En­tre la me­mo­ria y el olvido

La Voz de la Frontera - - Análisis - Álvaro de La­chi­ca y Bo­ni­lla an­da­le941@gmail.com

Co­mo ca­da año, por es­tas

fe­chas ha­go una re­fle­xión a par­tir de pro­ce­sar re­cuer­dos, re­leer al­gu­nos ar­tícu­los so­bre el te­ma y con­sul­tar nue­vas fuen­tes so­bre el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de 1968.

En ca­da una de los úl­ti­mos 30 años, he es­cri­to al­gu­nas co­sas so­bre el mo­vi­mien­to bus­can­do lle­nar va­cíos, evi­tar los lu­ga­res co­mu­nes y, so­bre to­do, no idea­li­zar los he­chos y sus repercusiones. Pa­ra quie­nes lo vi­vi­mos, es ta­rea di­fí­cil, pe­ro se pue­den con­tras­tar re­fle­xio­nes que con­te­nien­do la emo­ción que ge­ne­ra es­cri­bir so­bre lo ya vi­vi­do, bus­can­do pro­ce­sos que do­si­fi­quen la pa­sión y la lle­ven de la mano del aná­li­sis ob­je­ti­vo.

Es­to que hoy es­cri­bo in­ten­ta ca­mi­nar por esa ru­ta y, al mis­mo tiem­po, bus­ca pro­por­cio­nar ele­men­tos que sir­van pa­ra re­cu­pe­rar y en­ri­que­cer la ri­ca, com­ple­ja y con­tra­dic­to­ria ex­pe­rien­cia del Mo­vi­mien­to Es­tu­dian­til del 68, en un pre­sen­te y un fu­tu­ro que pa­re­ce in­cier­to.

Con­tra el olvido y la me­mo­ria, nos obli­ga a in­ter­ca­lar re­fle­xio­nes so­bre la mi­ti­fi­ca­ción, las van­guar­dias, los mo­vi­mien­tos so­cia­les, el pue­blo, las ge­ne­ra­cio­nes y la ten­sa re­la­ción en­tre lo ins­ti­tui­do y lo no es­ta­ble­ci­do.

Co­mo en el cuen­to de Au­gus­to Mon­te­rro­so: “Y cuan­do des­per­té, (el di­no­sau­rio) to­da­vía es­ta­ba ahí”.

El re­cuer­do y la pre­sen­cia im­pa­si­ble del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de 1968, en oc­tu­bre de ca­da año, de ca­da dé­ca­da, siem­pre rea­pa­re­ce en mi me­mo­ria. Es­pi­no­sa re­fle­xión ana­li­zar con ojos de pro­ta­go­nis­ta y, al mis­mo tiem­po, mi­ti­gar las emo­cio­nes en­con­tra­das que sus­ci­ta un lar­go mo­vi­mien­to so­cial re­cor­da­do a par­tir de una fe­cha do­lo­ro­sa. Di­fí­cil ejer­ci­cio ha­cer una ca­vi­la­ción ob­je­ti­va so­bre he­chos que to­da­vía no han me­re­ci­do un res­pues­ta se­ria del Es­ta­do que los desató y que bo­rró las pis­tas ne­ce­sa­rias pa­ra su es­cla­re­ci­mien­to. Pe­no­so olvido, cuan­do no se han ce­rra­do las he­ri­das ni ajus­ta­do las cuen­tas.

Hoy, vis­ta la his­to­ria con una mi­ra­da con­tem­po­rá­nea, po­de­mos aven­tu­rar­nos a de­cir que aque­llos años es­ta­ban mos­tran­do al­gu­nos ade­lan­tos de realidades so­cia­les, pre­sen­tan­do pre­sun­cio­nes de fu­tu­ros me­dia­tos. Nue­vos mo­vi­mien­tos so­cia­les, nue­vos com­por­ta­mien­tos po­lí­ti­cos de con­cu­rren­cias reac­ti­vas: Su­ma de sin­gu­la­ri­da­des pa­ra con­ver­tir­se en plu­ra­li­da­des.

Los días, los años y las dé­ca­das, trans­cu­rren y el tiem­po y la so­cie­dad mi­ti­fi­can e ins­ti­tu­cio­na­li­zan esos su­ce­sos. En­tre el 2 y los pri­me­ros días de di­ciem­bre del 68, la Ciu­dad de Mé­xi­co vi­vió prác­ti­ca­men­te ba­jo una dic­ta­du­ra

por par­te de las fuer­zas re­pre­si­vas del go­bierno. El 2 de no­viem­bre de ese mis­mo año, el Día de Muer­tos, apa­re­ció una enor­me “V” de la vic­to­ria, con una cruz en su cen­tro, ro­dea­da de cem­pa­sú­chi­les y otras ofren­das flo­ra­les e in­nu­me­ra­bles ve­la­do­ras so­bre la Pla­za de Tlal­te­lol­co, don­de ca­ye­ron los es­tu­dian­tes y miem­bros de la so­cie­dad que nos apo­ya­ban. Na­cía otro mi­to del 68, el que el pue­blo cons­tru­yó.

El mo­vi­mien­to de 1968 no só­lo com­ba­tió al au­to­ri­ta­ris­mo, ade­más agre­gó con­te­ni­do a la pa­la­bra li­ber­tad. Trans­for­mó la per­cep­ción de nues­tra so­cie­dad pa­ra am­pliar la agen­da de los pro­ble­mas ur­gen­tes. An­tes del 68, el prin­ci­pal di­le­ma lo fi­ja­ba la lu­cha de clases.

El 68 fue un vehícu­lo po­de­ro­so pa­ra es­par­cir nue­vos ma­pas so­cia­les. A pe­sar de las fric­cio­nes, es­ti­mu­ló una con­ver­sa­ción in­ten­sa que obli­gó a re­vi­sar creen­cias, va­lo­res y pla­nos cul­tu­ra­les. Fue un mo­vi­mien­to so­cial, pe­ro tam­bién po­lí­ti­co; fue un mo­vi­mien­to cul­tu­ral y a la vez ar­tís­ti­co; fue épi­co, pe­ro so­bre to­do fue un mo­vi­mien­to que bus­ca­ba un te­rre­mo­to éti­co.

Las cau­sas del fe­mi­nis­mo, el am­bien­ta­lis­mo, la democracia, la no dis­cri­mi­na­ción, la trans­pa­ren­cia, los de­re­chos hu­ma­nos, la li­ber­tad de ex­pre­sión o la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, en­cuen­tran de un mo­do u otro en el 68 una ma­triz de ges­ta­ción.

Pa­ra los so­bre­vi­vien­tes que for­ma­mos par­te de la ge­ne­ra­ción del 68, así co­mo pa­ra otras que se su­man a par­tir de nue­vos agra­vios del Es­ta­do y sus go­bier­nos, es­tá pen­dien­te ese ajus­te en­tre me­mo­ria y olvido.

Por lo pron­to, aun­que el olvido tam­bién es im­por­tan­te, en el mo­men­to ac­tual to­da­vía re­sul­ta fas­ti­dio­so. No se pue­de ol­vi­dar lo que es­tá pre­sen­te de di­fe­ren­tes for­mas y en di­ver­sos gra­dos en los pro­ta­go­nis­tas que es­ta­mos vi­vos y con­ti­nua­mos trans­mi­tien­do nues­tras ex­pe­rien­cias a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

No se pue­de ol­vi­dar por­que el Es­ta­do no ha asu­mi­do sus ex­ce­sos ni cas­ti­ga­do a los cul­pa­bles. Cier­to, es vi­tal uti­li­zar la his­to­ria en be­ne­fi­cio del pre­sen­te, pe­ro tam­bién el ex­ce­so de his­to­ria ani­qui­la. Lo­grar el equi­li­brio en­tre la me­mo­ria y el olvido es una ta­rea pen­dien­te en el Mé­xi­co del si­glo XXI, pe­ro las tra­bas co­mo el 2 de oc­tu­bre y otras más que se han acu­mu­la­do en 50 años, man­tie­nen al país sus­pen­di­do per­pe­tua­men­te en­tre el pa­sa­do y el pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.