La hu­mil­dad

La Voz de la Frontera - - Análisis - Jo­sé Ar­zoz Are­na

To­dos so­ña­mos con lle­gar al­to.

Des­de pe­que­ños nos han en­se­ña­do que de­be­mos pre­pa­rar­nos pa­ra el fu­tu­ro y que de­be­mos pre­pa­rar­nos bien, con bue­nos es­tu­dios, con una bue­na ca­rre­ra, pa­ra con­se­guir un buen tra­ba­jo y no que­dar­nos atrás.

Sin em­bar­go, hoy en­se­ña­mos a tre­par y no a prepararse, a es­tar por en­ci­ma. Muy po­cas ve­ces en­se­ña­mos a es­tar por de­ba­jo, pe­ro cre­cien­do. La hu­mil­dad pa­ra mu­chos ya no es un va­lor, nos gus­ta ha­cer­nos no­tar y que­re­mos es­tar por en­ci­ma, so­bre to­do lo mío. ¿Y los de­más? La hu­mil­dad no es no te­ner na­da, qué hu­mil­de es, mi­ra dón­de vi­ve.

La hu­mil­dad no es no po­der ves­tir­se o fal­tar­le a al­guien lo ne­ce­sa­rio; tam­po­co es ser un po­bre, tí­mi­do que no ha­bla y nun­ca di­ce na­da. Ser hu­mil­de no es si­nó­ni­mo de ton­to, ni de per­so­na in­tro­ver­ti­da, no con­fun­da­mos los tér­mi­nos: Ni hu­mil­dad con fal­ta de re­cur­sos, ni hu­mil­dad con fal­ta de per­so­na­li­dad.

Pa­ra ser hu­mil­de de­be­mos sa­ber acep­tar y acep­ta­mos nues­tras li­mi­ta­cio­nes pa­ra lu­char por su­pe­rar­se, pe­ro sin ne­gar que te­ne­mos li­mi­ta­cio­nes; hay que sa­ber de­cir has­ta aquí he

lle­ga­do, aho­ra de­bo se­guir por es­te ca­mino. De­be­mos sa­ber acep­tar lo que la vi­da nos pre­sen­ta, lu­chan­do no por apar­tar a otros, sino por com­par­tir en la vi­da los fra­ca­sos y los triun­fos.

Acep­te­mos a los de­más, per­mi­ta­mos que nues­tro com­pa­ñe­ro de cla­se o de tra­ba­jo sea más in­te­li­gen­te que no­so­tros, acep­tar que no to­do es fá­cil. Hoy que que­re­mos man­dar de­be­mos tam­bién obe­de­cer. Obe­de­cer es res­pe­tar, los hi­jos de­ben de obe­de­cer a sus pa­dres, pe­ro con amor, no por­que se lo man­den. Las per­so­nas de­be­mos obe­de­cer las le­yes jus­tas que re­gu­lan a nues­tra so­cie­dad.

Aquel que sa­be ha­cer­se ser­vi­cial de los de­más cre­ce, cre­ce en ge­ne­ro­si­dad, en amis­tad. Los ami­gos lo re­cor­da­rán por lo que han he­cho por ellos.

El ca­mino de la hu­mil­dad es sa­ber sa­cri­fi­car nues­tro tiem­po, sa­ber ser pa­cí­fi­co y so­li­da­rio; ser­vir pa­ra cre­cer y a la vez acep­tar nues­tras li­mi­ta­cio­nes pa­ra su­pe­rar­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.