El abor­to es co­mo con­tra­tar un si­ca­rio

La Voz de la Frontera - - Análisis - Eduar­do Na­va­rro

De acuer­do a in­for­ma­ción trans­mi­ti­da

por NO­TI­MEX, la agen­cia ofi­cial del go­bierno fe­de­ral me­xi­cano, el Pa­pa Fran­cis­co, que re­pre­sen­ta a un mil 300 mi­llo­nes de ca­tó­li­cos al­re­de­dor del mun­do (sin con­tar a mi­llo­nes más de se­gui­do­res de Cris­to en otras re­li­gio­nes), fue la­pi­da­rio al se­ña­lar: … El abor­to es co­mo con­tra­tar un si­ca­rio pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma, por­que in­te­rrum­pir un em­ba­ra­zo es so­lo un mo­do de de­cir pa­ra re­fe­rir­se a li­qui­dar una per­so­na…”.

Lo di­jo el Pon­tí­fi­ce en una au­dien­cia pú­bli­ca se­ma­nal an­te 26 mil per­so­nas con­gre­ga­das en la Pla­za de San Pe­dro del Va­ti­cano, don­de re­cor­dó un man­da­mien­to: “No ma­ta­rás”, ade­más de ase­gu­rar que to­do el mal del mun­do, des­de las gue­rras has­ta la cul­tu­ra del des­car­te, se po­dría re­su­mir co­mo un des­pre­cio a la vi­da… El Pa­pa la­men­tó que esa men­ta­li­dad lle­gue a con­sen­tir in­clu­so la su­pre­sión de la vi­da hu­ma­na en el seno ma­terno en nom­bre de otros pre­sun­tos de­re­chos. Yo me pre­gun­to, di­ce el Pon­tí­fi­ce: “¿Es jus­to su­pri­mir una vi­da hu­ma­na pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma? ¿Qué pien­san us­te­des? ¿Es jus­to? ¿Es jus­to con­tra­tar un si­ca­rio pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma?... No se pue­de, no es jus­to su­pri­mir un ser hu­mano pe­que­ño pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma. Es co­mo con­tra­tar un si­ca­rio. ¿Có­mo pue­de ser te­ra­péu­ti­co, ci­vil o sim­ple­men­te bueno, un ac­to que su­pri­me la vi­da ino­cen­te e in­de­fen­sa en su ini­cio?...”.

Más ade­lan­te el Pa­pa es­ta­ble­ció que to­da la vio­len­cia, así co­mo el da­ño y el re­cha­zo a la vi­da, pro­vie­nen del mie­do, por­que aco­ger a los de­más desafía el in­di­vi­dua­lis­mo, co­mo ocu­rre con la lle­ga­da de un ni­ño en­fer­mo o dis­ca­pa­ci­ta­do, que pue­de con­ver­tir­se en una si­tua­ción dra­má­ti­ca. De ma­ne­ra que, se­gún el lí­der ca­tó­li­co, un ni­ño en­fer­mo, co­mo cual­quier per­so­na ne­ce­si­ta­da y vul­ne­ra­ble, más que un pro­ble­ma es un “don de Dios”, que pue­de sa­car a las per­so­nas del pro­pio egoís­mo y ha­cer­las cre­cer en el amor.

Co­mo antecedente: En Ar­gen­ti­na, país del Pa­pa Fran­cis­co, re­cien­te­men­te los diputados fe­de­ra­les apro­ba­ron le­ga­li­zar el abor­to, pe­ro una ma­yo­ría se­na­to­rial (con más vo­tos de hombres que de mu­je­res) re­cha­za­ron la ini­cia­ti­va y se­rá has­ta el pró­xi­mo año cuan­do lo in­ten­ten otra vez.

En la Ciu­dad de Mé­xi­co ha­ce ca­si una vein­te­na de años se apro­bó el abor­to con ase­so­ría gra­tui­ta y ca­si apli­ca­ble de ma­ne­ra dis­cre­cio­nal. Se cree que en Mé­xi­co se prac­ti­ca más de un mi­llón de abor­tos al año le­gal e ile­gal­men­te y se ha con­fir­ma­do que la ma­yo­ría de las pro­ta­go­nis­tas son mu­je­res jó­ve­nes que no lo pla­nea­ron y de­ci­den eli­mi­nar al ser en ges­ta­ción de su vien­tre.

El te­ma, pues, si­gue om­ni­pre­sen­te sin per­der de vis­ta que al ha­ber si­do emi­ti­da la no­ti­cia por la agen­cia ofi­cial gu­ber­na­men­tal (don­de tra­ba­jé al­gu­nos años co­mo editor) pa­re­ce que el go­bierno pe­ña­nie­tis­ta com­par­te el cri­te­rio del Pon­tí­fi­ce. En fin, eso es ha­ri­na de otro cos­tal.

Pe­ro us­ted que tu­vo la for­tu­na de na­cer en un día co­mo hoy, 13 de oc­tu­bre, en que cum­plo años, o de otra fe­cha y no ser eje­cu­ta­da (o) en ges­ta­ción ¿qué pien­sa del abor­to?, aho­ra que es­tá de mo­da en Mé­xi­co con­fir­mar que la vi­da no va­le na­da gra­cias a ob­so­le­tas le­yes pe­na­les pa­ra adul­tos y me­no­res de edad y la pro­me­sa del pró­xi­mo go­bierno fe­de­ral de li­be­rar a mi­les que de­lin­quie­ron, in­clu­si­ve en el te­ma del abor­to, ¿no se­rá que co­mo so­cie­dad va­mos di­rec­to a la au­to­ani­qui­la­ción?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.