­mi­ne to­do el ro­llo es­tá ba­jo la me­sa por­que se aca­bó el cog­nac que iba a ro­ciar en el pas­tel es­pa­ñol de cho­co­la­te, en­ton­ces si­ga su sue­ño y es­pe­re la cru­da… pe­ro si es aguan­ta­dor y re­sis­te, pen­sa­re­mos

que es por dos po­si­bles vir­tu­des: La pri­me­ra: us­ted no es be­be­dor… se­gun­da: us­ted es bo­rra­cho, pe­ro aguan­ta­dor… y una ter­ce­ra: le tie­ne mie­do a su vie­ja… Si es es­to, llé­ve­le una ta­ja­da del pas­tel en­vuel­ta en ser­vi­lle­ta do­ra­da e in­ví­te­la a co­mer­la en la ca­ma… no fa­lla, al otro día su mu­jer se le­van­ta­rá tem­prano y us­ted la oi­rá can­tan­do de fe­li­ci­dad… el pro­ble­ma se­rá de us­ted, pues tie­ne que lim­piar el pas­tel que que­dó em­ba­rra­do en las sá­ba­nas… pe­ro sal­vó la oca­sión… y su mu­jer des­cu­brió que va­le la pe­na se­guir­lo ali­men­tan­do con vi­ta­mi­nas de to­das clases… Un con­se­jo úl­ti­mo: lle­ve a su do­ñi­ta a bai­lar y a ce­nar en lu­jo… lue­go re­pi­ta aque­llo de “hombres ne­cios que acu­sáis a la mu­jer sin ra­zón…” et­cé­te­ra y ya ve­rá qué exi­ta­zo!... Y de­jo en el tin­te­ro el ca­so del ru­so Ad­mir Zi­de­ren­ko, que di­ce que es ucra­niano y no ru­so… y su no­via Tra­ga­li­na Mo­do­se­da­no­va que ga­nó oro en las Olim­pia­das de Na­ya­rit­city… Es una his­to­ria de drama y de do­lor… de tra­ge­dia se­xual con­ta­ble… es de­cir de cuen­to aquí… y ya me lar­go: arri­ve­derc­ci… Y a la bo­ta­na va­ya de lu­to: se aca­bó el ve­rano y el in­vierno es­tá tras lo­mi­ta… Has­ta la vis­ta co­mo di­je­ra el Ex­ter­mi­na­dor 2… Chuuuut.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.